Inicio World Series of Poker (WSOP) Daniel Colman reniega del poker

Daniel Colman reniega del poker

39

Daniel Colman ganó ayer el Big One for One Drop. Y además de una gran dosis de prestigio, se llevó unos 15 millones de dólares de premio.

No obstante, su comportamiento no fue el «normal» en este tipo de situaciones. Pese a que tení­a a gente apoyándole desde el rail, Colman no quiso celebrar el triunfo. Al contrario, desapareció rápidamente de la Amaron Room, declinando hacer declaraciones ante los medios especializados. Ni siquiera quiso hacerse la foto oficial, con el brazalete, las cartas de la victoria y la montaña de billetes del premio.

Reclamado por la organización, volvió a la sala y se hizo un par de fotos ante los billetes, pero con gesto entre serio y chulesco. Y acto seguido, se fue sin abrir la boca.

La actuación de Colman suscitó múltiples crí­ticas entre periodistas, jugadores y aficionados.

El Big One es un gran escaparate mundial para el poker. Es un torneo especial, con un antes y un después. Gracias a él, Colman ha pasado de ser un conocido jugador de SNG hyperturbo online («mrgr33n13» en PokerStars.com) al 6.º clasificado en el All Time Money List Rank, con premios acumulados por valor de 18.200.842$, por delante del mismí­simo Phil Hellmuth. Y ha servido para encumbrar aún más a Daniel Negreanu, que se ha convertido en el jugador que más premios ha conseguido en torneos en vivo.

Negreanu sí­ se mostró muy atento con sus «compromisos» con la prensa. De hecho, explicó que Colman no habí­a querido hacer declaraciones por motivos morales, que no quiere promover el poker porque la mayorí­a de la gente pierde dinero practicándolo.

Las reacciones no se hicieron esperar.

Phil Hellmuth criticó abiertamente a Colman, señalando la importancia de buscar el bien del poker. Otros comentaron que era teniendo en cuenta su foma de pensar, es incongruente que se hubiese jugado 1 millón de dólares, y que lo lógico serí­a que donase el premo a One Drop…

En su defensa salió Olivier Busquet, su coach, quien defendió el derecho de Colman a no realizar declaraciones y comentó que va a ir a África a realizar acciones humanitarias.

Ante la presión, Daniel Colman ha querido explicar su actitud y lo ha hecho a través de 2+2. En su declaración, el ganador del Big One ha comentado que el poker puede llevar a hábitos insanos y a patologí­as.

Personalmente, creo que su visión es demasiado negativa. Y como no quiero que mi opinión sobre él influya en mi resumen de sus declaraciones, os las traduzco literalmente:

«No le debo a nadie ninguna explicación, pero la voy a dar…

En primer lugar, no le debo nada de nada al poker. Aunque he tenido la suficiente fortuna como para poder beneficiarme económicamente de él, he jugado lo suficiente como para ver la cara amarga de este mundo. No es un juego en el que los pros están siempre felicies y viviendo una vida gratificante. Tener un trabajo en el que estás a expensas de la varianza puede ser muy estresante y te puede llevar a muchos hábitos insanos. Ni en un millón de años recomendarí­a a nadie que intentase convertirse en jugador profesional.

Tampoco es un juego en el que los amateurs estén felices de perder su dinero para entretenerse. Los perdedores pierden más dinero en este juego que el que ganan los ganadores. Y en gran medida pierden más dinero del que deben. Y esto, por supuesto, «está bien», porque si alguien es tan primo como para jugarse más dinero que el que puede perder, es su problema. Yo no estoy de acuerdo con esta forma de pensar. En un mundo perfecto, los mercados están formados por consumidores informados que realizan operaciones racionales. Y este, tristemente, no es el caso del poker, en el que los mercados se basan en publicidad que intenta mover a jugar a las personas, que trata de aprovechar la debilidad humana para que tomen decisiones irracionales. Me parece bien que alguien decida libremente jugar al poker, pero no estoy de acuerdo con las campañas de publicidad del juego, como tampoco lo estoy con las del tabaco o el alcohol.

Me preocupa que la gente quiera promover el bien del poker, cuando es un juego que tiene un efecto neto negativo sobre la gente que lo practica, tanto financiera como emocionalmente.

En relación con mi actitud de no promoverlo, creo que los logros individuales no deberí­an ser celebrados. Y si yo prefiero no celebrar mi éxito, menos quiero hacerlo con otros. Si te preguntas por qué nuestra sociedad está tan obsesionada por el éxito individual y por conseguir convertirse en un baller, yo creo que hay una razón muy clara. Si consigues que las personas se fijen en alguien con éxito e intenten ganar dinero sin mirar más allá de sí­ mismas, les estarás haciendo ignorar su responsabilidad social, lo que es muy bueno para los sistemas dominantes. Además, lograrás distraerles de las cosas que realmente importan.

Este es mi punto de vista. Y sí­, ya sé que va a generar polémica. Yo me aprovecho de este juego que busca el beneficio de la debilidad de las personas. Y me gusta. Y aunque me apasiona su vertiente estratégica, creo que tiene un lado muy oscuro.

Leeré con agrado todas las opiniones que puedan convencerme para variar mi opinión«.

Desde luego, Colman no va a dejar a nadie indiferente.

Algunos dirán que cuenta grandes verdades; otros que es un hipócrita.

¿Qué pensáis vosotros?

Artículo anteriorComienza la Liga All Stars10 de julio
Artículo siguienteEsta tarde comienzan las eFortuny Poker Series de julio