Inicio Actualidad de poker La Super High Roller Bowl VII aleja todos los fantasmas de la...

La Super High Roller Bowl VII aleja todos los fantasmas de la cabeza de Daniel Negreanu

Bad beats, festivales en negativo, heads-up perdidos en torneos de 100.000$ de buy-in o más... Todas las rachas negativas que afectaban a daniel NEgreanu quedan rotas con una gran victoria en la Super High Roller Bowl de PokerGO.

223

La victoria de Daniel Negreanu en la Super High Roller Bowl VII tiene un valor enorme para el canadiense, que con ella rompe un montón de gafes y tendencias negativas que le venían lastrando en los últimos años.

Si obviamos 2020, por las razones por todos conocidas, y su horrible año 2016, esta temporada estaba siendo la menos provechosa para Daniel Negreanu en el circuito en vivo desde 2010.

Su último logro de cierta relevancia fue encabezar la general de la Poker Go Cup de 2021, pero las últimas grandes citas como las WSOP o los torneos icónicos del circuito estadounidense le han castigado con muchas eliminaciones tempranas y muchos showdowns en contra en botes claves.

«Obviamente, me siento muy bien. Los dos últimos años han sido muy, muy difíciles mentalmente porque aunque yo sé que mi juego es mejor que nunca, ¿a quién le importa? El público lo ve de otra manera: ‘No, no, no, Daniel. Tienes que mirar tus resultados. Tus resultados no son buenos. Estás jugando mal’.

Yo sé cómo me han llegado las derrotas. He estado haciendo esto durante 30 años. Sé cuando la culpa es mía. Sé cuando soy yo quien comete errores, y no lo estaba haciendo. He jugado una Super High Roller Bowl casi perfecta y, por suerte, la estructura es tan profunda que no se limita a un carrusel de all-ins al final. Jugando estructuras profundas todo el tiempo, voy a ser siempre uno de los favoritos«.

Otra maldición que rompe Daniel es la de los heads-up en torneo de buy-ins de más de 100.000$. Había alcanzado cinco veces esa fase a lo largo de su carrera, y las cinco veces había salido derrotado, en la SHR Bowl original, en SHR de 100.000$ del EPT y hasta en un Big One for One Drop.

Ha tenido que ser Nick Petrangelo el que terminara por sufrir una derrota ante Daniel. Los dos entraban con una importante ventaja de puntos en la final a cinco, y mantuvieron las posiciones hasta el cara a cara.

Uno de los tres shortstacks se tenía que quedar sin cobrar, y este fue Orpen Kisacikoglu. El turco aprovechó un AQ en la BB para intentar un provechoso squeeze all-in, pero Andrew Lichtenberger le replicó desde UTG con QQ.

Negreanu perdió un poco de pie doblando a Justin Bonomo, que luego se quedó en al cuarta plaza jugando 88 contra los JJ de «Luckychewy». Igualados por abajo pero con un montón de ciegas, la mesa a tres se alragó hasta que Lichtenberger dijo adiós.

Negreanu hizo casi todo el trabajo en mesa de tres y llegó al HU con una ventaja de 4:1 que, lejos de disminuir, fue creciendo hasta dejar a Nick con 10bb. Daniel metía presión sin rubor, y en un push con Q7s, Petrangelo pagó con K5. Un siete en el flop decidió la partida.

  1. Daniel Negreanu 3.312.000$
  2. Nick Petrangelo 2.016.000$
  3. Andrew Lichtenberger 1.152.000$
  4. Justin Bonomo 720.000$
Artículo anteriorNick Petrangelo y Daniel Negreanu, máximos favoritos para ganar la Super HR Bowl VII
Artículo siguienteTimerkhan gana el Sunday Surprise y entradas gratis para jugar el torneo durante un año