Inicio Actualidad de poker Daniel Negreanu indulta a Carlos Mortensen de la polémica sobre el Hall...

Daniel Negreanu indulta a Carlos Mortensen de la polémica sobre el Hall of Fame

111

En un entorno como es el del poker, especialmente entre los mejores jugadores del mundo, los egos llegan a adquirir tamaños asombrosos. La publicación de una lista de nominados para el selectí­simo club del Hall of Fame es una prueba muy dura para esos egos, y así­ lo demuestra la polémica que se ha generado este año a su alrededor.

Desde que el público tiene voz y voto para elegir a los candidatos, la confrontación ha estado servida. Empezando por la inclusión de Tom Dwan en 2009 a fuerza de votos de jóvenes fans del jugador -que obligó a establecer la regla de los 40 años de edad mí­nima para ser elegible-, la influencia popular ha encontrado diversos resquicios en el hasta entonces acorazado panteón del poker.

Ahora que puede votar todo el planeta, también se hace evidente que la organización ha venido obviando a los jugadores y contribuyentes que han desarrollado su labor profesional lejos de Estados Unidos. Además, la polí­tica se inmiscuye en el merecido homenaje que se deberí­a hacer de gente como Isai Scheinberg y, en general, los precursores del poker online que tantos problemas encontraron en el mercado estadounidense.

A la vieja guardia de Las Vegas no les hace gracia que se expongan así­ las vergí¼enzas de una institución que pretenden que sea venerable, pero cada año más y más europeos quedan en la cola de candidatos y más complicado se hace que la gente de los cí­rculos de Las Vegas accedan a la lista. Y cada vez se aviva más la polémica.

Este años, los palos a la lista han llovido desde muchos sitios. El más vocal ha sido Mike Matusow, que se siente menospreciado y exhibe su impresionante currí­culum en la Red como prueba de la presunta injusticia que se viene cometiendo con él.

Además de su propia candidatura, Matusow echa de menos a otros jugadores, predominantemente gente que juega torneos y cash en las Vegas desde hace varias décadas pero que llevan tiempo sin sonar en los oí­dos del gran público. Erik Seidel, Phil Hellmuth y otros pesos pesados también han entrado al trapo de la lista, pero nadie como Daniel Negreanu, que se ha explayado al respecto en su página web.

Para defender sus argumentos sobre lo mal confeccionada que está la lista, Daniel empieza por recordar los criterios de selección para el Hall of Fame.

  • El candidato debe tener 40 años
  • Debe haber jugado contra rivales de reconocido prestigio
  • Debe haber jugado high stakes
  • Tiene que soportar el test del paso del tiempo
  • Tiene que haber jugado bien consistentemente, ganándose el respeto de los rivales

En el caso de estar nominado como contribuidor al crecimiento y éxito del poker, los resultados de su labor deben ser innegablemente positivos y duraderos.

Su revisión de la lista, bajo estas premisas, quedarí­a así­.

  1. Chris Bjorin 5/5
  2. Humberto Brenes 4/5
  3. Todd Brunson 5/5
  4. Eli Elezra 3/5
  5. Bruno Fitoussi 3/5 (1/1 como contribuidor)
  6. Chris Moneymaker 2/5
  7. Carlos Mortensen 5/5
  8. Max Pescatori 3/5
  9. Matt Savage 1/1
  10. David ‘Devilfish’ Ulliott. 5/5

Daniel solo aprueba a cuatro candidatos, a los que añade a Bruno Fitoussi solo en consideración de contribuyente al crecimiento de la industria. Teniendo en cuenta que el requisito de la edad hay que cumplirlo antes de ser propuesto para la lista, y que se da por hecho que todos han jugado contra oponentes de reconocido prestigio, el que se lleva el palo más gordo es Chris Moneymaker, que según Daniel no cumple ninguna otra norma.

Esto no es un concurso de popularidad ni un lugar en el que meter a la gente que cae bien. Un jugador debe ser juzgado bajo el criterio designado para la nominación de jugadores… Esto significa que todas las grandes cosas que ha hecho como embajador del poker no tienen relevancia. Tiene que ser juzgado con el criterio reservado a los jugadores.

Aquí­ creo que Negreanu está siendo tremendamente injusto. No incluir el papel de embajador del poker como uno de los roles que ayudaron a la industria del poker a crecer y expandirse es minimizar enormemente el valor simbólico de la figura de Chris, al que se le puede adjudicar casi de manera individual la responsabilidad del boom del poker online.

Max Pescatori ha sido el que se ha agarrado el cabreo más importante por culpa de estas calificaciones. Empezó intentando que Negreanu le contestara de buen rollo sobre cuáles eran las categorí­as en las Negreanu pensaba que el italiano no daba la talla. Negreanu se emperró en que se lo guardaba para él y la tensión subió muchos enteros, hasta estallar en un tuit en el que Max llamó cobarde e irrespetuoso a Daniel.

Como alternativa a los posibles descartes que él harí­a de la lista, Negreanu sugirió otros nombres. Sorpresa, la mayorí­a son regulares de la Bobby’s Room (David Chiu, John Hennigan, David Oppenheim o Ray Dehkharghani) o directivos relacionados con PokerStars (John Duthie e Isai Scheinberg). Todos nombres muy prominentes en la historia del poker, pero que demuestran que cada uno tira por lo suyo y que este tipo de decisiones son muy subjetivas.

Lo que nadie le puede quitar a Negreanu es la posibilidad de ejercer su voto como miembro electo del Hall of Fame, al que entró en cuanto cumplió los 40. Tiene pinta que buena parte de sus votos se los va a llevar Carlos.

Aún no he decidido cómo voy a dividir mis votos, pero si te puedo decir que si no le doy a alguien un 5/5 o un 1/1 bajo los criterios de selección, no votaré por él.

De una cosa estoy seguro, y es que Carlos va a tener mis votos. La duda es si le voy a dar los 10 a él o los voy a repartir. No estoy seguro aún, pero «el Matador» se merece el honor.

Cada vez parece más cercana la posibilidad de que un español sea presentado como nuevo miembro del Hall of Fame en las horas previas a la mesa final de Fernando Pons en el Main Event. Negreanu le apoya, y otro miembro del Hall of Fame como Phil Hellmuth también.

No echemos aún las campanas al vuelo, pero parece que lo tenemos bien encarrilado. Crucemos los dedos.

Artículo anterior‘ManZep’ gana y aprieta la general
Artículo siguienteLos perfiles: Michael Ruane 6º (31.600.000)