Inicio Actualidad de poker Las high stakes de Macao desde dentro

Las high stakes de Macao desde dentro

49

Macao es el epicentro mundial de las high stakes en vivo, de eso no hay duda. El Poker King Club y si director comercial Winfred Yu, así­ como Paul Phua y Richard Yong, son las claves para poder entrar en la élite de las partidas más grandes del momento.

Mucho se ha hablado y especulado sobre lo que ocurre allí­, pero es tal el secretismo que es muy difí­cil encontrar información fidedigna y de primera mano. Cada vez que salta el más mí­nimo dato a la palestra, ahí­ vamos todos como locos para saciar nuestra curiosidad.

Eso fue lo que pasó cuando asiduo a estas partidas Tom Hall, también conocido como «Hong Kong Tom», publicó una foto en la que habí­a más de 20 millones de dólares sobre la mesa en ciegas 12.500$/25.000$. Pocos jugadores están dispuestos a revelar los secretos de Macao por miedo a ser vetados, pero Tom Hall acaba de conceder una entrevista a nuestros compañeros de PokerNews.com en la que revela unos cuantos detalles interesantes.


Mesa de Macao

Se sabe que Tom Dwan es un habitual de Macao y que por allí­ han pasan jugadores como Gus Hansen, Patrik Antonius, Sam Trickett o Phil Ivey, pero ¿cuántos jugadores hay exactamente?

«Dirí­a que desde que empezamos la cifra puede variar entre 100 y 150 jugadores que han pasado en algúmomento por las mesas de Macao. Hay un núcleo de 10-20 que juegan regularmente todos los meses y tres o cuatro que juegan más o menos todo el tiempo que están en Macao. La alineación cambia todo el tiempo, aunque por lo general los pros van y vienen con cierta frecuencia y los lugareños, normalmente empresarios que están de viaje, se quedan para unas cuantas sesiones. El gran juego es siempre Hold’em. Algunas veces, algunos juegan PLO, pero las apuestas son mucho más pequeñas».

Por supuesto, lo más difí­cil de estas partidas no es ganar, sino simplemente conseguir un asiento.

«Si hay algunos nuevos jugadores locales, chicos que son muy nuevos en el juego y que tienen relativamente poca experiencia, hay una gran lista de espera, incluso entre los regulares. En otras ocasiones, cuando el grupo de regulares está de viaje de negocios o jugando un high roller en otro lugar en el mundo, no se permite jugar prácticamente a nadie porque los que se quedaron quieren aprovechar su oportunidad para jugar. Es un juego casi privado, por lo que no puedes llegar y esperar que se te permita jugar, sobre todo si eres profesional. Los pros son introducidos generalmente a través de un pro que ya ha jugado antes o por Winfred Yu, que es quien organiza los juegos».

Podrí­a pensarse que la barrera del idioma puede causar algún problema, pero la verdad es que los evita. «Nunca hay colusión a través de la charla en la mesa. Es probablemente el juego más justo que he jugado y además está fuertemente autovigilado por la propia mesa».

Por otro lado, Greg Merson dijo en una ocasión que sólo se permite un jugador blanco por mesa, pero Hall lo desmiente.


Greg Merson, persona non grata

«No creo que tenga nada que ver con el color de la piel.Tiene más que ver con si el jugador es un profesional o no. Se aplican las mismas restricciones a los profesionales occidentales que a los asiáticos. Una vez más, depende de cuál de los regulares está jugando y si hay nuevos jugadores locales en juego. Me imagino que el promedio es uno o dos profesionales por cada mesa de nueve jugadores. De vez en cuando jugamos en mesas de 10 jugadores, pero eso es poco frecuente (el espacio no es suficiente debido a la cantidad de fichas que hay sobre la mesa)».

Las partidas de Macao tienen su propia manera de entender el juego y el comportamiento de los jugadores. Lo que está mal visto en occidente no tienen porqué estarlo en Macao. El slowroll, por ejemplo, es algo habitual y a nadie le parece mal. Es cuestión de tomárselo con humor.

«No existen reglas como tal, pero hay algunos matices del juego a los que los pros o los recién llegados tienen que acostumbrarse. Algunos jugadores locales, principiantes adinerados, solicitarán mirar ala mano de su rival si han foldeado ante una gran apuesta en el turn o en el river y los pros tienen la obligación de enseñar sus cartas sin quejarse. Esto requiere un leve reajuste en la estrategia de los profesionales, pero teniendo en cuenta que siguen siendo partiendo con ventaja no es tan grave. Todo se hace con buen humor. Esto es una clara mejora con respecto al primer año que jugamos, cuando todo el mundo tení­a que mostrar cada mano ganadora. Ayudaba a la gente a aprender más rápido al principio y también eliminaba algunas de las preocupaciones que habí­a por miedo a la colusión.

Otra de las normas no escritas es que no se pide tiempo. No recuerdo que nadie lo haya hecho nunca. Si alguien está tankeando, el resto de jugadores se dedican a ver la televisión, jugar con sus teléfonos, dar un paseo o charlar. El slowroll tampoco está mal visto o bien y normalmente resulta muy divertido. Recuerdo una vez en que un jugador fue all-in y otro estuvo pensando durante siglos. Entonces se levantó y fue al baño. Al volver, cinco minutos después, hizo call y mostró las nuts. Todo se tomó con buen humor».


Tom Hall

Más allá de las normas, los nombres y la manera de conseguir un asiento, lo que realmente interesa son las cantidades que hay en juego ¿Cuánto es lo máximo que alguien ha ganado y lo máximo que alguien ha perdido?

«Dirí­a que es aproximadamente lo mismo: alrededor de 100 millones HK$ (unos 12,8 millones de dólares estadounidenses). Hay que tener en cuenta que estas sesiones pueden durar 30-40 horas, con algún descanso para comer, echar una pequeña siesta o para ver un partido de fútbol. Lo que tengo claro es que, sin lugar a dudas, el mayor ganador de poker en vivo de todos los tiempos es uno de los grandes jugadores que juega en Macao con regularidad y otros de los grandes juegos privados de la región. No es uno de los profesionales reconocidos a nivel mundial, pero cualquiera de los pros que juegan regularmente sabrá quién es. No voy a entrar en detalles, pero las partidas de Macao son la base de algunas ganancias increí­bles y, obviamente, también de algunas pérdidas increí­bles. Todos los jugadores locales habituales suelen juegan con su propia banca, mientras que la mayorí­a de los profesionales están bancados en cierta medida. Esta es probablemente la manera más inteligente de enfrentarse a partidas tan grandes».

Los tamaños de las apuestas y las cantidades de dinero que se mueven son enormes, pero ¿han alcanzado ya su máximo o seguirán creciendo?

«í‰sa es una pregunta muy difí­cil de contestar. Yo siempre digo que creo que se han estabilizado, pero luego escucho algo sobre nuevas apuestas más altas. Sin embargo, durante el último año no he oí­do hablar de apuestas más grandes que las ciegas 100.000HK$/200.000HK$ o la variación de jugar sin ciegas pero con un ante de100.000 HK$».

Hay determinados jugadores que no son bienvenidos en Macao. Famosa fue aquella vez en que no dejaron jugar a Greg Merson, recién proclamado campeón del Main Event de las WSOP®. Los tí­tulos y el dinero no importan tanto como otros pequeños detalles.

«No creo que ninguna persona sea especí­ficamente desagradable, pero los que son muy nit o los que están todo el rato callados es poco probable que obtengan una segunda invitación para jugar».

Y por último ¿Cuál es el buy in mí­nimo para entrar a jugar?

«Esto varí­a mucho dependiendo de cuánto tiempo llevan jugando, la hora del dí­a, etc. Puede ser tan bajo como unos o dos millones de HK$ y en ocasiones puede ser de 10 millones de HK$. Si las las ciegas están bajas, en 5.000HK$/10.000HK$, la gente puede comprar por 1 millón de HK$, aunque la mayorí­a preferirí­a entrar con 200bb (2 millones de HK$), ya que el juego es mucho mayor en su relación ciega/bote de lo que suelen ser la mayorí­a de partidas de cash del resto del mundo».

Cómo se las gastan en Macao. Por cierto, ¿quién será ese «sin duda el mayor ganador de poker en vivo de la historia»? ¿Será Andrew Moseley?


Andrew Moseley

Artículo anteriorAlessio Isaia lidera las dos últimas mesas del WPT Venecia
Artículo siguienteSam Trickett quiere ser el rey del Carnaval