Inicio Articulos El análisis de Kaveson: Farol increíble de Marcello a Durrrr

El análisis de Kaveson: Farol increíble de Marcello a Durrrr

21

Antonio Carrasco ‘Kaveson’, uno de los profesores de la Escuela Paradise Poker, analiza la mano que jugaron Tom Dwan ‘durrrr’ y Marcello Marigliano ‘luckexpress’ en el Full Tilt Durr Million Dollar Challenge. Matématicas y lectura del juego para explicar este bote en un HU de alto nivel.

Aquí­ tienes el video de esta espectacular mano:

Full Tilt Durrr Million Dollar Challenge

Tom «durrrr» Dwan vs Marcello «luckexpress» Marigliano

Situación inicial.

  • Ciegas a $500/1000.
  • Posiciones del heads-up:
    • BU: Marcello «luckexpress» Marigliano. Cartas: . Stack: 208.000$
    • BB: Tom «durrrr» Dwan. Cartas: . Stack: 292.000$
  • Stack efectivo (el de Marcello): $208.000

Comentario de la mano.

Pre-flop.

La mano comienza con una pre-flop raise de Marcello a 2.500$. Durrrr debió ponerle en un rango de 2B aproximado de un 75% y con su KQo decidió meterle una 3B a 10.000$. Marcello optó por no hinchar más el bote y simplemente pagar los 7.500$ necesarios para ver el flop. ¿Fue una buena decisión? K9o no liga mucho en el flop. Consigue proyectos de 4 outs o menos en un 56% de los casos y apenas liga una jugada fuerte o potencialmente ganadora en un 22% de las manos. Con estas cifras, el call de Marcello a la 3B no podí­a basarse solo en su probabilidad legí­tima de victoria (lo que Ed Miller llama «showdown equity»); el italiano habí­a de añadir otra equity, la del robo o el bluff para conseguir rentabilizar su jugada.

Yo hubiese jugado la mano de otra forma. Teniendo en cuenta que el rango de 3B de Durrrr debí­a estar en torno a un bastante agresivo 60% y que K9o contra dicho subconjunto tiene una probabilidad media de victoria final del 52,45%, hubiese metido una 4B a unos 34.000$. Este nuevo contraataque, que quizá consideréis algo exagerado (multiplica por 3,4 el 3B de Durrrr), me hubiese servido para varios fines:

  • En primer lugar, me permitirí­a mejorar el conocimiento de las cartas de Durrrr, ya que una 5B por su parte me permitirí­a ponerle en un rango aproximado del 12,5% (claramente superior a mis cartas) y le obligarí­a en la mayorí­a de los casos a realizar una apuesta comprometida (lo que me convencerí­a aún más de mi inferioridad y me llevarí­a a tomar una decisión fácil de fold).
  • Y en segundo lugar, en el caso de que me diese call, la 4B me darí­a la posibilidad de buscar expectativa favorable en el flop metiendo una apuesta de continuación con una buena folding equity. Pensad que el bote tendrí­a 68.000$ y que podrí­a meter una continuation bet de unos 40.000$. Dicha apuesta serí­a muy complicada de leer, ya que mi inversión en la mano serí­a de 74.000$ (los 34.000 del pre-flop más los 40.000 del flop), lo que supondrí­a un 36% del stack efectivo inicial (que era de 208.000$). [Recordemos que los jugadores agresivos se suelen sentir comprometidos cuando realizan una inversión aproximada del 35% del stack efectivo]. En tal situación, Durrrr tendrí­a que esforzarse por adivinar si estamos comprometiéndonos o no con nuestra flop continuation bet y muy probablemente su decisión nos darí­a una lectura muy clara de su mano.

Imaginemos que Marcello hubiese subido a 34.000$, tal como proponemos. Para Durrrr, la 4B a 34.000$ no era nada cómoda. Debí­a poner a Marcello en un rango máximo de 4B del 30%, contra el que ya no era favorito, ya que KQo tiene una probabilidad media de victoria del 49,23% contra ese rango. Y dado el tamaño de la 4B, la posibilidad de meter una 5B sin comprometerse con el bote se complicaba considerablemente. Asumiendo que el rango de 6B de Marcello podí­a ser de aproximadamente un 5%, con KQo podí­a invertir sin comprometerse con el bote hasta un 32% del stack efectivo, es decir, 66.560$, y dicha subida de menos del doble de la 4B anterior probablemente tendrí­a una folding equity menor que una subida que multiplicase por 2,5 el último contraataque de Marcello.

Por otra parte, la opción de igualar la 4B del italiano no le generarí­a una situación sencilla en el flop, ya que la apuesta de continuación del rival serí­a, como hemos visto, difí­cil de leer y probablemente habrí­a de recurrir a una donk bet de dudosa eficacia para poder generar algo de folding equity a su favor.

Volviendo a la mano, ya comentamos que Marcello no realizó su 4B y simplemente pagó la 3B de Durrrr, concediéndole la iniciativa post-flop.

Por tanto, los rangos de lectura de los dos jugadores eran bastante amplios:

  • Tras la pre-flop raise de Marcello y su call a la 3B, Durrrr podí­a ponerle en un rango muy abierto de aproximadamente un 50%, bastante difí­cil de concretar.
  • Tras la 3B de Durrrr, el italiano podí­a ponerle en otro rango muy amplio de cartas, de aproximadamente un 60%, teniendo en cuenta el carácter agresivo de su rival.

Como vemos, eran rangos muy grandes que podrí­an hacer muy complicada la lectura del juego en el post-flop.

Flop.

Las cartas del flop fueron , un flop «ragged» o «de bajas», formado por cartas que podrí­an dar proyectos de escalera o incluso truchas o dobles parejas a ambos jugadores.

Durrrr metió una apuesta de continuación de 16.500$ (el 83% de un bote que tení­a 20.000$ al terminar el pre-flop); una continuation bet fuerte que pretendí­a presionar a Marcello para que tirase cartas no ligadas sin proyectos o incluso alguna jugada muy débil, y que también pretendí­a empezar una representación de una overpair (99+) o una top pair bien acompañada (A8 o K8), que podrí­a continuar con una nueva second barrel «en cuarta».

La acción estaba bien medida, ya que en el caso de que Marcello pagase, el bote al final del flop tendrí­a 53.000$, habrí­a invertido 26.500$ y podrí­a meter en el turn hasta 46.300$ sin comprometerse, ya que el umbral de compromiso del 35%, estándar para jugadores agresivos, estaba en (0,35*208.000=) 72.800$. Por tanto, la apuesta de Durrrr en el turn serí­a lo suficientemente sólida como para derribar o tener una lectura muy clara de la fuerza de las cartas de su rival.

Además, para obtener expectativa cero, estimando que Marcello pudiese subirle, por ejemplo, una vez de cada tres o de cada cuatro, su continuation bet necesitaba que el italiano se tirase un 30% o un 25% de los casos.

Marcello decidió pagar sin nada la apuesta de Durrrr, con la idea de representar en el turn (si la carta que salí­a le ayudaba un poco) una jugada de gran fuerza, que pudiese incluso tirar una top pair o una overpair de su oponente.

Tras el call del italiano, el bote quedó con 53.000$.

Turn.

La carta del turn fue muy buena para los intereses de Marcello: el . Por una parte, podí­a dar escalera con 75so, un par de cartas que entraba con todo el sentido en el rango de 3B call del italiano y, por otra, podí­a justificar, así­ mismo, el call especulativo por implí­citas a la flop continuation bet de Durrrr. Además, tampoco entorpecí­a la posible representación de una trucha por Marcello.

Durrrr decidió meter su second barrel, tal como habí­a previsto en la calle anterior. Realizó una turn continuation bet de 36.500$ (un 69% del bote de 53.000$). Siguió representando su overpair o su top pair bien acompañada con esta apuesta no comprometida.

Asumiendo que la probabilidad de raise de Marcello fuese del 33% o el 25%, Durrrr necesitaba una estimación de fold del italiano del 32% o el 30% para tener expectativa cero con su second barrel.

La apuesta de Durrrr sumó una inversión de (10.000+16,500+36.500=) 63.000$, dejando un stack efectivo restante de (208.000-63.000=) 145.000$.

Marcello decidió volver a pagar sin nada, con la idea de farolear a Durrrr en el river. Seguramente pensó que su oponente se pasarí­a en la última calle y que podrí­a ganar el bote de completo farol con una river bet.

El call de Marcello podí­a representar varias cartas:

  • En primer lugar, podí­a representar un proyecto de escalera a dos puntas, con 97so, un par de cartas que entraba perfectamente en su rango de 3B call pre-flop. Pagando la apuesta de 36.500$ debí­a sacarle en el river a Durrrr si salí­a un 5 o un 10 una cantidad superior a 83.891$ para conseguir rentabilizar su inversión. Teniendo en cuenta que el bote tendrí­a tras el call 126.000$ y que tendrí­a posición sobre Durrrr, podrí­a tener sentido asumir el riesgo.
  • También podrí­a representar una trucha o unas dobles, con 88, 66, 44, 33, 86so, 64so y en menor medida, con 63s, 84s u 83s, jugadas lentas para evitar el fold de Durrrr ante un posible raise comprometido en el turn.

Pero Marcello tení­a «basura»: K9o, y no podí­a contarse 6 outs si Durrrr tení­a AA, KK o una trucha en mano.

La pega del call del italiano era que una third barrel de Durrrr le comprometí­a tanto que difí­cilmente podrí­a tirarse ante un raise all-in y el jugador americano ya habí­a demostrado en infinidad de ocasiones que era muy capaz de realizar dicha river continuation bet, incluso de farol. (Que se lo pregunten, por ejemplo, a Phil Ivey). No obstante esta posibilidad, vemos que Marcello decidió asumir tal riesgo y pagó los 36.500$.

River.

La carta del river no fue nada favorable a Marcello: el . Al contrario, dio pie al peor escenario que podí­a esperar, ya que animó a Durrrr a meter de completo farol su third barrel, pensando que Marcello podrí­a tener un proyecto de escalera abierta a dos puntas o quizá que podrí­a tirar a alguna pareja o a alguna doble pareja débil (al haber representado una overpair o A8so). Con tal pensamiento, Durrrr metió su river continuation bet de 97.000$ (representando una apuesta por valor del 77% de un bote de 126.000$). Para tener expectativa cero necesitaba provocar el fold de Marcello en un 43% de los casos y debió estimar que su acción podí­a tener, al menos, dicho porcentaje de éxito.

El italiano decidió seguir adelante con su planteamiento. Quizá ya tení­a la decisión tomada en el turn. Quizá pensó que aún podí­a tirar a Durrrr. Le metió all-in a 145.000$.

El americano apenas habí­a de añadir 48.000$ a un bote que iba a tener 416.000$, pero solo tení­a la pareja de ochos de la mesa con kicker K. Necesitaba estimar un porcentaje de victoria superior al 11,54% (48.000$/416.000$) para poder pagar. ¿Era posible que Marcello le intentase engañar, al menos, una vez de cada nueve ocasiones en que esta situación se diese? Durrrr no lo creyó posible y tiró las cartas sin pensárselo ni un segundo. El italiano terminó la mano enseñándole el tremendo bluff que acababa de colarle, con media risita esbozándose entre los labios. Con cara de absoluta incredulidad, Durrrr exclamó: «I’m so confused!», e inmediatamente pidió comprar más fichas.

Si quieres saber cómo hemos realizado los distintos cálculos, te emplazamos a visitar www.escuelaparadisepoker.com

Te esperamos.

Artículo anteriorCall ‘galáctico’ de Faraz Jaka ‘The-Toilet’ en el NAPT.
Artículo siguienteDaniel Negreanu ‘KidPoker’ ¿Un fish ?