Inicio Actualidad de poker Las eliminaciones más duras del día 1 del Main Event de las...

Las eliminaciones más duras del día 1 del Main Event de las WSOP 2023

Llevamos tres días y cinco niveles de torneo y el Main Event ya está dejando historias para el recuerdo, aunque no las más alegres, por el momento.

602
Idan The One

Llegar a clasificarse para el Main Event de las WSOP es el culmen de la carrera de muchos jugadores.

Su estructura, niveles de dos horas con 300bb iniciales, que son 100bb al final del día 1, convierten una eliminación temprana en una de las frustraciones más grandes que puede sentir un jugador, especialmente si la sufre alguien que debuta o no sabe si lo volverá a jugar jamás.

El día 1A nos dejó una de las fotografías más desoladoras que se ha visto este año en el circuito, la del joven israelí Idan The One consolado por su acompañante después de perder todo su stack en el nivel 2.

A los reporteros del seguimiento oficial se les encogía el corazón pensando en preguntarle que había pasado, así que fueron a consultar a la mesa de dónde se había levantado.

El chico ya había perdido antes una buena cantidad de puntos con KK contra los AA de Rubén Correia. En la última mano de The One había dos limpers, Correia subió a 1.500 en CO puntos para engordar el bote y soltar lastre, pero el botón pagó para ser el cuarto en el baile. El israelí hizo 3bet, de nuevo con KK, Correa resubió a 16.000 y The One acabó all-in. Correia volvía a tener AA.

La situación tiene una gran diferencia con la segunda anécdota que te vamos a relatar a continuación.

Pierre Calamusa, miembro del Team Winamax, ya ha jugado más Main Events, y está bastante seguro de que este no será el último. La experiencia es un grado, y seguramente por eso caer eliminado en el día 1C no le arrancó las mismas lágrimas que al desafortunado The One, porque le pasó algo mucho peor.

El Main Event 2023 de Calamusa duró tan solo una mano. Ni siquiera va a ser un clásico, como el full de Jennifer Harman contra la escalera de color de Cory Zeidman de 2005. Se debió más bien a una extraña situación que él mismo comentó en el seguimiento de Winamax.

Quien conozca a Pierre sabe que suele ser muy extrovertido y que siempre va con su cámara y un palo de selfies para subir contenido a sus redes sociales. Algunos compañeros de mesa no estaban de humor y eso hizo que el ambiente se enrareciera un poco antes de que al francés le repartieran la primera mano.

Con KK, Pierre optó por el squeeze a 3.000 puntos, 15 ciegas, contra dos jugadores, con los que vio el flop T62. Uno de los rivales foldeó a la continuación de un tercio, pero el otro resubió a 9.000 puntos. El turn dobló el 6, y Pierre pagó una apuesta de 12.000 puntos. El river no completaba nada y la siguiente apuesta fue all-in. Calamusa pagó para perder contra TT.

«Si no se hubiera doblado el seis, no hubiera pagado. Además había un ambiente muy raro por mi llegada. Bueno, sin más, a por el siguiente«.

El día 1D, que se espera multitudinario, bien puede añadir alguna historia más a este capítulo de busteadas épicas del Main Event 2023, pero aunque no lo hiciera, con esto ya se ha visto suficiente. Qué dolor.