Inicio Actualidad de poker ¿Ha encontrado el Triton Million la fórmula perfecta para los Super High...

¿Ha encontrado el Triton Million la fórmula perfecta para los Super High Rollers?

47

Con la cabeza frí­a, pasado ya un tiempo prudencial, nadie se atreve a discutir la calificación de éxito indiscutible que se le asignó desde el primer minuto al Triton Million celebrado hace unos dí­as en Londres.

El primer y más importante sello de aprobación que buscaba el torneo era el de sus grandes protagonistas, los jugadores. Todo indica que la experiencia ha resultado modélica, y que las Triton Series han dado con una fórmula que supera todos los modelos probados hasta la fecha.

Hasta el Big One for One Drop, todos los Super High Rollers -Montecarlo Millions, Aussie Millions Challenges, …- se habí­an regido por las normas habituales de los torneos multimesa.

Guy Lalibertí¨ le dio un giro moral a la propuesta, añadiendo el aliciente de la colaboración con una obra benéfica. La excusa funcionó a las mil maravillas en una época perfecta, cuando los grandes empresarios de Macau habí­an empezado a desembarcar en el circuito para disfrutar de festivalescomo las WSOP.

Sucesivas ediciones demostraron que el banderí­n de enganche de la solidaridad no era suficiente para equilibrar la sensación que les quedaba a los recreacionales de que los pros volaban en cí­rculos sobre sus stacks, convertidos en la mano ejecutora de sociedades organizadas para entrar en el torneo con mucho menos porcentaje de la acción en riesgo en busca del dinero muerto que aportaban los amateurs.

Lalibertí¨, que obviamente recibí­a información de primera mano sobre el sentir de sus colegas, exploró la posibilidad de restringir la presencia de pros en sus torneos. Un error de cálculo, pues no tuvo en cuenta el factor competitivo que arrastra a muchos recreacionales a las mesas. Están de acuerdo en arriesgar mucho dinero, pero no para jugar contra gente wn su misma situación, sinopara probarse contra rivales de reconocido prestigio.

Poker Central, proyecto llevado adelante por Cary Katz, uno de amateurs que se han hecho habituales de los SHR, arriesgó con el modelo de registro limitado e invitación por sorteo para su Super High Roller Bowl. La respuesta fue beuna, hasta ahora nunca han faltado voluntarios para cubrir las plazas y el formato ha dado el salto a China y, muy próximamente, en septiembre, se estrenará en Londres. Pero su base de jugadores es mayoritariamente profesional, y está por ver si se trasladarí­a de igual manera a un buy-in de 1.000.000$ o a un field menos restringido.

El giro propuesto por las Triton Series ha sido radical, incidiendo en los puntos fuertes de los experimentos previos – el caracter benéfico y caritativo del Big One y el registro controlado del SHR Bowl- y atacando por primera vez el problema del equilibrio entre la competitividad y la diversión que buscan los empresarios al apuntarse a un torneo de estas caracterí­sitcas.

La solución propuesta por Paul Phua y Richard Yong fue, como ya sabes, establecer una rigurosa división al 50% entre profesionales y amateurs. Cada jugador recreacional confirmado para el torneo podí­a invitar a un pprofesional, y este debí­a comprometerse a respetar ciertas normas de comportamiento como eran la presencia obligatoria en la mesa desde la primera mano o mantener la cara y el cuello descubiertos, entre otras. Pero, sobre todo, lo más novedoso y exigente era la separacióndurante los primeros niveles de losdos grupos, obligados a jugar entre sí­ en los primeros compases del torneo.

El resultado fueron diversos récords de participación y premios en este tipo de torneos, pero sobre todo la confirmación por parte de muchos de los implicados en que se habí­a dado con la tecla adecuada para mejorar la experiencia de juego de todos.

Pokernews ha querido profundizar un poco más en las opiniones de los presentes, más allá de la positividad general, y ha encontrado en Bill Perkins a uno de los más dispuestos a analizar las mejores caracterí­sticas del Triton Million.

«Si tu objetivo es atraer al jugador recreacional, no es agradable ver que nosotros somos un 10% y el otro 90% son profesionales. La idea de un field equilibrado apela a tu ego, empiezas a pensar que puedes sobrevivir a un puñado de hombres de negcios y acabar haciendo mesa final, y creo que eso nos ha sacado de nuestras conchas.

Además, nos agrada pensar que si perdemos nuestras fichas demasiado pronto, al menos terminan en manos de otro recreacional. Es difí­cil convencer a gente de los negocios, que no tienen tiempo de estudiar a fondo el juego, y animarles a pelear contra un puñado de pros. Pero tal y como ha estado montado, un torneo de tres dí­as, no muy largo y sin tener que pegarse con los pros desde el principio… Estuvo muy bien«.

Una sugerencia que ha querido regalar Perkins a los organizadores es ajustar un poco más el buy-in, buscando una cantidad más atractiva sin perder el carácter elitista del torneo.

Apunta a una cantidad que ronde los 300.000$-400.000$. Muchos hombres de negocios, aunque dispongan de bancas saneadí­simas, no siempre disponen están dispuestos a destinar una cantidad exagerada a un solo hobby o destinar un porcentaje importante de su lí­quido de una sola vez.

«Con una entrada más comedida, podrí­amos llegar a ver a cerca de 100 empresarios dispuestos a jugar«.

El crecimiento en el número de recreacionales abrirí­a las puertas a nuevos pros. Perkins sabe de primera mano que hay prosque se quedaron sin jugar -es bien sabido que Erik Seidel apuró al lí­mite sus opciones para entrar al torneo sin conseguirlo-, pero no piensa que abrir el acceso a más pros sea igual de eficaz que atraer a más amateurs.

«Lo lamento por quien no pudo jugar, pero el formato tení­a un propósito y creo que cumplió su objetivo a la perfección«.

Artículo anterior‘Monia988’ cierra la semana con su primer triunfo
Artículo siguienteNuestro lector Manuel Torrents planta una bandera en el 888 LIVE de Sochi