Inicio Jugadores de poker Jean Robert Bellande, menos Broke y más Living

Jean Robert Bellande, menos Broke y más Living

250

Jean-Robert Bellande «Broke Living» es un baller como la copa de un pino. Está acostumbrado a jugar con los mejores y a moverse en ambientes de mucho dinero, pero no es precisamente una persona a la que le sobre el dinero.

Se comporta como si le sobrase, pero la verdad es que lleva toda su vida en la cuerda floja. Por eso sorprendió tanto verle el otro dí­a pagando a tocateja la entrada del Big One for Pne Drop. Nada más y nada menos que 1.000.000$, prácticamente lo mismo que ha ganado en torneos en vivo en toda su vida.

Eso sí­ que es control de banca. La explicación es sencilla. Logró reunir a un grupo de inversores interesados en comprar parte de la acción. No ha dicho quiénes ni ha especificado los porcentajes, pero sí­ admitió que él cuenta con menos del 30% de su acción. Sea como sea, ¿no hay nadie mejor a quién bancar?

«Yo juego al poker un poco mejor de lo que la mayorí­a de la gente piensa. Pero lo más importante es que sé cómo jugar contra los pros y también sé cómo jugar contra hombres de negocios. Juego partidas de cash contra ambos todo el tiempo. Hay una gran diferencia. No se puede jugar de la misma manera contra estos dos tipos de jugadores y yo entiendo esa diferencia. Creo que va a ser una ventaja para mí­».


Jean Robert Bellande soltando la gallina

Es verdad que entiende la diferencia, pero no sé hasta qué punto es un jugador fiable para bancarle. íšltimamente ha estado jugando mucho en las partidas que organiza Dan Bilzerian, el baller por excelencia, y no le ha ido nada mal. Sin embargo, hay que tener en cuenta que Bilzerian le estuvo bancando durante un tiempo y dejó de hacerlo cuando las pérdidas alcanzaron el millón de dólares.

Bellande confí­a en sus posibilidades en el One Drop, pero es lo suficientemente sensato para saber que hay jugadores a los que es mejor evitar. De los que ya están inscritos, no quiere oler ni en pintura a jugadores como Brian Rast, Andrew Robl, Antonio Esfandiari o Scott Seiver. De los jugadores alemanes no dijo nada. Esperemos que los conozca porque si no se va a llevar una buena sorpresa.

Sea como sea, Bellande es un baller y tiene que comportarse como tal. No puede ir por ahí­ preocupado por una pandilla de jóvenes genios en racha que juegan como los ángeles. Lo que él tiene que hacer es velar por el ecosistema del mundo del poker y asegurarse de que el dinero que llega a sus bolsillos vuelve a salir en dirección contraria.

«í‰sa es probablemente la razón por la que muchos jugadores profesionales simpatizan conmigo. Te aseguro que si ganase el Big One for One Drop el dinero iba a ir directamente de vuelta a la acción. Ese dinero no iba a ir a Australia o a cualquier otro lugar, iba a quedarse aquí­ en la comunidad, listo para la acción».

Por algo le apodan «Broke Living». La gestión del bankroll nunca ha sido su punto fuerte, pero ahí­ sigue, al pie del cañón. Alguna virtud tiene que tener y si gana el Big One for One Drop seguro que las saca a relucir. Que tiemblen los ballers, que Bellande quiere tirar la casa por la ventana.