Inicio Actualidad de poker El efecto halo en el HUD

El efecto halo en el HUD

6

Desde la llegada del HUD (Heads Up Displays) al poker online, los grinders han obtenido muchos beneficios gracias a que poseen más información de sus rivales. De esta manera, pueden jugar un mayor número de mesas. Pero esto también implica sus riesgos. Al prestar menos atención al juego pueden tropezar con lo que en psicologí­a se denomina «efecto halo».

El efecto halo fue teorizado por primera vez en 1920 por Edward L. Thorndike y se refiere a un sesgo cognitivo por el cual la percepción de un rasgo particular es influenciada por la percepción de rasgos anteriores en una secuencia de interpretaciones.

Es decir, que los prejuicios nos hacen establecer relaciones que en realidad no son correctas. Es muy común en nuestra cultura pensar que alguien guapo y bien vestido es también cortés, inteligente y educado. Esto es una tremenda estupidez, pero la gente come con los ojos y suele relacionar el bien con la belleza.

Por otro lado, algo parecido ocurre con el aspecto de los jugadores y tiende a pensarse que serán más peligrosos los veinteañeros con sudadera, gafas de sol y auriculares que los cincuentones de traje y corbata. De nuevo, esto es un error.

Si jugamos online en NL50 y nos enfrentamos a un jugador regular con unas estadí­sticas 16/14 3bet 6 podrí­amos pensar que es tight agresivo con tendencia a jugar preflop y postflop sólo con una buena mano.

Si nos enfrentamos a un jugador con unas estadí­sticas 30/27 3bet 11 podrí­amos pensar que nos enfrentamos a un regular muy capacitado, un jugador loose agresivo eficiente y molesto, pero no tiene que ser así­ necesariamente.

De hecho, puede ocurrir que una imagen preflop agresiva y competente no se corresponda con el mismo nivel en el juego postflop. Si nos centramos en un aspecto parcial de su juego nos haremos una idea inadecuada y poco fiable.

Por tanto, para evitar un «efecto halo» de este tipo es recomendable mantener un equilibrio entre el número de mesas que se juega y el grado de atención. Hay que evitar en la medida de lo posible el juego mecánico, sobre todo cuando se juega en lí­mites en los que las cosas se vuelven más complicadas.

Artículo anteriorJason Koon toma el relevo en el Día 1B
Artículo siguienteDominik Panka: pasado, presente y futuro.