Inicio Actualidad de poker ¡Cómo hemos cambiado! Doyle Brunson y su análisis contra Stu Ungar

¡Cómo hemos cambiado! Doyle Brunson y su análisis contra Stu Ungar

Un ejemplo diáfano de cómo ha ido evolucionando el pensamiento sobre la estrategia del póker desde los tiempos de Doyle Brunson hasta los de Jamie Staples y compañía.

167

Doyle Brunson, objeto de extensos homenajes después de su fallecimiento en 2023, es venerado como una de las mayores figuras de nuestro deporte.

Su estilo definió el estilo de juego más efectivo durante toda una era del póker, y si nos fiamos de los testimonios de quienes jugaban al cash contra él hasta hace no mucho tiempo, nunca dejó de ser efectivo del todo.

No obstante, Brunson era producto de otra era, otra visión del juego que daba lugar a un acercamiento muy distinto a la estrategia del póker.

Jamie Staples, el pro de partypoker, estaba releyendo un libro escrito por el Padrino del póker, y se fijó en este párrafo en el que analizaba el heads-up que perdió en el Main Event de las WSOP contra Stu Ungar.

«La estrategia del póker ha dado un ligero cambio«, comenta Staples, aludiendo al análisis que hace Doyle de «una mano crucial, en la que cometí dos errores, una de las peores manos que he jugado«.

Doyle abrió A7 y el flop le dio dobles A72. Doyle apostó, cometiendo lo que él estimaba que fue su primer error.

«Muchas veces en esta situación, pondría una apuesta mucho más grande, para ganar el bote ya en ese momento, pero, en vez de eso, hice uan apuesta por debajo del valor del bote, intentando que Stuey entrara al trapo. Le di la oportunidad de completar su mano a un precio más barato«.

En el turn, con un 3 sobre la mesa, Stu salió apostando y Brunson fue all-in. Ungar llevaba la escalera con 45, lo que le dio la victoria en la mano y en el torneo.

«Me figuré que tenía la mano ganadora, así que cuando Stu apostó cometí mi segundo error, esta vez crítico, y fui all-in«.

Hoy en día, se prioriza hasta el extremo la posibilidad de extraer valor de las manos hechas, y en un flop sequísimo como A72, la apuesta que se considera ideal es una apuesta muy pequeña para no echar de la mano a posibles parejitas de mano o proyectos muy difíciles de completar que quieran donar alguna ciega para ver el turn. Todo lo contrario a lo que Brunson considera que debería haber hecho entonces.

Del mismo modo, ante el donk del turn, el movimiento más lógico parece limitarse a pagar para no descubrir la fuerza de nuestra mano ni espantar posibles faroles de dos calles que pretendan volver a apostar en el river, aunque no está claro por qué considera un error tan grave su all-in, si por tirar del bote toda mano que no le gane o por continuar en ella..

Esto ni resta ni añade mérito a los logros de Brunson, que supo aplicar los métodos necesarios para adaptarse al estilo de juego de aquella época, y lo consiguió con un éxito sobresaliente. Eso sí, nadie puede negar que la banda sonora de este post solo puede ser de Presuntos Implicados.

Artículo anteriorLas mejores manos de 2023, según los Global Poker Awards (1º parte)
Artículo siguienteBradBellicK, protagonista del día en Winamax gracias a su victoria en el HighRoller