Inicio Actualidad de poker Destapada la mentira de un jugador que simuló un cáncer para que...

Destapada la mentira de un jugador que simuló un cáncer para que le bancaran el Main Event de las WSOP

Rob Mercer asegura que mintió por vergüenza, y que sí que está enfermo, pero de un cáncer de pecho, muy raro en varones.

437

El diario Las Vegas Review Journal ha publicado la confesión de Rob Mercer, un jugador de Vallejo, California, que ha reconocido que no sufría del cáncer de colon terminal que decía sufrir en la campaña que abrió en la página GoFundMe en la que recaudó fondos para participar en el Main Event de las WSOP 2023.

La historia de Mercer se hizo viral a principios de año cuando lanzó una petición de ayuda en redes sociales, aduciendo estar enfermo de cáncer. Mercer no aprovechó de inmediato el alcance de su mensaje, y rechazó algún que otro bancaje, pero en junio organizó una campaña de donaciones en una web para pagar la entrada en el Main Event de las WSOP y utilizó los contactos obtenidos meses antes para obtener publicidad para dicha campaña.

El productor de Hustler Casino Live Nick Vertucci fue uno de los donantes, y se ofreció a completar cualquier cifra que se recaudara hasta los 12.500 $ necesarios para que Mercer jugara en el Paris. No hizo falta, porque la campaña alcanzó su cifra inicial, la superó y fue complementada con numerosas aportaciones privadas por fuera de la Red, e incluso llevó aparejados otro tipo de privilegios, como el disfrute de una suite en el Bellagio libre de gastos para Mercer y para su padre durante toda la duración del torneo. En total, y debido a las dificultades para poner precio a algunas yudas y para recabar todas las cantidades donadas en privado, se estima que pudo disponer de entre 30.000 $ y 50.000 $ para el viaje.

Mercer acabó eliminado a las pocas horas, y empezó a levantar sospechas entre algunos de los mecenas que querían seguir de cerca la historia, pues en vez de retirarse a descansar se fue a jugar a los dados a un casino, supuestamente con parte del dinero de las donaciones. El jugador tampoco se mostró agradecido por el trato en el Bellagio y su padre acabó detenido en un altercado con la seguridad el hotel. Para colmo, Mercer había organizado una serie de reuniones con las personas que más habían aportado a su causa, y se mostró distante y a la defensiva la mayoría del tiempo, especialmente cuando se tocaba el tema de su salud.

En particular, Nick Vertucci acabó discutiendo con él en público, declarando en su canal de Youtube: «Muy adentro, me di cuenta de que el tipo me caía bastante mal«.

Uno de los donantes que ayudó a levantar la liebre, el creador de contenido Doug Parscal Jr., que fue quien puso en contacto a Mercer con Vertucci, empezó a recibir mensajes de otros participantes en la campaña que mostraban su preocupación por haber sido estafados, y empezó a hacer algo de investigación.

En los primeros momentos de la campaña benéfica, Mercer publicó una nota mediante la que le solicitaba a su doctor la confirmación del diagnóstico. Nadie llevó más allá la comprobación, que se dio por buena, pero en realidad la confirmación nunca llegó. Cuando se le solicitó de nuevo esa confirmación para desechar las sospechas, Mercer recurrió al mismo truco. Cuando vio que le intentaba engañar con un texto casi calcado palabra por palabra al que utilizó meses antes,… «Se me revolvió el estómago«, le reconoció Parscal al periodista de LVRJ.

Cuando Parscal le hizo ver que le había intentado engañar con dos notas muy similares, Mercer suspendió sus cuentas en redes sociales y desapareció del mapa.

En la confesión obtenida por el periódico, Mercer reconoció que después del Main Event «intenté seguir siendo coherente con mi historia. No quería queme desenmascararan por que iba a quedar muy mal. Mentí, lo reconozco, tenía que haber sido más transparente y aceptar lo que me está sucediendo. Estoy enfermo de verdad, tengo un cáncer de pecho sin diagnosticar. Es raro en varones,, me avergonzaba, y por eso cuando decidí pedir ayuda me dejé llevar por el momento y dije que tenía otra cosa.

Le mentí a mucha gente, e imagino que tengo que aceptar las consecuencias

Vertucci lamenta que este tipo de situaciones afectan para mal a la buena voluntad de la gente, que se acaba volviendo más escéptica y dubitativa frente a este tipo de situaciones. «Sigue siendo un ser humano y necesitamos ocuparnos de todas las personas que lo necesitan, sin que importe lo mala gente que puedan llegar a ser. Solo deseo que el chico no tenga ningún cáncer, y que se trate simplemente de una mala persona«.

La página a través de la que se canalizaron los fondos para la disputa del ME ha comenzado a devolver el dinero a los afectados por la estafa, a la vez que le solicita a Mercer que reponga el dinero que cobró. No piensa devolver el dinero, pues dice que el recibió los fondos para paliar su enfermedad y, en realidad, está enfermo. Dice que ya no es capaz de jugar, y pasa 16 horas diarias tendido en la cama, «pero tengo la intención de devolver lo que pueda a los donantes privados cuando pueda juntar el dinero«.