Inicio Jugadores de poker Matt Savage espera culminar su carrera en el Hall of Fame

Matt Savage espera culminar su carrera en el Hall of Fame

34

La pretensión del Poker Hall of Fame es celebrar la carrera de los más importantes contribuidores al juego, desde ambos lados de la mesa. A él, además de docenas de jugadores, pertenecen figuras tan dispares como Hoyle, un autor del siglo XVIII que estableció varios reglamentos sobre juegos de cartas, la leyenda del Salvaje Oeste Wild Bill Hickock, o los Binion, padre e hijo, los empresarios de Las Vegas que establecieron las World Series of Poker.

En la lista se echa de menos alguna representación más de ese grupo de gente que lubrica la relación entre el jugador y el casino, y sobre todo la gente que estuvo al quite en el momento justo para convertir al poker en el fenómeno universal que es hoy en dí­a. La historia del poker se puede remontar a varios siglos atrás, pero sus capí­tulos más importantes se han escrito en los pasados 25 años.

Todo el mundo parece consciente de estas lagunas, y por eso ha sido nominado por segundo año consecutivo el director de torneos Matt Savage, que ha dispuesto de una silla en primera fila en todos los acontecimientos que han desembocado en que el poker en vivo tengan hoy en dí­a mayor aceptación que nunca.

Leyendo el artí­culo que le dedica Pokernews nos hemos dado cuenta de lo poco que conocemos sobre este grupo de gente que tuvo que reorganizar el circuito para acomodar el poker a los nuevos tiempos.

Comienzos

Matt Savage trabajaba de técnico de alarmas en California. A principios de los 90, viendo como los crupieres de la zona ganaban más que él, empezó a trabajar de proveedor de fichas en el Garden City Casino de San José. Su trabajo era surtir a los jugadores que se quedaban sin fichas en las mesas, o cambiar fichas grandes a los que tení­an una noche ganadora.

Cuando abrió el Bay 101, en 1994, consiguió que le cogieran de crupier. Savage disfrutaba enormemente de su trabajo, pero eso acortó su durabilidad.

«Me encantaba trabajar con la gente y el dinero que ganaba, y aceptaba todas las horas extra y todos los turnos que me ofrecí­an. Probablemente seguirí­a repartiendo cartas hoy en dí­a si no me hubiera quemado tanto».

Savage desarrolló sí­ndrome del túnel carpiano debido a su exceso de trabajo, y le colocaron en el equipo de sala. Pronto se ganó la reputación de resolver las disputas sobre reglamento de forma justa y equilibrada, y empezó a sustituir al director de torneos cuando lo requerí­a la ocasión.

La TDA

Savage, además de dirigirlos en su casino, jugaba torneos en otros establecimientos. Conoció de primera mano la disparidad entre las reglas de un casino a otro, pues cada equipo de dirección de torneos hací­a lo que veí­a oportuno en su casa.

En 2001, Savage se decidió a viajar a Las Vegas y buscar algún contacto que le permitiera montar una reunión durante las WSOP para exponer sus ideas para estandarizar el poker de torneos. Se encontró con la oposición frontal del director de torneos de las WSOP, Bob Johnson, de la vieja escuela, pero consiguió que Linda Johnson le ayudara a reunir un aforo de dos docenas de colegas de profesión para su alocución.

Linda le reservó un hueco en su World Poker Industry Conference, una de las iniciativas que le llevó a ella misma a ser parte del Hall of Fame desde 2011. De esta reunión surgió la Tournament Directors Association, la TDA, cuyo reglamento es hoy referencia en todos los casinos del mundo.

El boom del poker

Al año siguiente, Matt Savage heredó el puesto de Bob Johnson y se convirtió en el director de torneos de las WSOP. El dirigió el Main Event que ganó Moneymaker.

«La mayorí­a pensábamos que iba a ser el primer año en el que iba a caer el número de jugadores y te aseguro que nadie esperaba la enorme expansión que vino después.

Al año siguiente ni sabí­amos si tení­amos suficientes mesas. Estábamos totalmente superados y pusimos a los jugadores en mesas de diez y de once. Fue un momento muy especial. Vimos el crecimiento y supimos que lo de 2003 tení­a un papel muy importante en lo que nos pasó en 2004. Ahora todos nos dábamos cuenta de que el poker estaba despegando».

Nuevos proyectos

Las WSOP querí­an que Savage siguiera con ellos, pero le exigí­an exclusividad. El boom del poker estaba haciendo surgir montones de oportunidades y proyectos que Matt querí­a probar.

«Me la jugué un poco, pero decidí­ que habí­a una industria en crecimiento y nuevas experiencias para mí­ ahí­ fuera. Querí­a crecer, ganar más dinero y aprovechar todas las oportunidades que de repente se le presentaban a un tipo como yo».

Savage se convirtió en el tipo al que acudir para torneos que empezaban o estaban ya establecidos alrededor del planeta, hasta que se asentó en el cargo de director ejecutivo del World Poker Tour.

Sus aportaciones al poker

Además de ayudar a crear la TDA, Savage ha influido en otros muchos aspectos del poker de torneos. Por ejemplo, se le atribuye la introducción de las recompras, que es un hijo dí­scolo que ha tomado un rumbo en la vida del que Savage reniega.

«La idea original era ayudar a crear mayores prizepools en torneos concretos, sobre todo los más baratos. Ahora vemos que un montón de casinos hacen que todos sus torneos tengan recompras.

Se han vuelto una manera de apropiarse del dinero de los jugadores. Aún no se ha visto el efecto completo que puede tener, pero creo que a la larga los torneos con recompras hacen que la gente tenga menos fondos para viajar a todos los festivales a los que les gustarí­a ir. Los eventos se vuelven más localizados y tienen un efecto negativo en los grandes festivales.

En conjunto, creo que estamos empezando a ver como el hecho de hacer que todos los torneos tengan recomprar daña el conjunto de la economí­a del poker».

El artí­culo de Pokernews no incide en los fracasos de la carrera de Savage, que tambi´ne los hay. Su nombre fue utilizado como reclamo de aventuras tan desastrosas como la Epic Poker League de Annie Duke, aunque su responsabilidad en el descalabro no fuera directa. Al final se quedó sin cobrar una parte de su sueldo.

Pero de los errores también se aprende, y forman parte del bagaje que uno acarrea por la vida, bagaje por el que es posible que Matt Savage alcance el Hall of Fame.

Artículo anteriorComienza en PokerStars el último mes de competición en la Liga Coaching4dGlory
Artículo siguienteAlec Torrelli propone una herejía, el poker práctico