Inicio Actualidad de poker Los casinos de Macau deben renovar la licencia en medio de las...

Los casinos de Macau deben renovar la licencia en medio de las peores cifras de ingresos de su historia

Los seis operadores de la ex-colonia portuguesa afrontan la renovación de sus licencias agobiados por una ley del juego mucho más intrusiva en las operaciones diarias, subidas de impuestos y cierres sanitarios que se han cobrado hasta el 98% de los ingresos normales antes de la pandemia.

230

Los primeros informes económicos de 2007 provocaron una conmoción en la industria del juego físico. La Meca del juego, Las Vegas, dejó aquel año de ser la jurisdicción con más ingresos derivados del juego, superada por la actividad de los entonces recién estrenados nuevos casinos de Macau.

A esto le siguió más de una década de récord tras récord en ingresos anuales, archivados desde 2009 en la memoria oficial que empezaron a emitir las autoridades, encantadas de ver como el negocio de los casinos engordaba el 70% de la recaudación impositiva del enclave. En 2019, el GGR de la industria del juego de la ciudad china equivalía a seis veces más que el contabilizado en Las Vegas

El éxito del negocio en la ex-colonia portuguesa se debía a que es el único territorio dependiente del gobierno chino en el que está permitido el juego.

Ahora, ese mismo gobierno chino requiere una renovación de las licencias de los seis operadores que se reparten el negocio, a raíz de una nueva Lay del Juego en la península. Sin embargo, la realidad del juego en Macau ha dado un giro de 180º desde la pandemia.

Las multinacionales del juego con casinos en Macau han declarado, en conjunto, pérdidas por valor de 2.000M$ en la primera mitad de 2022. La mayoría de las empresas han perdido hasta el 50% de su valoración en la bolsa de Hong-Kong, y llevan al menos dos ejercicios completos recurriendo a préstamos para mantener la actividad. Aún así, deben afrontar los gastos de la renovación de las licencias, en el marco de una nueva regulación que presenta nuevas obligaciones para los casinos.

El COVID se combate de manera muy distinta en China

La principal razón para este desplome de ingresos es obvia.

La irrupción del COVID y la radical política sanitaria que conllevó la lucha contra él, le ha dado la vuelta a la tortilla de forma dramática. En julio, mes en el que se decretó un cierre forzoso de dos semanas para contener la mayor tasa mensual de contagios en Macau desde principios de 2020, los casinos dejaron de obtener el 98% de los ingresos respecto a las mejores cifras de la historia del juego en Macau.

La amenaza de un nuevo confinamiento pende sobre las ciudades chinas todo el tiempo. Las autoridades no tienen miramientos para actuar ante una tasa de contagios varias veces menor que la que ofrecen hoy mismo la práctica totalidad de las urbes más pobladas de Europa y América.

La Comisión reguladora del juego requiere también el cumplimiento de medidas que interfieren en el funcionamiento de las empresas, como la solicitud de recortes en las plantillas planteados este mismo mes, con el objeto de asegurar una reducción de la actividad ante la reapertura de los locales tras el último rebrote del COVID.

El gobierno chino vigila de cerca a los VIP

No es ningún secreto que muchos de los mejores clientes de los junkets de Macau en su década más esplendorosa eran nuevos ricos provenientes del continente, pero también figuras corruptas de un régimen administrativo con muchos mandos intermedios.

La nueva Ley del Juego incluye nuevas medidas para luchar contra la fuga de capitales y la corrupción. El control y la supervisión del funcionamiento diario de la industria del juego en Macau será exhaustivo.

Se van a limitar los procentajes de los junkets, una mezcla de relaciones públicas y prestamistas, que además solo podrán operar con una de las seis compañías con licencia. Los casinos deberán emitir detallados informes de su contabilidad diaria.

Los impuestos, directos e indirectos, sumarán hasta el 40% del GGR. Como contrapartida, el regulador podrá ofrecer rebajas fiscales a los casinos, a cambio de que amplíen su negocio a visitantes extranjeros.

Necesidad de abrir nuevos mercados

La rigurosa tutela de las autoridades tiene un único objetivo. Pretenden que Macau deje de fijar su mirada en los clientes locales y expanda su mercado a visitantes de fuera, sustiuyendo un flujo de dinero que provenía de los jugadores chinos y se escapaba a las cuentas de las multinacionales, por uno que provenga de de turistas foráneos que dejen ingresos en el país.

Para los expertos que trabajan con los operadores, esta necesidad de atraer una clientela distinta podría frenar la recuperación de l industria del juego de MAcau hasta 2024, y eso si las necesidades sanitarias no imponen nuevas restricciones temporales a sus negocios.

Pese a contar con todos estos condicionantes en contra, es de esperar que todos los operadores soliciten que sus licencias sean renovadas. Cualquier versión más o menos normalizada de la actividad en Macau equivale a un volumen de negocio inalcanzable en cualquier otra parte del planeta, ni siquiera en Las Vegas. Pero la incertidumbre sobre cuando se recuperará esa normalidad es asfixiante.

Fuentes:

 

Artículo anteriorNiklas Astedt busca de nuevo su sexto título en los Super Million$, contra Bonomo, Vousden y Martirosian
Artículo siguienteEl WCOOP 2022 presenta los World Championships en Pokerstars.com, a partir del 4 de septiembre