Inicio Actualidad de poker La mesa final del Main Event de las WSOP se libra del...

La mesa final del Main Event de las WSOP se libra del tanqueo

46

El Main Event de las WSOP es el torneo más importante del mundo, y no por capricho. Hay muchos factores que le dan relevancia extra. Se juega en el corazón de la ciudad pokerí­stica por excelencia, en el paí­s con más aficionados y la magnitud de sus números es inigualable.

Con todo, la caracterí­stica que más lo define es que la mayor cadena de televisión de temática deportiva, la ESPN, programa docenas de horas de poker en horario de máxima audiencia alrededor de él. Especialmente importante es el hecho de que la mesa final es televisada en directo.

La mesa final del Main Event es el punto de contacto más importante de contacto entre la audiencia generalista y nuestro juego, un banderí­n de enganche inigualable, y todos, como comunidad, deberí­amos tener muchí­simo cuidado para que ese punto de contacto ofrezca una imagen lo más amena posible, una demostración de todos los atractivos que nos han llevado a los que ya somos aficionados a amar el poker.

Cualquier aspecto negativo del poker que tome protagonismo en el torneo de torneos recibe el mismo altavoz y obtiene la misma repercusión que los positivos, y hacen un daño incalculable. Por desgracia, este año, la ESPN dedicó bastantes horas de retransmisiones a las polémicas generadas por William Kassouf con sus rivales y con la dirección del torneo.

Al menos, tuvimos la suerte de que el vergonzoso show de Kassouf se limitara a la parte editada. Sufrir de su ego y sus tácticas deliberadas de destrucción del ambiente festivo del poker en directo hubiera significado un daño muchí­simo mayor. Una de las torturas que nos ahorró la edición de los capí­tulos fue ver como tanqueaba el inglés. Y sabemos perfectamente como podrí­a ser semejante espectáculo porque la mesa final de 2015 expuso el problema del que tratamos en toda su extensión.

No sé si recuerdas que, en la mesa final de 2015, les tocaba hablar de forma consecutiva a Zvi Stern y a Pierre Neuville. Del israelí­ no tení­amos tanta información previa como tení­amos este año de Kassouf, pero en los análisis sobre los November Nine ya destacaba sobremanera la cantidad de problemas que tuvo con sus rivales por el tiempo excesivamente largo que se tomaba para cada decisión, por irrelevante que fuera. Los que vimos parte o toda aquella mesa final podemos constatar lo dañino que resultó para el espectáculo, con el agravante de que Neuville también adoptó un modo de actuar bastante similar.

Aguantar el paripé de aquellos jugadores mano tras mano atacaba los nervios, y no podemos ni imaginar cuánta gente animada a conocer el poker por la curiosidad de ser emitido en directo por una cadena nacional acabó apagando la tele por culpa de la gracieta de estos dos caballeros.

La ESPN, seguro que por consejo de su comentarista especial, Daniel Negreanu, emitió ayer un gráfico sobre el tiempo que se habí­a tomado de media cada November Nine para actuar en los dí­as 6 y 7 del torneo, como apoyo para la discusión sobre el tema.

Como puedes ver, hay una referencia a William Kassouf al pie. Así­ de horrible es la diferencia entre el tiempo que utiliza un jugador normalmente con lo que hace el británico como parte de su particular guerra psicológica. Es aberrante. Por suerte, nos libramos de él antes de llegar al directo. Jerry Wong también abusa de que el reglamento del poker no obliga a actuar en un plazo determinado. Tampoco nos ha ido mal con él. Ha estado presente en las primeras 60 manos, pero no ha participado en demasiadas de ellas y se ha despedido en 8ª posición.

La mesa final del Main Event 2016 está siendo muy callada, muy contenida en emociones, pero dinámica y atractiva en juego. Vojtech Ruzicka está mostrando un gran poker y Qui Nguyen está demostrando por qué le llaman Tommy Gun en el Aria. Apuesta mucho y rápido, y la dinámica del juego lo agradece una enormidad.

Este año nos hemos librado del tanqueo, y la diferencia con la pasada edición es como la que hay entre el dí­a y la noche. Ojalá la audiencia casual que esté recogiendo la ESPN lo sepa apreciar. Y que los que están viéndola por amor a nuestro juego caigan en la cuenta de lo desagradable que es el tanqueo y eviten hacerlo en sus mesas.

Artículo anteriorJonathan Concepción gana el Sunday Grand de PokerStars
Artículo siguienteSam Soverel le coge el tranquillo a los High Rollers del Aria