Inicio Jugadores de poker La Dama y el Vagabundo

La Dama y el Vagabundo

86

Qué importante es una buena compañí­a. Desde que Daniel Negreanu se divorció, le hemos visto saltar de flor en flor, algunas tan bellas como Krisztina Polgar, acudir a un plató de televisión a buscar pareja e incluso recibir tentadoras ofertas a través de Twitter por parte de cheerleaders.

Puede que sea coincidencia o no, pero hasta hace poco, la vida pokerí­stica de Negreanu era un desastre. Llevaba dos años en los que los resultados no le acompañaban, pero de repente, en 2013, su juego dio un giro radical y exitoso. ¿Por qué?

Puede que la respuesta la tenga Laura Hemmerling, su nuevo amor. Laura no tiene nada que ver con el poker, pero le da el apoyo y la estabilidad que necesita. Estuvo a su lado todo el tiempo y eso se notó en los resultados.

«Es raro que alguien me apoye durante los torneos. Tener amigos que viniesen a Francia durante las WSOPE® ha marcado la diferencia. Poder contar contar con ellos es un aspecto que ha cambiado en los últimos años. Fue decisivo».

Vaya si lo fue. Este año ha ganado dos brazaletes de las WSOP®, uno en Asia y otro en Europa, se ha proclamado Player of The Year (POY) de las WSOP® y apunta también al POY de las tres principales clasificaciones a nivel mundial.

«Me atemorizaba un viaje de 7 semanas, pero Laura ha contribuido a que sea una de las experiencias más bellas de mi vida«.

Se puede decir más alto, pero no más claro. No hay que subestimar la importancia del amor en el poker.

Artículo anteriorSe cierra el telón del show del All Stars10
Artículo siguienteJulian Sepúlveda ‘Jul2_’, el más fuerte