Inicio Actualidad de poker La baraja ayuda a enterrar los debates y Jake Schindler se erige...

La baraja ayuda a enterrar los debates y Jake Schindler se erige como campeón de la Super High Roller Bowl Europe

La historia y los pulsos de poder no tuvieron mayor influencia en una mesa final de la SHR Bowl en la que Jake Schindler y Paul Phua se disputaron un premio de 3.2M$.

168

La baraja estuvo muy presente en la final de la Super High Roller Bowl Europe. No faltaron a la cita ninguno de los setups clásicos de los torneos multimesa, que determinaron que todas las discusiones sobre historia del póker y dominio del circuito quedaran aparcadas para otra ocasión.

Por ejemplo, la comparación entre Michael Addamo y Ali Imsirovic, rivales por la condición de mejor jugador del mundo de torneos. Pues poco o nada se pudo hablar del tema, porque los dos se quedaron incluso sin cobrar. Los finalistas eran siete, y había premios para cinco.

Escenificaron su duelo directo al inicio de la partida, con Ali Imsirovic caído a la última posición del torneo. Michael Addamo tenía muchos boletos para salir ganador, después de 3betear una apertura de Imsirovic y pagar el shove con ventaja con AQ contra AT, pero las cartas decidieron que Ali debía seguir en juego e hicieron aparecer un T en el river.

El crupier iba a ser la figura decisiva en la burbuja. Addamo fue eliminado en el más clásico de los flips, AK contra QQ de Adams, y las tres horas de burbuja pura terminaron con Imsirovic enseñando KK y Adams mostrándole el camino de salida con AA.

Con Adams en el centro de la acción en ambas eliminaciones, tocaba sacar el tema del posible triplete del canadiense, un hito que en la Super High Roller Bowl solo ha alcanzado Justin Bonomo hasta el momento.

Esta posibilidad iba a ser rumiada durante el descanso de la cena, una actividad a la que Teun Mulder llegó ya sin fichas -Schindler le dio la puntilla-.

Tampoco tuvo más recorrido. En otro dejà vu habitual en las mesas finales, Adams confió en un AJ para robar unas ciegas y se topó con un as mejor acompañado, AQ, en la posición de Paul Phua.

Más leña a la discusión. Cristoph Vogelsang y su comportamiento en la mesa. Deliberado, pausado… Se pueden buscar mil y un eufemismos para definir la tortura a la que el alemán somete a la audiencia.

Aparte del tema de su actitud, Vogelsang también ha aportado su granito de arena a la historia de la SHR Bowl. Vogelsang fue el ganador de la edición de 2017 en Las Vegas, y Schindler fue su víctima en el heads-up.

La venganza estaba servida. El alemán estaba estirando cinco ciegas, a la espera de que la baraja volviera a meter cizaña entre Phua y Schindler, pero le llegó el momento de meter todo al medio con Q9. El americano tenía una importante ventaja de puntos a estas alturas y le advirtió a Phua que Vogelsang era suyo con un all-in para aislarse con 66, y se desquitó ganando el flip.

Jake no perdió tiempo y empezó el heads-up yendo a por la leyenda de Macau. Utilizó todas sus artes, y con un agresivo farol mandó el stack de Phua por debajo del millón de puntos.

Acorralado, el millonario asiático empezó a forzar con manos débiles y, en un involuntario homenaje a Phil Hellmuth y sus ya famoso 5bet en las Triton Series que fundó Phua, se vio all-in con Q4 contra QJ. Esta vez, no apareció ningún cuatro juguetón para salvar el momento.

Las partidas seguirán un par de días más en el Merit Casino de Kyrenia, pero luego los circuitos se separarán y retomarán sus calendarios individuales.

El PokerGO Tour regresa inmediatamente a Estados Unidos para iniciar la primera fase del PGT Stairway y disputar algunos de los High Rollers habituales del Aria. Las Triton Series empezarán a pensar ya en Madrid, donde se les espera a mediados de mayo.

Artículo anteriorLa Super High Roller Bowl Chipre enfrenta a Addamo e Imsirovic sin premios para todos sus finalistas
Artículo siguienteEscucha el podcast del 162.º programa de MarcaPoker: Luzago entrevista a José Ignacio Aguilera