Inicio Articulos Me aburrieron las Probabilidades. Parte II

Me aburrieron las Probabilidades. Parte II

127

Como les decí­a, las probabilidades me aburrieron…

Pero no me puedo divorciar de ellas… no mientras pretenda seguir jugando al poker.

Así­ que me voy a dedicar a ver otras probabilidades… que vaya a saber de donde salieron…pero me distraen un rato

Y a someterlas al filtro de mi quisquilloso intelecto…jiiii

– La probabilidad de convertirse en un astronauta: 12.100.000 a 1

Creo que aquí­ residen una buena parte de las neurosis del adulto… cuántos niños dicen que cuando sean grandes serán astronautas?

Cuántas mamás les responden: «por supuesto cielo, para ti que eres la octava maravilla del mundo eso será fácil». El niño llega a adulto y se da cuenta de que su mami le mintió…Que es difí­cil todo, y sobre todo ser astronauta y allí­ comienzan las crisis.

– La probabilidad de convertirse en un santo: 22.540.000 a 1

Habrí­a que ver ahora que se agilizaron las canonizaciones si esa cifra no cambió… Pero hasta no hace mucho era un trámite interminable, que incluí­a la exhumación del cadáver del presunto santo.

Y como curiosidad les cuento, por ejemplo, que los rusos ortodoxos exigen que el cuerpo esté intacto… Es decir, que si lo encontraban en estado de putrefacción, como ocurre en… (Esta probabilidad no la tengo, que lástima) digamos, la inmensa mayorí­a de los muertos, impedí­an las oraciones de los creyentes en la tumba, y por supuesto, no canonizaban ni beatificaban, ni nada…

Por eso me porto mal, no sea cosa que se les de por venir a perturbar mi sueño eterno…

– La probabilidad de morir por partes de un avión cayendo del cielo: 10.000.000 a 1

Dos cosas que acotar:

Una: No se si vieron en la presentación de una de las temporadas de Lost, como una comunidad se queda mirando el cielo, con la mandí­bula caí­da, viendo como estalla el avión en el aire y cae en pedazos… Yo pensaba en esos momentos, que si fuese yo, me están buscando aún en el núcleo geológico, porque me entierro viva… A quien se le ocurre quedarse mirando como caen cosas por encima de tu cabeza?

Dos: viendo el lado positivo, serí­a mucho peor si fueses pasajero de ese mismo avión, como lo demuestra la siguiente probabilidad:

– La probabilidad de morir por un accidente de avión: 355.318 a 1

– La probabilidad de morir por un tiburón: 300 millones a 1.

Si lo llevamos al plano metafórico como solemos decir en el poker, esto aumenta ostensiblemente. Sin ir más lejos, yo (fish) he muerto y resucitado y vuelto a morir mil veces en las fauces de tiburones. Y todaví­a no me comí­ a nadie, que es lo más triste…

– La probabilidad de salir herido por fuegos articiales: 22.000 a 1

Aquí­ me disculpan, pero esta no la puedo dejar pasar sin usarla en mi beneficio…

Querida mamá: no me interesan los fuegos artificiales, no los disfruto, no me llaman la atención, no me gustan, me da igual si forman una flor, un corazón, o una… Dejame comer el mantecol tranquila y miralos vos. Pero enterate de que tu vida corre peligro, las estadí­sticas no mienten.

– La probabilidad de ser herido por una motosierra: 5.100 a 1

Y aún así­ continúa la deforestación…

La probabilidad de salir herido por cortar el césped: 3.554 a 1

Esta probabilidad es relativa, y varí­a en función de la situación económico- financiera del espécimen en estudio.

Quiero decir: se minimiza si uno tiene dinero como para pagar un jardinero o mejor aún, un paisajista, y crece hasta el infinito si uno trabaja de jardinero. Tomemos el dato como refiriéndose al individuo común y corriente que cada tanto corta el césped de su jardí­n.

– La probabilidad de desarrollar hemorroides: 28 a 1

Estoy casi segura de que este número refleja sólo una parte de la realidad. Porque quien reconoce alegremente que tiene hemorroides? Más aún: que encuestador que no detente el tí­tulo de proctólogo se arriesga a hacer la pregunta: «disculpe, don, usted tiene hemorroides?» Aún suponiendo que sea alguien muy audaz y haga la pregunta cuantos reconocerí­an la poco glamorosa dilatación varicosa? Así­ que este dato lo someteremos a mayor escrutinio.

Seguimos en la próxima…

Artículo anteriorMe aburrieron las Probabilidades. Parte I
Artículo siguienteMe aburrieron las Probabilidades. Parte III