Inicio Articulos España, campeona

España, campeona

213

Después de 44 años, los españoles nos hemos levantado, de nuevo, como campeones de una gran competición internacional de fútbol a nivel de selecciones. El triunfo de ayer en el viejo Pratter vienés despeja unas dudas generadas con el paso de las décadas a base de decepciones. Pero ahora no es el momento de echar la vista atrás, es la hora de mirar hacia delante y disfrutar de una generación de futbolistas que puede darnos a todos muchas alegrias y muchos momentos como los de ayer. Digo PUEDE y no DEBE, porque nunca hay que olvidar que el fútbol es un juego en el que entran muchas variables que están fuera del control de los protagonistas. No debemos empezar a celebrar el Mundial de 2010 en Sudáfrica pero sí­ hay que encararlo con la confianza que han generado estos futbolistas.

Es la hora de que todo el continente futbolero reconozca que después de mucho tiempo, la mejor selección de todo el campeonato, y la que mejor juego ha desplegado, se lleva el tí­tulo. Es la hora del análisis de lo sucedido durante las últimas semanas.

El estreno contra Rusia lo diseccionó a la perfección el amigo Jairo en su análisis post partido. Poco más hay que decir, simplemente fue la presentación de la candidatura de «la roja».

Llegó Suecia y se generaron algunas dudas como consecuencia de los peores minutos de juego de los de Aragonés. Pero se ganó. Eso es lo que importa. ¿Alguna de las selecciones ganadoras de otras grandes competiciones no ha tenido un momento de flaqueza? Todas. Lo importante en esos momentos es ganar para que las dudas sean menos.

El choque contra Grecia sirvió para demostrar que Aragonés se llevó a la Eurocopa a 23 amigos que se lo pasan en grande dándole patadas a un balón. Los menos habituales cumplieron con creces y le mandaron un mensaje a los habituales. «Tranquilos compañeros que si vienen mal dadas, aquí­ estamos nosotros para hacer el trabajo».

Tres de tres y a pensar en Italia. Lo mejor del partido de cuartos fue que España ganó jugando como los italianos pero sin perder su identidad. No se renunció al juego de toque pero no se perdieron los papeles permitiendo que los transalpinos sacaran partido de su racanerí­a futbolí­stica. Claro que se pudo perder el partido pero ¿qué selección no puede caer ante la actual campeona del mundo?

En semifinales repetimos contra Rusia y se hizo el mejor fútbol que se ha visto desde hace mucho tiempo en una Eurocopa. El «repaso» de la segunda parte es merecedor de ser grabado para enseñárselo a todos los que después de todo siguen dudando de esta selección. Una superioridad incuestionable.

Y llegó la gran cita. Alemania también tuvo que reconocer la superioridad de España, eso sí­, después de ponernos en problemas durante los primeros quince minutos. Ahí­, su presión fundió por momentos los plomos de los españoles. Pero surgió lo que para mí­ es la mejor virtud de la selección: LA CONVICCIÓN.
Como le escuché a Cesc después del partido, el de ayer es el triunfo de «un grupo de amigos que se lo pasan bomba jugando al fútbol como si estuvieran en el patio de un colegio». España no perdió su identidad y comenzó a jugar al fútbol de toque, olvidándose de los pelotazos que, sin duda, disminuirí­an el riego pero darí­an unas posibilidades de éxito mucho menores.

Con ese juego llegó la conexión entre Xabi y Torres. El fútbol fue justo con «el niño». Su Eurocopa estaba siendo impresionante pero realizando un trabajo que pocas veces es reconocido en un delantero. Si un centrocampista defensivo trabaja lo que trabajó Torres para beneficio del grupo, se le ensalza porque esa es su misión. A un delantero, rara vez se le reconoce ese trabajo si además no marca goles. Torres se va de la Eurocopa como el delantero que marcó el gol del triunfo en la final. Para este humilde hablador de fútbol, se lo merece. El master en fútbol que ha realizado este año vistiendo la camiseta del Liverpool, le ha convertido en mucho mejor futbolista.

En fin que me pongo a hablar de fútbol y me caliento (me delata mi pasado). En resumen. España tiene la mejor selección de todos los tiempos –que me perdonen los Amancio, Luis Suárez, Gento y compañí­a pero mi edad me impide valorarlos-, y es la hora de confiar en ese grupo de futbolistas. Ahora podemos ponernos a ver el fútbol confiando en que «los jugones» nos van a deleitar con 90 minutos de entretenimiento. Y eso, rodeado de amigos y con una buena cerveza, es igual o muy parecido a una partida de Póquer. Con estos peloteros se puede ir All-in, con muchas posibilidades de doblarse

Artículo anteriorEl próximo jueves se jugará el primer satélite para la Etapa#4 de la Liga de La Toja
Artículo siguienteTorneo para Jóvenes en el Peralada Poker Tour