Inicio Articulos ¿Cuál es el entorno ideal para jugar al poker online?

¿Cuál es el entorno ideal para jugar al poker online?

109

La ergonomí­a del juego no es algo que solamos tener muy en cuenta cuando nos ponemos a jugar al poker online. Las ganas de empezar nos hacen olvidar casi todo los demás. Como mucho, nos preocupamos de tener uno o dos monitores grandes para que nos quepan bien todas las mesas que podemos llegar a abrir si nos hiciese falta multitablear a saco.

Creo que no valoramos la importancia que tiene disponer de un buen «marco de trabajo» para optimizar nuestro tiempo de juego.

Cuando doy clases de poker, siempre pregunto a mis «coacheados» cómo es su ordenador, su(s) monitor(es), su distribución de mesas en la pantalla, si utilizan tablas u otro tipo de materiales, cómo es el HUD que sobreimprimen en las mesas (si usan software), cuánto duran sus sesiones… Vamos, que les hago el «tercer grado«. Y cuando me preguntan porqué hago tantas preguntas, les digo todos esos factores tienen una influencia muy grande en su rendimiento.

Por eso, voy a compartir con vosotros algunas ideas que espero que os puedan resultar útiles.

La habitación.

Yo recomiendo jugar en una habitación aislada, de compañí­as y de ruidos, «a puerta cerrada». Esto quiere decir que debemos evitar cualquier fuente de distracción. Nada de teles puestas al lado del motinor del ordenador. Nada de móviles ni teléfonos. El lugar debe invitar a la concentración. Así­ mismo, la habitación debe estar bien climatizada. No debe estar tan frí­o como para que se nos congelen los dedos, ni tan caliente como para que nos amodorremos.

Espacio de trabajo
Claro ejemplo de lo que no hay que hacer

La iluminación.

Debe ser la suficiente para poder ver cómodamente los papeles que tengamos con tablas cerca del ordenador. No debe apuntar directamente al o los monitores, para que no tengamos reflejos en la(s) pantalla(s).

La silla.

Debe ser cómoda. A mí­ gustan las de altura regulable, porque es importante que los brazos queden en lí­nea recta con respecto a la mesa, formando ángulos de 90º respecto a la espalda, -que también debe estar recta-, y que los ojos queden a la altura del borde del monitor o un poco por debajo. Así­ mismo, la silla debe permitirnos tener las piernas en ángulo de 90º con los muslos. Para conseguirlo, puede estar bien utilizar un reposapiés.

La mesa.

A mí­ me gustan las mesas amplias y sencillas, que me dejen espacio para colocar en ellas papeles, un vaso (con agua; nada de alcohol), algún caramelo (el azúcar siempre va bien para jugar), o algún elemento desestresante (como las bolitas esas de gomaespuma que se aprietan con las manos; siempre van mejor que pegar puñetazos a los monitores :)).

Puesto de trabajo
Todo limpito y ordenado. Así­, sí­.

Puesto de trabajo

El teclado y el ratón.

Yo los recomiendo inalámbricos, para poderlos situar más cómodamente y mover con más libertad. Entre el borde de la mesa y ambos elementos debe haber un mí­nimo de 10cm, para poder apoyar cómodamente las muñecas (cuidado con las malas posiciones y las tendinitis). Además, debe haber espacio suficiente para poder mover el ratón sin chocarnos con el monitor o algún borde de la mesa. Y si juegas con portátil, pí­llate un ratón exento; no uses el del portátil, ya que estos dan origen a muchos «missclicks».

El o los monitores.

En este tema somos generalemente muy sensibles. Siempre nos gusta tener monitores muy grandes en ordenadores de sobremesa o monitores muy pequeños en portátiles que apenas pesan. O incluso jugar desde dispositivos móviles…

Yo no recomiendo jugar muchas mesas en monitores de portátiles. Es muy incómodo. Los portátiles no me gustan nada para jugar al poker online, salvo que solo estés jugando en una mesa de cash o un torneí­to. Si vas a multitablear, es mucho mejor utilizar monitores exentos.

Sobre el tamaño, a mí­ me gustan los de 22 pulgadas. Dos monitores de 22 pulgadas dan mucho de sí­. No sé si el campo de visión humano (o de atención visual) da para tener más de dos monitores más grandes de de 22 pulgadas.

Las pantallas deben dejarnos ver las mesas que queramos, disponiéndolas en mosaico. No obstante, también puede ser muy útil y recomendable colocarlas en cascada, especialmente si utilizamos un HUD lleno de datos (yo tengo muchí­simos sobreimpresos cuando juego cash y popups enormes también :)).

Creo que tener cuatro monitores, dos montados sobre otros dos, no es bueno. Nos permite ver muchas más mesas, eso sí­, pero es una locura para nuestros ojos, lo que acelera el cansancio. Piensa que es muy importante que nuestros ojos queden a la altura del borde del o los monitores (o una pizca por debajo). Si usamos cuatro monitores, nuestra vista va a ir loca, de arriba a abajo. Bastante trabajo le damos ya de ir de izquierda a derecha; y eso sin contar lo que vamos a forzar el cuello.

Por cierto, si juegas con un portátil, pí­llate un trasto de esos que permiten subir el teclado y la pantalla. Si no, te saldrá chepa de mirar tanto para abajo…

Ah, y entre los ojos y la pantalla, los pros de la ergonomí­a recomiendan que haya una distancia de 40cm.

Tener dos monitores también puede ser útil para jugar en uno y tener abiertas tablas y otras «ayudas en el otro». Esto me da pie para hablar del siguiente í­tem de nuestro entorno de trabajo.

Los materiales de consulta.

Los jugadores de poker no somos generalmente máquinas memorizadoras. Ya juguemos cash, ya juguemos torneos, puede ser intersante tener cerca algunos materiales complementarios, que yo llamo «chuletas». Generalmente son tablas. Estas pueden ser muy sencillas (tablas de odds y porcentajes, o de selección de manos) o más complejas (movimientos de 4B o 5B en cash según stacks, o rerrobos, contra-rerrobos o calls a pushes con bubble factor en torneos, por citar solo algunas).

Hay mucha gente que los imprime, los plastifica y los coloca sobre la mesa. Esa opción no me convence demasiado. A mí­ me gusta imprimirlos en pequeño y pegarlos con fixo y de forma ordenada en los bordes de los monitores. Así­ los puedo localizar enseguida y no tengo que revolver papeles que me puedan, además, incomodar en el uso del ratón.

La duración de las sesiones.

Este tema también es muy delicado. Como nos gusta jugar sin parar, apenas nos fijamos en el tiempo que llevamos pegándonos en las mesas.

La duración de las sesiones tiene una incidencia terrible en el cash, especialmente si multitableas. Yo no recomiendo jugar cash más de 90-100 minutos seguidos. Cuando llego a esa frontera, mi atención y mi capacidad de concentración y análisis baja del 100% al 80%, como mí­nimo. Y estando al 80%, la probabilidad de cometer errores es muy grande, lo que me quita mucha o toda la ventaja que pueda tener. Y esa hora y media se me hace aún más dura si estoy jugando Rush o Zoom. Por eso, te recomiendo que cuando llegues a los 75-90 minutos, hagas un pequeño break de 10-15 minutos. Pero un descanso de verdad. Nada de abrir el navegador, de chatear, de hablar por Skype o de analizar mentalmente manos. Un break, break, que incluya una visita al servicio, otra a la nevera y otra al balcón o a una ventana. Y si puedes respirar aire fresco, mucho mejor. Ah, y nada de aprovechar ese tiempo para discutir con tu pareja o para calentarle la cabeza con el relato del «peor bad beat» de la historia. Por favor, un poquito de tacto con tu «amorcito», que ya te sufre bastante… Si para nosotros ya es un coñazo oí­r relatos de bad beats de otros jugadores, imagina para tu pareja…

Por otra parte, si estás jugando torneos, pues lo mismo. Aprovecha bien los descansos de las horas menos cinco. Las sesiones de MTT suelen ser muy, muy largas. Por eso, no puedes quedarte atornillado a la silla. Levántate, estira los músculos y oxigena la mente. Ya verás como te viene muy bien.

El estado emocional.

El poker es un juego de decisiones racionales. Aunque hay jugadores que dicen guiarse por las emociones cuando juegan, yo prefiero dejar el corazón al margen y calcular bien todos mis movimientos.

Si no estás bien emocionalmente, no juegues, o al menos no juegues fuerte. Juega para pasarlo bien, pero no para intentar ganar dinero. Si has pasado un mal dí­a o estás muy bajo de moral, no juegues, porque el batacazo es muy probable y acabarás sintiéndote aún peor. Te irás muy calentito/a a la cama.

Para jugar al poker hace falta mucha estabilidad mental. Si el corazón te va a mil cuando tienes que tomar una decisión, reflexiona. Salvo que sea una decisión que pueda cambiar tu vida, algo falla. Intenta mejorar tu formación, para que el 99% de tus decisiones no te generen dudas. Si estás convencido de que estás haciendo lo correcto, las emociones entorpecerán muchí­simo menos tu juego.

El software.

Juega en la sala en que te sientas más cómodo. Tienes una amplia oferta entre la que elegir en las recomendadas por Poker10. Encuentra la que más cómodo te haga sentir y dedí­cale tus horas a esa. Estar a gusto con el software es mucho más importante de lo que parece. Ah, y estar a gusto con el software no quiere decir que des credibilidad a las viejas «teorí­as de la conspiración», esas que dicen que el sistema de reparto está «rigged», trucado. Todas las salas de poker online pasan múltiples auditorí­as para confirmar que sus algoritmos de reparto de cartas son absolutamente aleatorios. Y en España, aún más. La DGOJ ha hecho colocar el distintivo de «Juego seguro» en todas las salas con licencia y ha prestado una especial atención por revisar todos los detalles técnicos del software de las salas. Si pese a todo esto, aún ves fantasmas, eso es porque te gusta, como a mi amigo Arturo Patiño, el programa Cuarto Milenio :).

Utiliza barajas de cuatro colores, las opciones por defecto de predeterminación de tamaños de apuestas por calles, las de recompra automática. En fin, todas las ayudas que te ofrecen los clientes de poker, para que ese tipo de acciones frecuentes no te quiten tiempo de atención y lectura.

Modifica a tu gusto el tamaño de las mesas y disponlas en tu(s) monitores.

Y coloca bien todos los datos de tu HUD, para optimizar el espacio de la mesa y tener los más importantes a la vista.

Bueno, me paro aquí­ porque ya me estoy pasando y la gente se me cansa cuando escribo artí­culos tan largos.

Que conste que yo no soy ningún especialista en ergonomí­a. No obstante, llevo jugando desde 2004 y solo he tratado de compartir con vosotros mis experiencias sobre este interesante tema.

Por supuesto, este artí­culo está completamente abierto. Si tienes más recomendaciones o ideas más avanzadas sobre ergonomí­a, nos enriquecerá a todos que también las compartas con todos nosotros a modo de comentarios.

De antemano, gracias por tus aportaciones.

Artículo anteriorPrepara las maletas para el Paf Poker Challengue 2013… en Finlandia
Artículo siguienteLos poker pros también sufren las inclemencias del paro