Inicio Actualidad de poker Grzegorz Glowny pone fin a 12 meses de reinado de Martirosyan en...

Grzegorz Glowny pone fin a 12 meses de reinado de Martirosyan en el EPT

El clasificado online Grzegorz Glowny se negó de primeras a firmar un pacto en la FT del EPT Praga, pero un susto le convenció para dar su brazo a torcer. Su instinto no le engañaba, pues acabó ganando el torneo.

249

Un clasificado online, Grzegorz Glowny, ha sido el mayor beneficiado por el pacto a cuatro en el que desembocó la mesa final del evento principal de la parada del European Poker Tour en Praga.

Apetece mucho, muchísimo, denominar al EPT Praga como el primer EPT post-pandemia, pero no sé si los datos del repunte de casos a nivel mundial me lo va a permitir. Ojalá haya perdido la oportunidad de escribir esas palabras para siempre y no haya más cancelaciones por culpa del COVID.

El caso es que el EPT mantenía a Artur Martirosyan como su vigente campeón desde aquel torneo de ámbito casi local que se disputó en Sochi hace un año, al amparo de unas medidas sanitarias más relajadas de lo normal en aquella época.

Ahora deberíamos retornar al ritmo natural de relevo en el campeonato, un par de meses o tres a lo sumo. Primero en Montecarlo, luego en Barcelona…

Pero bueno, no adelantemos acontecimientos y dejemos disfrutar a Glowny de su merecido reinado como poseedor del trofeo más codiciado del circuito europeo.

Los últimos niveles jugados en el torneo han quedado guardados para la historia en el canal de Youtube de Pokerstars.

Los seis invitados a la mesa final oficial del EPT Praga tenían asegurado el mejor premio de su carrera.

No había ningún nombre sobresaliente, no al menos por fama en el circuito, pero sí que había una historia más llamativa que la del resto. Gab Yong Kim alcanzó el pináculo de su carrera en este mismo festival hace dos años y medio, en la última edición oficial, la de 2019.

Kim acabó noveno en el evento principal y ganó un paralelo que, hasta ayer, era su mejor resultado, unos miles de euros por debajo de los 100.000€. Y esta año volvía, clasificado para la FT y con más fichas que nadie.

El coreano intentó marcar el ritmo de la final, sin mucha suerte. Lo poco que consiguió fue actuar como testigo incómodo de la primera gran mano de la final. Grzegorz Glowny abrió una mano en CO y Kim le pagó con AJ en el botón. Armin Rezaei hizo un enorme squeeze a más de 30bb y el polaco le pagó con AKs. Kim se escabulló sin más daño pero Rezaei acabó eliminado con AQ.

Demetrio Caminita jugó al límite de los rangos pusheando 86s con poco más de 10bb contra el chipleader en guerra de ciegas. Le cayó el call, un caso bastante probable. aunque la situación no era la peor posible para Caminita, un flip contra 55. Glowny estaba bendito y la mesa se llenó de broadways.

Glowny no fue capaz de mantener el liderato antes del primer descanso. La primera plaza provisional volvió a ser de Kim, que veía con buenos ojos ser el más beneficiado del pacto a cuatro que se empezó a discutir durante el break. El polaco ya llevaba acumulado un ROI del 66.000% y prefirió tentar a la suerte.

La presencia del shortstack de Alexandridis animaba a mejorar números antes de firmar, pero el griego volvió muy activo del parón. Se cumplió el viejo adagio pokeril que dice que quien rompe las negociaciones de un pacto lo paga luego en la mesa, y Glowny pasó a ocupar la plaza del Alexandridis en el furgón de cola. Ahí se pudo acabar el torneo del clasificado online, pues acabó all-in con AJ contra el AK de Kim, pero se salvó con otras dos jotas en mesa.

El susto pudo influir o no , pero en el siguiente descanso el pacto para repartir los premios acabó sellado con un apretón de manos.

El nivel de las ciegas favorecía grandes cambios en la clasificación. Alexandridis y Cortellazzi se sucedieron uno al otro en el liderato, y fue el italiano el que pareció dar el golpe de mano definitivo con la eliminación de Kim, que le catapultó a los 20M de puntos.

Pero quedaba mucho por jugar, y el resto del plástico de la mesa se fundió en un único stack cuando Glowny volvió a meter otro bad beat con un as dominado, esta vez al griego.

El italiano empezó a perder el torneo faroleando una mesa doblada dos veces que le había dado full al polaco. Glowny ya había pagado un check raise muy importante en el turn y Andrea no quiso rendir el river sin intentarlo de nuevo.

Quedaba bastante por jugar, pero Glowny nunca devolvió ni una sola de esas fichas, y siguió abriendo hueco hasta rematar la partida.

Artículo anteriorMás de 12 millones de euros garantizados en el SCOOP 2022
Artículo siguienteLa pica de Marcos Rincón y los 162k€de Adrián Mateos en el 10k€HR ponen la guinda al EPT Praga de los españoles