Inicio World Series of Poker (WSOP) La mano que cambió la historia reciente de las WSOP®

La mano que cambió la historia reciente de las WSOP®

15

En los últimos dí­as venimos haciendo un repaso general sobre jugadores o momentos importantes de las WSOP®, tanto del pasado como del presente, e incluso echando una mirada hacia un futuro próximo.

Pues bien, en esta ocasión vamos a relatar una de las manos más importantes de la historia de las WSOP®, y muy posiblemente del poker en general.

Todo ocurrió durante la celebración del Main Event del 2003, torneo que como todos sabemos coronó como campeón a Chris Moneymaker, cambiando para siempre el rumbo del poker. Evidentemente, y como no podí­a ser de otra manera, uno de los protagonistas de dicha mano es el propio Chris, y tal y como se puede leer en el libro de Eric Raskin ‘The Moneymaker Effect: The Inside Story of the Tournament That Forever Changed Poker’ , la resolución de la misma en otro sentido podrí­a haber significado un cambio radical en el desarrollo del juego tal y como hoy lo conocemos.

Podrí­a pensarse que el libro nos dará un punto de vista sesgado, ‘manipulado’ por el propio Moneymaker. Sin embargo no es así­ ya que la publicación cuenta con la colaboración de numerosos testigos, entre ellos algunos jugadores de renombre como Phil Hellmuth, Dan Harrington, Barry Greenstein o el ahora vilipendiado Howard Lederer.

Durante el Dí­a 4 de competición una mano crucial enfrentó a Chris Moneymaker y Phil Ivey en los que resultó acabar siendo un gran flip que cayó del lado del clasificado a través de satélite. Por aquel entonces nadie conocí­a a Moneymaker y pocos sabí­an de la inmensa calidad que atesoraba Ivey, como dice Phil Hellmuth: ‘En aquel momento solo era un chico negro que jugaba decentemente a las cartas. No se trataba del ‘jodido’ Phil Ivey, nadie se referí­a a él como el mejor jugador del mundo’.

Ambos jugadores recuerdan aquel flip, así­ como haber compartido mesa durante el Dí­a 2. De aquella experiencia Moneymaker destaca el hecho de que Ivey tení­a muchas fichas, algo que le puso sobre aviso de lo que ese chico de color vestido con camiseta de baloncesto podí­a hacer. No obstante, fue Johnny Chan, doble campeón del Main Event, quien le puso las cosas difí­ciles durante esa jornada, metiéndole continuamente presión y haciéndole abandonar muchos flops.

Por su parte, Phil Ivey recuerda a Moneymaker como un jugador agresivo, implicado en un gran número de botes, y del que pensó desde un primer momento que se trataba de alguien con opciones de llevarse el tí­tulo.

Dicho todo esto parece evidente que la mano que cambió la historia de las Series Mundiales es esa que enfrentó a Moneymaker y Ivey, sin embargo para Chris no es así­.

Según Moneymaker, la mano que marcó un antes y un después en el transcurso de su torneo fue una que le enfrentó a un hombre llamado Chuc Hoang. El tal Hoang abrió la mano y Moneymaker decidió pagar. Cuando el flop apareció ambos jugadores decidieron pasar, no así­ en turn, donde las hostilidades crecieron notablemente. Hoang realizó una pequeña apuesta de 15.000 puntos, a lo que Chris contestó con una subida por valor de 15.000 puntos más. El jugador de origen asiático no se amilanó y como si el juego del gato y el ratón se tratase resubió otros 15.000 puntos más. En este punto Moneymaker, cuya mano era A3o, completo aire, comprendió que su rival tení­a un mano decentemente fuerte, pero su cabezonerí­a no le permitió abandonar, por lo que decidió lanzar una nueva apuesta, esta vez hasta los 100.000 puntos. Su rival pagó.

El estadounidense llegaba al river con 300.000 puntos de stack más o menos, mientras que a Hoang le quedaban algo más de 200.000. Cuando la quinta carta comunitaria cayó sobre el tapete Hoang decidió pasar para ver como Moneymaker empujaba todas sus fichas al centro de la mesa. Chuc foldeó su mano velozmente.

Chris Moneymaker se jugó el torneo de farol y ya nunca sabremos que hubiese sido del poker si Hoang hubiese pagado. Quizás no se habrí­a popularizado tanto o quizás se lo habrí­a hecho en una mayor magnitud, eso nunca lo sabremos. Lo que sí­ sabemos es que a veces una mano de poker es suficiente para cambiar toda una historia.

Artículo anteriorClase de análisis y torneo especial en la Escuela eFortuny Poker
Artículo siguienteEl EPT de Barcelona presenta su calendario