Inicio Actualidad de poker ¿Cómo influyen los pactos y bancajes en la mentalidad del jugador?

¿Cómo influyen los pactos y bancajes en la mentalidad del jugador?

13

A nadie se le escapa que a dí­a de hoy existe una tendencia entre los jugadores que los lleva en muchas ocasiones a pactar en los grandes torneos cuando quedan dos, tres o incluso más jugadores. Esto sucede tanto en el poker en vivo como en el poker online, siendo el ejemplo más cercano lo sucedido en la mesa final del último EPT celebrado en Viena, en el que los últimos tres jugadores en liza decidieron repartirse el dinero mediante los cálculos de ICM, dejando una pequeña cantidad para el ganador final.

A veces, este tipo de pactos provocan que se den situaciones tan especiales como que el ganador de un evento no sea el jugador que más cobre.

Otro de los temas ‘innovadores’ en el poker de hoy en dí­a son los bancajes. Su funcionamiento es sencillo y prácticamente intuitivo. Se trata de que un jugador vende una parte de su torneo a otra persona o grupo de personas, las cuales perderán su inversión en caso de que el jugador no consiga entrar en premios. En caso de que el jugador si alcance uno de los puestos ‘in the money’, los inversores se llevarán el porcentaje del premio equivalente a su compra. Es decir, si el jugador A me vende el 10% de un torneo de 5.000€, yo debo pagarle 500. Supongamos que ese jugador realiza un gran torneo y acaba cobrando 75.000€, ¿Cuánto me corresponde? Pues el 10%, es decir, 7.500€.

Por último, también existen los intercambios de porcentaje. Es decir, dos jugadores que van a disputar el mismo torneo decider intercambiar parte del mismo, de tal forma que diversifican sus opciones de cobro. Esto es algo muy común entre muchos jugadores profesionales, sobre todo cuando se trata de eventos High Roller.

Todas estás prácticas parecen beneficiosas para el jugador ya que todas ellas tienen como trasfondo proteger lo máximo posible su dinero de la varianza. Sin embargo, ¿Afecta el hecho de estar bancado o ser bancador a la hora de jugar contra tu ‘socio’?, ¿Se juega de distinta forma cuando ya solo se lucha por el tí­tulo, estando los premios mometarios ya repartidos?.

La lógica hace pensar que sí­ se producen cambios en el juego, aunque los jugadores no lo deseen o no sean conscientes de ellos. De hecho, el libro ‘La Influencia’, de Robert Cialdini, se hace eco de seis principios universales por los que las personas dicen ‘sí­’ a distintas propuestas o situaciones. Uno de esos principios es la llamada ‘Regla de Reciprocidad’, que explica como las personas tratan de devolver de algún modo lo que otra persona ha hecho por ellas.

En cuanto a relacionar aspectos psicológicos con poker, pocas voces hay más autorizadas que la Jared Tendler, autor del reputado libro ‘El Juego Mental del Poker’.

Según Jared, cuando se produce un pacto en un torneo, las conductas, acciones y juego de los jugadores cambian. La razón es que la motivación también cambia, y este cambio puede deberse a diversas circunstancias: puede tratarse de la Regla de la Reciprocidad, o quizás que la dinámica del juego haya cambiado, o alomejor todo se reduce a que los jugadores luchan solo por el dinero, sin tener en cuenta el tí­tulo, de tal forma que cuando éste ya está adjudicado sus intereses varí­an.

El escritor indica también cuales son algunas de las razones por las que los jugadores llegan a un acuerdo. Así­, mientras que unos intentarán devolver de alguna forma lo que los demás han hecho por ellos (es decir, proponer y aceptar dicho pacto), otros simplemente son seres temerosos y eso les lleva a aceptar un acuerdo. Se da la curiosidad de que este último grupo juega mejor tras el pacto, ya que el miedo ha desaparecido.

Aunque parece evidente que se producen cambios en el juego tras los pactos, la mayorí­a de los jugadores no lo reconocen. No se trata de que sean unos mentirosos o no quieran reconocer sus motivaciones, sino que simplemente los cambios suelen encontrarse en sus cerebros y pueden llegar a ser tan sutiles que ni ellos mismos se dan cuenta.

Algo parecido se produce cuando un jugador bancado (o ‘caballito’) coincide en la mesa con su bancador. Según Jared hay distintas conductas dependiendo de la persona, unos se inquietan y juegan con menor intensidad, menos concentrados y asumiendo menos riesgos, como si su mente se nublara. Otros, son conscientes de la situación y centran todas sus fuerzas en no defraudar a nadie. Por último, existe un tercer tipo de jugadores, posiblemente los que mejor comportamiento tienen, que centran todos sus esfuerzos en jugar lo mejor que pueden, sin olvidar que tienen a alguien cubriéndoles las espaldas.

Artículo anteriorClase de análisis de MTT y nuevo torneo de la Liga
Artículo siguienteNuevas fichas anti falsificadores