Inicio Articulos El juego desde las ciegas. Parte III. El BB ante los robos,...

El juego desde las ciegas. Parte III. El BB ante los robos, por Barry Tanenbaum

19

Continúo esta serie de artí­culos sobre el juego desde las ciegas en Limit Hold ‘em revisando cómo debe responder la ciega grande ante los intentos de robo. Como es un tema importante, me gustarí­a empezar revisando tres reglas del juego de las ciegas contra los intentos de robo:

  • Cuanto mejor sea el ladrón, menos manos deberás jugar.
  • Cuanto más tight sea el ladrón, menos manos deberás jugar.
  • Juega menos manos ante un intento de robo desde el cutoff que ante otro desde el button.
  • El gran ciego también debe considerar la acción del pequeño ciego y cómo juega.

Examinemos por separado cómo influyen las acciones de la ciega pequeña (cuando tira las cartas, iguala y resube).

  • Cuando la ciega pequeña tira las cartas.
    La ciega grande simplemente debe decidir entre jugar o no el uno contra uno contra el raiser. Si decide jugar, puede elegir entre igualar o resubir. También debe mirar las odds del bote, que son superiores a 3-1, en función del tamaño de la ciega pequeña.
    Incluso fuera de posición, la ciega grande puede jugar un razonable número de manos. Mi regla general es igualar (al menos) con cualquier par de cartas con el que hubiese subido pre-flop desde el cutoff. Solo hay un oponente y presumiblemente tiene una mano sospechosa. Nunca tiro una pareja o dos cartas altas. Soy receloso a la hora de jugar A con kicker bajo, pero normalmente lo juego si es suited. Aunque sé que muchos jugáis K con kicker bajo suited, os recomiendo que lo evitéis.
    He oí­do a mucha gente quejarse del hecho de que las cartas sean suited no ayuda en los unos contra uno. Es cierto, pero a veces, tras el flop, las cartas suited me darán lo que yo llamo «el derecho a ser agresivo». Las apuestas post-flop en heads-up a menudo terminan en manos del jugador más agresivo. Es difí­cil ser más agresivo que el rival que tiene la mejor posición, pero los proyectos, incluso en ocasiones los backdoor, permiten incrementar la agresividad necesaria para ganar algunos botes cuando no consigues en el flop una pareja o una jugada mejor.
    Si comprendes esto, también puedes jugar suited connectors, hasta 76s. Estas manos son muy pobres en el showdown de una heads-up, pero permiten jugar agresivo y a veces ganar a manos fuertes en el pre-flop. Como siempre, hace falta mucho conocimiento para jugarlas. Si tienes experiencia, incluso podrí­as jugar 87o, J9o y T8o.
    Bien, ahora sabemos cuándo jugar y cuándo tirar las cartas. Pero, ¿con qué cartas deberí­amos resubir? Mi respuesta (aunque algunos buenos jugadores no están de acuerdo conmigo) es: normalmente muy pocas. Tu oponente tiene ventaja posicional y apostará en el flop. Por tanto, si igualas la subida pre-flop, siempre tendrás otra oportunidad de subirle una vez tengas más información. Si mi oponente es muy agresivo, espero al turn para subirle tanto con manos excelentes como de farol.
    Si crees que resubiéndole en el pre-flop, frenarás la frecuencia de sus intentos de robo, hazlo con cierta frecuencia. Meter tres apuestas en el pre-flop y apostar en el flop provocará más folds de tu rival que igualar en el pre-flop y jugar al check-raise en el flop. Las odds del bote serán iguales para él, pero psicológicamente, tu rival será más propenso a igualar una vez que ha apostado en una ronda anterior. Si tu oponente es así­, conseguirás más beneficios resubiéndole en el flop. En una mesa tight, cuando tu oponente está atacando con frecuencia tus ciegas, varí­a tus patrones de contraataque en función de la respuesta que quieras.
  • Cuando el pequeño ciego iguala
    Ya sabemos que la ciega pequeña no deberí­a igualar, pero a menudo lo hace. Esta acción da a entender que no es muy bueno, por lo que no tienes que jugar más tight contra él. Sin embargo, si la ciega pequeña es el tipo de jugador que prefiere tomar la iniciativa en muchos flops, juega menos manos porque con frecuencia te verás en medio de la lucha entre la ciega pequeña y el raiser.
    El call de la ciega pequeña mejora tus odds del bote, que pasan a ser de 5-1. Ello incrementa el número de manos que puedes jugar. En particular, manos como suited connectors y suited single-gappers (cartas del mismo palo cuya resta de valores es 2).
    El call también incrementa el aliciente de subir ya que haciéndolo conseguirás que haya dos small bets más en el bote. De forma contraria a los heads-up, dichas apuestas no estarán disponibles antes del flop, ya que alguno de los jugadores podrí­a tirar sus cartas. Además, con tres jugadores en el bote, existen más posibilidades de que el raiser original pase en el flop. Por ello, deberí­as subir con tus mejores manos: parejas altas y A con kickers fuertes. Ninguno de los rivales tirará sus cartas. Y tomarás ventaja ya que es posible que el raiser se cuestione la fuerza de sus cartas y la ciega pequeña (salvo que sea un jugador muy duro y experimentado) se sentirá demasiado débil para poner la cuarta apuesta en el bote.
  • Cuando el pequeño ciego resube.
    Esta es siempre una situación complicada para la ciega grande. No solo tiene peores odds del bote (solo 3-1), sino que existe el riesgo de que haya otra nueva subida.
    Ciertamente, podrí­as pensar que ambos jugadores están forzándote a tirar tu apuesta ciega y fácilmente podrí­a ser cierto. Pero el precio del póquer ha subido y no puedes jugar manos mediocres solo porque tus rivales podrí­an ser más débiles que los raisers normales. De hecho, nuestras opciones han de ser subir de nuevo o tirar las cartas.
    El presunto ladrón podrí­a haber atacado las ciegas sin una gran mano y podrí­a no estar dispuesto a jugar pagando dos small bets más. Probablemente querí­a ganar un poco de dinero y no meterse en una guerra de apuestas. Si puedes eliminar al presunto ladrón al menos en un 10% de los casos, en Limit Hold’em ya vale la pena tu re-raise.
    Si estás convencido de que el raiser igualará y tienes alguna de las peores manos señaladas (por ejemplo, ATs), igualar puede ser una opción. De todas formas, la mayorí­a de las manos con las que jugarás por dos o más apuestas serán premium y no te preocupará poner una apuesta más en el bote. Además, normalmente no deberás jugar manos de proyectos pagando apuestas extra en shorthanded. No debes depender de que el flop les falle a tus rivales, porque hay dos en juego. Por lo tanto, deberí­as jugar solo manos con las que podrí­as empezar a apostar desde posiciones iniciales o medias.

Conclusión

En general, necesitas conocer el nivel de juego post-flop de ambos oponentes y variar tu selección de manos y jugar estrategias de acuerdo a ello. Estas pautas son solo eso; tus oponentes y sus estilos de juego marcarán tus decisiones. Jugar tight en las ciegas no es una mala idea, por lo que si tienes dudas, no entres en la mano.

En el próximo artí­culo, hablaremos sobre el juego desde las ciegas cuando hay una subida desde las posiciones iniciales o medias.

Fuente: http://www.cardplayer.com/

Artículo anteriorPokerStars.com EPT Budapest (Día1B)
Artículo siguientePokerstars.com EPT Budapest (DIA 2)