Inicio Actualidad de poker El Estrellas Barcelona devuelve a Lucien Cohen a lo más alto del...

El Estrellas Barcelona devuelve a Lucien Cohen a lo más alto del póker europeo

La mesa final fue una exhibición de todos los ingredientes que han llevado al veterano empresario francés a conseguir su segunda pica: suerte con las cartas, espectáculo, psicología y un puntito de hartazgo de los rivales.

299

Lucien Cohen avisaba antes de la mesa final del Pokerstars Estrellas Poker Tour Barcelona 2023:

«Llevaba tiempo que había perdido el gusto por el póker, pero la visita del EPT a París y el torneo de las FPS (una estructura similar al Estrellas), me han devuelto las sensaciones sobre mi juego. Voy a seguir siendo exuberante en la mesa, porque esa es mi técnica, desestabilizar a mis rivales. El resto son muy superiores a mí, técnicamente, per tengo mi manera de hacer las cosas, y me funciona«.

Todos los ojos estaban puestos en él, tanto por sus bailes y excentricidades, de las que ya desplegó un buen escaparate en jornadas previas, como por su condición de chipleader. El veterano campeón del EPT Deauville 2011 no decepcionó.

Pincha el enlace para acceder a la retransmisión íntegra de la mesa final, con comentarios de Willo, Álex Romero y Dauchvid. 

La partida se le puso cómoda muy pronto. El shortstack Avjhai Smadga (6º, 136.850 €) enseguida pusheó el primer as suited que le llegó y D’Alessio le pagó con un AQ que le tenía aplastado, sobre todo después de la Q del flop.

Sin la amenaza de un rerrobo, se abrieron los rangos y se empezaron a ver flops. En ese territorio, Cohen ha estado intratable toda la semana, sobre todo porque estaba ligando como un descosido. En una mano en que rivereó el color, todo su despliegue de burlas, saltitos y piques arrancaron el call de Ankit Ahuja (5º, 177.810 €), que se quedó con 10bb. Una órbita más tarde, Cohen le ganó el flip definitivo al indio para ponerse por encima de los 100M de puntos, casi la mitad de las fichas de la mesa.

D’Alessio y Karadimos eran los jugadores más activos tras Cohen, y el dueño de la empresa fumigadora más importante de París se hartó de sus 3bets. Eligió pagarle una a Karadimos con QJ, que llevaba AQ. Un regalo, que el griego no pudo aprovechar para tomar posiciones y pronto volvió a ser el shortstack.

La cuarta pata de al mesa era Danilo Velasevic (4º, 232.090 €), que no vio naipe en toda la partida. Se jugaba la cuarta plaza con el griego, y en un robo con A6s se fue a la calle ante los ochos del «Ratman».

Cohen volvió a riverear un cañón, una escalera, después de pagar una apuesta en el turn con una simple tripona, y con otra demostración de manipulación magistral consiguió que Petros Karadimos (3º, 294.620 €) se eliminara a sí mismo con segunda pareja.

Ferdinando D’Alessio, que tenía que remontar una desventaja de 4,5:1, metió todas las fichas al centro en la primera mano del HU, anticipando que se las iba a jugar frescas. Pagó un all-in de 25bb en el flop con segunda pareja. Sorprendentemente, Cohen no completó sus proyectos, y el heads-up se alargó media horita.

En una mano peligrosa para D’Alessio, que no sabía que iba dominado K4 contra K8, apareció otro rey en el flop. Cohen hizo la de siempre con sus top pairs, apostar casi el bote de inicio, y el belga contestó con un push. Cohen pagó, y su buena baraja se demostró de nuevo con un 8 en el turn para complicar muchísimo el split que le podía estropear la mano.

Es cierto que Cohen ligó muchísimas manos en este Estrellas, solo así se puede ganar un torneo de 7.400 personas, pero también es cierto que hizo un trabajo perfecto para lograr que le pagaran manos peores, y la FT fue un ejemplo perfecto de esto.