Inicio Actualidad de poker El brazalete le duró 20 minutos en el bolsillo al «idiota» de...

El brazalete le duró 20 minutos en el bolsillo al «idiota» de Alex Livingston

El jugador canadiense acudió a las redes sociales para solicitar ayuda para en la búsqueda de la pulsera perdida. Finalmente, la seguridad de las WSOP ayudó a que la anécdota tuviera final feliz.

145

El canadiense Alex Livingston, ganador del Evento #9: 1.500$ Seven Card Stud de las WSOP 2022, no tardó ni 20 minutos es despistarse y perder su brazalete.

Todo iba perfecto para él en la nueva casa de las Series. Después de quedar tercero en el Main Event de 2019, había decidido darle un poco más de cariño a los MTT, pues lo suyo era el cash. La pandemia retrasó sus planes, pero las WSOP 2022 iban a ser el primer festival en el que iba a jugar a diario.

El premio gordo le llegó bien prontito, en forma de brazalete, y todo eran parabienes y satisfacción personal hasta que se rebuscó en los bolsillos y se dio cuenta de que la joya que representaba su triunfo ya no estaba.

Livingston acudió a las redes sociales para solicitar ayuda. Ofreció una recompensa por la devolución del brazalete, e intentó establecer un punto de entrega que no le apartar demasiado tiempo de las mesas. Lo de jugarse todo el lobby iba muy en serio.

El anuncio se prestaba a la compasión, pero también al cachondeo. Las muestras de afecto y solidaridad que afloraron en respuesta a su tuit iban acompañadas también de algunas bromas, mejor o peor intencionadas.

«¿Has mirado en las tiendas de empeños?», se puede tomar como una sugerencia, pero… Más colaborador se mostró Justin Pechie, que nos descubrió un dato que no es tan conocido para el gran público.

Según cuenta él, también ganador en las WSOP, en el momento de recoger su trofeo no se dio cuenta de manera inmediata de que a su brazalete le faltaba una piedra. Cuando se lo hizo saber a la organización, se mostraron muy dispuestos para reemplazárselo. Por lo que le dijeron entonces, tampoco suelen poner traba ninguna a sustituir un brazalete perdido por uno nuevo.

De todos modos, a Livingston no le hizo falta ni pagar la recompensa ni pedir la sustitución de la pulsera. La seguridad del casino encontró el brazalete y se lo devolvió cinco horas más tarde.

Livingston aceptó con deportividad las bromas que le hicieron por su despiste y admitió: «Soy un idiota». Tampoco seas tan estricto contigo mismo, Alex. ¿Quién no se ha dejado tirado un brazalete de las WSOP en la mesa de una cafetería alguna vez?

VIACardplayer
Artículo anteriorAlex Romero logra su segunda victoria de la semana en los torneos regulares de Winamax
Artículo siguienteEl Sunday Million cambia de formato después de 16 años