Inicio World Series of Poker (WSOP) Fichas, coca y Valium

Fichas, coca y Valium

20

El final del Main Event de las WSOP® 1979 es, con diferencia, el más extraño de todos los disputados hasta la fecha.

Lo hemos podido conocer con todo detalle gracias a la investigación realizada por Des Wilson para el libro Ghosts at the Table. La historia no tiene desperdicio.

Su ganador fue Hal Fowler, un jugador que apareció de la nada y que se tragó la tierra tras conseguir el triunfo.

Aquel año jugaron el Main Event 54 jugadores, que pagaron los 10.000$ de entrada. El torneo duró 3 dí­as.

18 jugadores comenzaron la jornada final, en busca de la gloria. Fueron sucediéndose las eliminaciones, hasta que se formó una mesa final plagada de estrellas. En ella estaban megapros de aquella época como Johnny Moss, «Chip» Reease, Bobby Baldwin, Crandall Addlingon, George Huber, Sam Moon o Bobby Hoff.

Todos eran jugadores conocidos excepto uno, un tipo llamado Hal Fowler al que nadie habí­a visto nunca hasta el inicio del torneo. Era un amateur, completamente desconocido. Sobre él, comenta Bobby Hoff: «No podí­amos entender cómo habí­a conseguido colarse en la mesa final. Parecí­a no saber qué hací­a. […] Ni siquiera sabí­a cuándo le tocaba actuar«.

No obstante, pasó lo que a veces pasa en el poker. Runneó como los dioses. Fue quitándose a rivales de encima y llegó al heads-up, frente al citado Bobby Hoff.

Fue un HU muy extraño, ya que ambos jugadores estaban «dopados». Hoff estaba bajo los efectos de la cocaí­na, que era la base de su «desayuno diario» (siempre la tomaba antes de empezar la sesión de juego); y además, se habí­a bebido un cognac. Y Fowler estaba tomando Valium; de hecho, tení­a las pastillas encima de la mesa, al lado de sus fichas…

Ambos comenzaron el duelo bien «puestos» y con stacks equilibrados. Fowler estaba jugando muy tight y se aprovechó de su imagen.

Hoff recuerda una mano en la que subió preflop con ATo y Fowler le pagó con 64o. El flop fue: AKT rainbow. Fowler pasó. Hoff hizo la cbet y Fowler, call. El turn fue una J y Fowler metió all-in de cara, de completo farol. Hoff acabó tirando la mano y Fowler le enseñó las cartas. Hoff reconoce que pensó que el HU iba a ser más duro de lo esperado, porque aquel tipo era completamente impredecible.

Hoff optó por robar muchos botes pequeños, porque Fowler se estaba tirando de más. Lo dejó corto de fichas y llegó una mano clave. Subió preflop con Q6o. Fowler le pagó con KJo. El flop fue Q52. Ambos checkearon en el flop. El turn fue una J. Ambos acabaron all-in y el dealer mostró una nueva J en el river.

Como el HU se alargaba y estaba realmente cansado, Fowler comenzó a tomar Valiums como si fueran gominolas… A las 10 horas de lucha, con las ciegas altí­simas, Fowler propuso aplazar la resolución del torneo hasta el dí­a siguiente. Hoff le dijo que la decisión no dependí­a de él, sino de la organización. Y Fowler, molesto, le respondió que iba a jugar fuerte absolutamente todas las manos. Y eso mismo hizo.

Hoff perdió el control del juego y empezó su pesadilla. Con menos stack que su oponente, recibió ases. Hizo una gran subida preflop, que Fowler pagó con 76o. El flop fue J53. Hoff apostó la mitad de su stack y Fowler pagó. El turn fue un 4. Hoff se restó y Fowler hizo call. El river no cambió nada.

Y así­, en pleno tilt de su rival, Hal Fowler ganó el Main Event de las WSOP® 1979 (270.000$), en el HU más extraño de la historia de esta gran competición.

TJ Cloutier, que presenció el duelo, afirmó: «Nadie podrí­a haberle ganado a Hal Fowler. Ni siquiera Dios«. Y Bobby Baldwin dijo: «El tipo hacia apuestas sin ningún sentido, movimientos inexplicables, de lectura imposible. Ha sido una partida friki con un resultado aún más friki«.

Tras el torneo, Hal Fowler desapareció. No volvió a defender su tí­tulo de campeón. Ni siquiera fue visto jamás por Las Vegas. Hubo gente que afirmó haberle visto jugar en California y en Reno, pero los rumores nunca fueron confirmados. Se especuló con que habí­a muerto, pero entonces tampoco se pudo saber a ciencia cierta.

A dí­a de hoy, poco se sabe de este peculiar campeón de las Series Mundiales, que utilizó Valium para mantener el tono, destrozó con su extraño juego a muchos profesionales y volvió literalmente loco a Bobby Hoff.

Su ficha de la Wikipedia afirma que tras el triunfo en las WSOP® tuvo complicaciones derivadas de la diabetes, que le provocó problemas en la vista y las piernas. Hal Fowler murió el 7 de noviembre de 2000, a los 73 años.

Fue el primer amateur en convertirse en campeón del mundo de poker.

Nota. Gracias a Pableras hemos puesto el ví­deo de la mano final y hemos corregido las cartas del board.

Artículo anteriorComienzan, con novedades, las bwin Series10
Artículo siguienteJuan Martínez-Canovas ‘Lito19573’ quiere el Jugón de noviembre