Inicio Actualidad de poker El anillo más barato del WSOP Circuit se entregó en Londres tras...

El anillo más barato del WSOP Circuit se entregó en Londres tras cuatro eliminaciones de póker real

Negreanu se frota las manos pensando en sacar otra cajita de las WSOP ganando flips en Bahamas.

411

El anuncio del nuevo festival de las WSOP en Bahamas, junto a las nuevas ediciones de las WSOP online y de las WSOPE, va a elevar el número de brazaletes en juego en 2023 muy por encima de los 150.

Es un estupendo negocio para los organizadores y una no menos interesante oferta para los jugadores, pero toca volver a lidiar con la nostalgia de tiempos pretéritos en que los icónicos premios de las WSOP eran muchísimo menos accesibles, lo que añadía mucho prestigio a la posesión de uno de ellos.

La discusión sobre el grado en el que se diluye la importancia de los brazaletes a la vez que aumentan las vías para su adquisición reflota a cada nueva idea surgida de las tormentas de ideas que se llevan a cabo en las oficinas de Caesars Entertainment.

Pero el prestigio de un título no es solo cuestión de volumen de la oferta, sino del valor intrínseco del torneo, de la dificultad que conlleva alzarse con el triunfo en él. Esa discusión es más universal, y aquí los argumentos a favor y en contra de la industria son mucho más contundentes y polarizadores.

Ejemplos extremos de la trivialización de la habilidad en el póker ha habido muchos, y han traído mucha cola. Los formatos hyper-turbo o con recompras infinitas han provocado encendidísimos debates acerca del tema. Por poner un ejemplo evidente, las 48 recompras de Daniel Negreanu en el Evento #34 Rebuys Championship 1.000 $ de 2006. Curiosamente, aquel torneo forma parte de la historia de las WSOP porque lo ganó Phil Hellmuth, para empatar a 10 pulseras con Johnny Chan y Doyle Brunson. Las palabras del campeón dieron pie a muchas interpretaciones: «Hubiera pagado un millón de dólares por poder vivir este momento».

El formato Flip & Go que las WSOP han adoptado de sus socios online de GGPoker es otro motivo claro de controversia. Todos los jugadores que se apuntan al torneo empiezan all-in en la primera mano, y aquel jugador al que el azar señala como ganador entra directamente en premios. Admite recompras, así que se puede intentar «comprar» la caja, como Negreanu intentó comprar aquel torneo de hace década y media.

Las WSOP han recibido c´riticas por su inclusión entre los eventos oficiales. Pues el festival del WSOP Circuit que se está jugando en Londres está avivando aún más el fuego de la controversia acerca de este tipo de formatos.

El programa del festival incluía también un torneo Flip&Go, de 200 libras de entrada. En la versión que se jugó en las WSOP de Las Vegas el field superó los 1.000 jugadores, y el campeón tuvo que derrotar a más de 100 rivales en la segunda fase del torneo, una verdadera estructura de No Limit Hold’em. Como recuenta PokerStrategy, en Londres tan solo se apuntaron 39 candidatos, por lo que la fase de premios, la única en la que la habilidad del jugador cuenta en el torneo, se disputó entre 5 jugadores.

En las WSOP Paradise solo habrá 15 brazaletes en juego, y a uno de ellos se le ha adjudicado el formato Flip & Go. Su entrada es de 800 $.

¿Cuánto mérito se le puede otorgar al anillo entregado en semejante torneo?¿Llegará el punto en que un brazalete de las WSOP pierda tanto prestigio como los anillos del WSOP Circuit? En un futuro cercano, es obvio que no, pero…