Inicio Actualidad de poker Jeremy Ausmus celebra que sus sopechas condujeran al baneo de un ganador...

Jeremy Ausmus celebra que sus sopechas condujeran al baneo de un ganador de las WSOP

Sin embargo, no podrá presumir de su sexto brazalete, pues el cierre de la cuenta que le ganó el HU de un High Roller de 7.777$ en octubre no ha provocado una compensación, ni económica ni en forma de pulsera.

453

Jeremy Ausmus, que dio su nombre a conocer en 2012 al formar parte de los November Nine del Main Event de las WSOP de ese año, ha tenido el mejor año de su carrera una década después.

Su quinta plaza en el Main fue durante un lustro su único logro en el póker. Sin embargo, en 2018, Ausmus volvió a alcanzar el millón en premios durante una temporada, y dobló sus resultados al año siguiente. La pandemia no cortó su progresión, y en 2021 retomó el póker en vivo donde lo había dejado y se anotó más de 2.200.000$ en premios. Por fin, en 2022, logró superar la cifra que le venía marcando desde hacía 10 años, después de ganar una mejor marca personal de ocho torneos en el año y la general de la PokerGO Cup.

El pasado 11 de octubre, Ausmus estaba a las puestas de ganar su sexto brazalete de las WSOP y tercero del año. Había llegado al heads-up de un evento online en WSOP.com, el Lucky 7’s High Roller ONLINE de 7.777$, pero cayó derrotado por una cuenta desconocida, perteneciente a un modesto competidor llamado Jared Strauss.

En un ácido tuit enmascarado como felicitación, decía estar deseando «batallar contra él en los High Rollers en vivo, que es donde obviamente pertenece a pesar de que todos sus resultados en vivo son de torneos de 60$«.

«No quiero decir con certeza que me hicieran trampas«, rezongaba sin convencimiento Ausmus, «solo digo que hay gente tramposa por ahí y que cuando se combina un juego parecido al de un solver con pobres resultados no hay mayor pista que esa«.


Daba la impresión de que la cosa había acabado con este aparente mal perder de Ausmus, pero en la noche de Reyes, Jeremy compartió con sus seguidores un regalo atrasado de WSOP.com.

«He tardado en actualizar la información, pero he de deciros que WSOP.com me mandó un email diciendo que estaban investigando lo que pasó en aquella FT. La cuenta ganadora «JStrizza» ha sido baneada.

Nadie ha recibido dinero extra ni el brazalete. JStrizza ha asegurado que recibió ambas cosas. Probablemente le hayan pagado porque quitarle dinero a un jugador es un tema muy serio que lidiar con la Comisión del Juego.

Un jugador top camuflado bajo otras cuentas o hacíéndose cargo de las fichas de otra persona cuando algún torneo importante llega a su fase final y/o usando asistencia en tiempo real es la peor amenaza que se cierne sobre el póker online. Por eso alcé la voz en su día. Enhorabuena a WSOP.com«.

Rebuscando en la cuenta de Twitter de JStrizza se puede comprobar que es cierto que WSOP.com le baneó dos semanas después de aquel heads-up.

El ganador decidió dar la cara a finales de octubre a raíz del ban y de la todavía latente polémica, explicando que unas WSOP desastrosas en verano le habían llevado a dar un vuelco a su enfoque del póker y que su victoria en el High Roller online fue una combinación de trabajo y suerte que solo se habría podido imaginar en sueños. Animado por el éxito se apuntó al siguiente torneo de 2.000$ y acabó 13º. Al intentar apuntarse al siguiente evento, ya se encontró la cuenta cerrada.

Luego, por prudencia, prefirió esperar a tener asegurado el premio y el brazalete antes de confrontar las acusaciones de Ausmus en público, y de ahí al tardanza en defenderse.

En el hilo que abrió Ausmus hace unos días para extender la noticia de que su rival en el Lucky 7ºs High Roller llevaba baneado desde entonces, otro reconocido pro, Dylan Linde, confirmó que el proceder de WSOP.com parece ser siempre el mismo en estos casos. «Yo también he tenido una experiencia similar. Me enteré de que el jugador que ganó en brazalete del 3.200$ de otoño de 2021 reconoció que él y otro usuario hicieron trampas con esa cuenta. No se les ha dado ni dinero ni el brazalete a ninguno de los afectados«.

Ausmus parece querer hacer ver que está muy satisfecho con la resolución del caso, pero chirría bastante que la única consecuencia para la persona o personas beneficiadas por una conducta aparentemente inapropiada sea la pérdida de un nick.

Pero si a é le vale…