Inicio Jugadores de poker Liv Boeree no es todo glamour

Liv Boeree no es todo glamour

10

Los ballers suelen presumir de cochazos.

No hace muchos escribí­ precisamente un artí­culos sobre las vaciladas que se pegan luciendo bólidos.

No es el caso de la musa mundial del poker, Liv Boeree.

La Team PokerStars Pro británica pasa mucho del tema de los coches. De hecho tiene el mismo desde hace 7 años, lo que es un récord en el mundo de los grinders.

Así­ lo ha confesado en Twitter:

Liv se pasa viajando la mayor parte del año, lo que no suele conducir ni cuidar mucho su «utilitario».

Hace poco lo abrió. Llevaba 6 meses sin tocarlo y se habí­a dejado una ventana o una puerta entreabierta.

Este es el estado en que ha quedado su coche. Da un poco de pena, la verdad.

Vamos, lo de Liv no tiene punto de comparación con lo que cuidan sus máquinas otros ballers.

Os pongo unos cuantos ejemplos.

Este es el Ferrari 458 de Sam Trickett.

El Ferrari 458 Spider de Sam Trickett es una auténtica pasada.

Patrik Antonius tiene un Aston Martin Vanquish S

Antonius tiene clase. Es un coche muy elegante.

El de Phil Ivey es mucho más resultón: un Bugatti Veyron.

Un poco macarrilla el Bugatti Veyron de Ivey.

Jake Cody se queda con su Audi R8 Spyder.

Menudo descapotable tiene este.

Yo estoy más en la lí­nea de Liv. Mi coche es un Toyota Yaris de 14 años. Tampoco tengo glamour.

Gasta poco y me lleva a todos los sitios :D

Artículo anterior6 consejos para jugar torneos de microlímites
Artículo siguienteEl crítico punto de vista de Barry Greenstein con los torneos