Inicio Actualidad de poker La democratización del poker en vivo: Aussie Millions, WPT y APT

La democratización del poker en vivo: Aussie Millions, WPT y APT

132

El circuito internacional está viviendo el lento declive de los Super High Rollers, los torneos de entradas superiores a 50.000$ que empezaron a proliferar en festivales alrededor de todo el mundo tras el éxito de los Challenges de los Aussie Millions a principios de la década.

Especialmente, los SHR de enero han sido fuente de historias legendarias en el poker en vivo. Los torneos de Bahamas y Melbourne han cimentado la fama de Phil Ivey, triple ganador del 250.000$ de los Aussie; han formado parte de rachas gloriosas como las de Fedor Holz o Erik Seidel y han ayudado a dar forma a la clasificación del Player of the Year y de la lista de ganancias anuales de cada temporada durante más de un lustro.

Estos torneos han ido perdiendo protagonismo debido a huida de los jugadores recreacionales y a la retirada de algunos de sus mejores jugadores, como el propio Holz. Adelantos como el reloj de torneos o los Big Antes han ayudado a prolongar la vida de los Super High Rollers, pero es imposible sustituir la inyección económica de las desaparecidas ballenas asiáticas y de los empresarios con innovaciones técnicas.

Los dos Super High Rollers de la PCA Bahamas sufrieron caí­das en la participación respecto a 2017, que ya fue un año gris respecto a otros. El torneo de 100.000$ perdió una o dos mesas solamente, pero en el de 50.000$ el retroceso superó el 30% de las inscripciones.

Mucho más triste ha sido la situación vivida en Melbourne, donde el 50.000$ Challenge se convirtió en un sit and go de cuatro personas y acabó con los jugadores intercambiando reproches en Twitter a costa de la selección de mesa del Team Germany.

Se podrí­a pensar que esto habla muy mal de de la salud del poker en vivo, pero la realidad es justo la contraria. Son los Super High Rollers los que pierden fuelle. A un nivel más razonable de entradas, la tendencia es la contraria. Quitando el bajón que ha dado el evento principal de la PCA, que se puede explicar por algunas decisiones de la organización que afectaron a los regulares del circuito como la retirada de los mostradores de acceso ala cuenta online para inscribirse en Pokerstars LIVE, los grandes torneos del poker están alcanzando éxitos admirables a lo largo de todo el mundo.

Esta semana han coincidido tres torneos muy representativos para ilustrar este comentario: los eventos principales de los Aussie Millions, del WPT Borgata Winter Poker Open y el debut del Asian Poker Tour 2018 en Vietnam.

Aussie Millions, Crown Casino (Melbourne)

Los Aussie Millions han obtenido el mayor número de registros en sus 21 años de historia. Ya confirmado, sin siquiera haber cerrado el registro aún.

Se está disputando el dí­a 1c en el momento de redactar estas lí­neas, y existe la posibilidad de seguir comprando entradas durante los primeros momentos del dí­a 2. Cumplida la cuarta hora de juego, la organización confirmo que habí­a entregado el ticket número 374 de la jornada, cifra que sumada al total del papel vendido en los dos dí­as anteriores llegaba a 782, uno más que el field total de 2008, el que hasta hoy era el mayor reunido en el festival.

Ese año, Alexander Kostrytsin cobró 1.439.000 AUS$. Ese récord es posible que esté fuera del alcance de esta edición, pues el cambio del dólar australiano está por los suelos, Pero sigue siendo uno de los grnades premios de la temporada para quien se lo termine llevando.

WPT Winter Poker Open, Casino Borgata (Las Vegas)

El evento principal de World Poker Tour en el Borgata tampoco ha llegado a cerrar su registro. Se han recogido las bolsas del dí­a 1b, pero la caja va a seguir funcionando durante los dos primeros niveles de esta próxima madrugada.

El registro actual suma 1.023 inscripciones de 3.500$. El garantizado de 3.000.000$ ha quedado en el retrovisor hace ya un rato y si se sigue el ritmo del año pasado quedarán aún unas 200 recompras por contabilizar. Será difí­cil alcanzar las 1.312 entradas venidas en 2017, pero, con suerte, se van a poder superar las 1.171 de 2016: Puede llegar a ser la segunda mejor marca histórica del torneo.

El año pasado, Chris Leong se llevó 816.246$ por su victoria.

APT Vietnam, Pro Poker Club (Ho Chi Mihn City)

En términos de coste de la entrada, no tiene comparación a los otros dos torneos de los que venimos hablando.

Sin embargo, ha sido la inspiración del titular que habla de la democratización del poker en vivo a nivel mundial.

El Asian Poker Tour debutó en plena fiebre expansionista de nuestro juego por todo el planeta. Durante el siguiente lustro tuvo un éxito relativo ante la competencia de otros circuitos como el APPT, y alcanzó su cima en 2014 ofreciendo torneos en Londres,o Praga durante el festival conjunto del EPT y del WPT.

La crisis del poker relegó el APT al mercado filipino, con alguna pequeña aventura internacional en paí­ses como Camboya. La organización consiguió reflotarlo y ahora vuelve a organizar festivales en Corea y Macau.

Acaba de dar inicio a su nueva temporada con un festival celebrado en Vietnam. El evento principal, ganado por el holandés Adrian Esslen, ha conseguido involucrar a 664 jugadores, que es el mayor número obtenido en toda la historia del circuito.

La salud de los SHR no es buena. Quizá el nivel del poker haya avanzado demasiado para que un ricachón sueñe con derrotar a los mejores jugadores del mundo en torneos hechos a su medida. El entramado de relaciones, bancajes y trueques de porcentaje enmaraña demasiado madeja de las relaciones entre los jugadores, y el edge percibido en las mesa no es ya suficiente como para empezar un Super High Roller con más de un par de mesas abiertas. Muchos de ellos se preocupan más de microgestionar su portafolio de criptomenedas que de ajustar sus tamaños de apuesta.

Sin embargo, el circuito sigue creciendo. Los circuitos locales proliferan y consiguen números reseñables. Los fields y los premios aumentan. Empresas como partypoker u 888poker ven nicho de mercado y apuestan cada vez más fuerte por un calendario propio amplio y arriesgado.

Las high stakes carecen de un futuro definido y vivir una vida baller a costa del poker puede estar quedando fuera del alcance de las masas, pero la ilusión por disponer de una silla y una ficha para cumplir un one time es más fuerte que nunca. Cada vez hay menos jugadore con el nivel de entrega, pasión y capacidad que tienen Sergio Aido, Adrián Mateos, Bryn Kenney, David Peters o Justin Bonomo, pero ¿anillos, trofeos y brazaletes? ¡De esos hay para todos!

Artículo anteriorLas high stakes de enero dejan la cuenta de Isildur1 totalmente pelada
Artículo siguienteQuinto torneo de la Liga Poker Fighters de enero