Inicio World Series of Poker (WSOP) Cómo caer con arte en las WSOP®

Cómo caer con arte en las WSOP®

30

Ir a las WSOP® para jugar el Main Event es un gustazo, pero también un gran esfuerzo económico para la mayorí­a de los mortales.

Todos los que disputan este gran torneo suelen recordar prácticamente de por vida los momentos en que quedaron eliminados.

No obstante, hay casos y casos.

Hoy os presento dos manos curiosas, que propiciaron dos de las eliminaciones más extrañas del torneo en vivo más importante del mundo.

En ambas, los dealers fueron los grandes protagonistas, al rozar los lí­mites matemáticos de la probabilidad.

La primera fue jugada por Sam Farha y Oliver Hudson en las WSOP® 2005. Era la mano inaugural del torneo.

Farha descubrió hadt y realizó una subida preflop. Hudson 3beteó con stct y Farha pagó. El flop fue absolutamente diabólico: cadaht. Overfull para Farha y underfull para Hudson. Ambos decidieron pasar para ocultar su mano. El turn fue la cq. Hudson realizó una delayed cbet. Farha subió. Hudson resubió all-in y el call de Farha no se hizo esperar. Hudson mostró con seguridad sus cartas. Farha también. A Hudson le salió del alma un «Oh, my God». El dealer descubrió el intrascendente river: hj. Hudson fue despedido entre aplausos, pero con la vergí¼enza de ser el primer eliminado del Main Event.

La segunda mano ha sido calificada por muchos como el peor bad beat de la historia. Ya os la hemos comentado anteriormente, pero creo que vale la pena echarle un vistazo. Es una pasada.

Tuvo lugar en el Main Event de las WSOP® 2008. Enfrentó a Motoyuki Mabuchi y a Justin Phillips. La ESPN llegó a la mesa cuando ya estaban sobre ella las 5 cartas comunes: hac9dqdtda. Phillips apostó en el river. Mabuchi lanzó literalmente todas sus fichas al centro de la mesa, desparramándolas; y Phillips anunció el instacall. Phillips mostró sus cartas, dkdj, escalera real. Y entonces, Mabuchi lanzó con saña sus cohetes sobre la mesa, saca. Phillips no podí­a creérselo. Acababa de reventar un poker de ases con una escalera real. De inmediato se acercó a Mabuchi para darle la mano. Este se fue rápidamente de la mesa, en silencio, con una sonrisa de incredulidad esbozada en la boca y medio mareado. Phillips se quedó en la mesa, absolutamente eufórico. Incluso abrazó al dealer.

Artículo anterior7 jugadores en busca de un gran título
Artículo siguienteHoy se juega la 3.ª etapa de diciembre de la Liga Poker Fighters