Inicio Actualidad de poker Hellmuth propone zanjar su linchamiento mediático con la devolución del dinero a...

Hellmuth propone zanjar su linchamiento mediático con la devolución del dinero a Slime

La intención de Hellmuth es reparar los perjuicios causados en la famosa mano de "la partida del siglo", sin asumir ningún tipo de responsabilidad en el desarrollo de la mano pero sí en la resolución del conflicto. Admite que nunca se le debió cobrar un extra a su rival.

126

Phil Hellmuth sigue redoblando esfuerzos en la contención de los posibles daños derivados de su intervención en «la partida del siglo», el evento organizado por el youtuber Ludwig y que reunió a los creadores de contenido de más éxito en Youtube y Twitch alrededor de una mesa del Hustler Casino.

El mayor cargo de conciencia que le ha quedado a Hellmuth de todo lo que vivió esa noche ha sido la resolución de la polémica mano en la que fue acusado de hacer trampas contra un rival conocido en redes como SlimeMachine.

En una mano que no se jugó más allá del flop antes de que todas las cartas quedaran expuestas, Slime fue forzado a aportar 5k$ extra al bote, y todo el dinero se le entregó a Hellmuth. Phil ha decidido que va a devolver todo el extra y la mitad del bote a Slime, lo que sumará unos 26k$ en pérdidas a los 100.000$ que se dejó el PokerBrat en aquella mesa.

La mano ya ha sido reproducida hasta la extenuación, pero es necesario revisitarla para entender las explicaciones de Phil Hellmuth, que va a reponer el dinero pero no porque admita que ha hecho nada equivocado, sino porque la situación lo aconseja, una mezcla de presión social y arrepentimiento por haber sacado beneficio de la más que aparente confusión del jugador recreacional en todo el proceso.

Lo que nos pide el californiano es que «escuchemos» lo que pasa.  Se oye a Tom Dwan pedirle las cartas, a Keating ciendo que las enseñe, y a MrBeast repitiendo que «Phil no ha foldeado» cuando Slime muestra su mano pensando que le han concedido el bote.

En el vídeo de reparación que ha publicado Hellmuth no se hace referencia al equívoco movimiento que emplea para acercar las cartas a Dwan, similar a un fold; ni tampoco al gesto que se le ve hacer en dirección a Slime y que se asemeja demasiado a una invitación a enseñar las cartas, cosa que su rival hace a continuación.

Ese «abrumador apoyo de la comunidad del póker» que se arroga Hellmuth no existe como tal en la discusión sobre sus acciones en la mano y menos aún en la decisión que impone para desfacer el entuerto.

Donde sí hay casi unanimidad es a la hora de juzgar las intenciones de Hellmuth, al que nadie se corta de señalar como maleducado, irritante y faltón, pero al que se le reconoce una absoluta ausencia de mala fe en la mesa. ¿Puede estar el comportamiento de Phil fuera de lugar en una entorno social? Muchas veces, pero, ¿tramposo? En eso hay coincidencia: virtualmente imposible.

Phil ofrece las paces, a su manera, pero con el firme propósito de reestablecer la buena fe con su rival. Merece reconocimiento por dar el paso, sin duda.

Artículo anteriorComerón, Caballo y javigoza se salvan de la escabechina del día 1B del evento principal del EPT Montecarlo
Artículo siguienteLeduch76K gana el HighRoller del miércoles en Winamax en una jornada marcada por la Champions