Inicio Actualidad de poker Cole South irrumpe en el AMA de Eli Elezra para ventilar los...

Cole South irrumpe en el AMA de Eli Elezra para ventilar los trapos sucios de las high stakes

22

Los trapos sucios de las high stakes han vuelto a salir a la luz, esta vez en torno a la figura de Eli Elezra, el longevo regular de las partidas más caras del Strip de las Vegas y estrella de varias temporadas de High Stakes Poker.

Com motivo de la publicación de una autobiografí­a, Eli Elezra lleva un tiempo exponiéndose a un escrutinio mediático al que no nos tení­a acostumbrados. Está de promoción, con todas sus consecuencias.

Uno de los actos publicitarios a los que se ha prestado es la creación de un hilo abierto de preguntas y respuestas en los conocidos foros de TwoPlusTwo, la editora de libros de poker que se ha hecho cargo de la traducción al inglés del libro de Eli, escrito originalmente en hebreo.

El formato Ask Me Everything es un clásico de la Red. Una vez confirmado por parte del editor Mason Malmuth que el hilo era real y que en efecto era el propio Elezra el que contestarí­a a las consultas de la audiencia, los usuarios empezaron a dejar sus preguntas.

El desarrollo era el normal en estos casos. De hecho, Eli se conectó en varias ocasiones y, si bien intentó extenderse y rse refirió en ocasiones a que las respuestas estaban en su libro -al fin y al cabo, esto era una promoción-, dejó algunas respuestas bastante interesantes.

«Jugué con Stu Ungar cinco veces.Phil Ivey y él son los únicos jugadores que han conseguido intimidarme jugando al No Limit hold’em».

«Prefiero el Stud al Hold’em o al Omaha. Es un juego de la vieja escuela, que no ha tenido la misma exposición mediática que los otros».

«Aquellas partidas con Sammy Farha fueron buenos tiempos. Hace años que no nos vemos. De los jugadores que se hicieron famosos en aquellas partidas televisadas muchos siguen jugando. Algunos en niveles más bajos, pero bastantes aún en high stakes».

«Construí­ mi banca con unos negocios que tení­a en el Strip. Empecé a jugar 10$/20$ , pero subí­ de nivel mucho más rápido de lo que deberí­a».

«Mi casino preferido es el Bellagio, me encanta el servicio y la gente que encuentro allí­. Me queda muy cerca de casa, además. En Los Ángeles suelo jugar en el Gardens». Juego de 80$/160$ a 400$/800$».

Entre estas preguntas, se fueron colando algunas que hací­an referencia a las supuestas deudas de Eli. Ante la insistencia, y para acallar las acusaciones de que estaba evitando algunas cuestiones, el ex-militar israelí­ decidió contestar a una.

«Sobre lo de deber dinero: Yo siempre pago mis deudas».

Más tarde respondió a otra pregunta sobre el tema para decir una sola palabra sobre los rumores que corren sobre que le debe dinero a un montón de gente.

«Falso».

Mala idea.

Estas respuestas provocaron la aparición en el hilo de Cole South, uno de los creadores de CardRunners y antiguo jugador de high stakes en Full Tilt Poker.

«De verdad, no me gusta nada verme envuelto en semejantes dramas en público, pero no me puedo quedar al margen cuando veo algo como esto.

Eli me pidió prestados 100.000$ durante una partida de cash en la Bobby’s Room en 2010, después de todo un verano jugando juntos y llevándonos muy bien. Al final de la sesión, uno de los veteranos más experimentados de las Vegas me llevó aparte y me advirtió de que no habí­a sido buena idea, que no volviera a prestarle dinero.

No nos volvimos a crruzar ese verano. Al año siguiente, Eli me fue pasando pequeñas cantidades, fondos transferidos a través de Full Tilt, hasta rebajar la deuda a 40.000$. Dejó de hacer pagos en verano de 2011, pero todaví­a respondí­a a mis mensajes dándome varias razones por las que no podí­a pagar.

Desde entonces, ha dejado siquiera de responder. Le he mandado mensajes de vez en cuando, cuando veo que gana algún premio grande en un torneo, y los ha ignorado. Solo me respondió una vez, cuando nos encontramos en Las Vegas jugando el mismo torneo, y me pidió que no hiciera una escena. Aún guardo capturas de pantalla con mensajes y otras pruebas, pero me gustarí­a darle pla oportunidad de contestar antes de compartirlas».

Todo parecí­a indicar que Eli no volverí­a a aparecer por el hilo, pero sí­ lo hizo.

Pidió a Cole que le contactara de manera privada, aseguró que Cole tení­a una visión sobre la deuda muy distinta a la suya y quiso seguir promocionando su libro como si nada. Cole, molesto, replicó publicando el último mensaje que recibió de Elezra en 2012, en el que le aseguraba que los bancos se habí­an quedado con sus negocios y que si le veí­a seguir jugando es porque un «israelí­ rico ha decidido bancarme». «Espero estar de vuelta pronto, y entonces reanudaré mis pagos». Difí­cil entender que pueda haber otra visión distinta sobre lo sucedido, cuando la admisión de la deuda es meridiana.

A partir de ahí­, Malmuth tomó las riendas del hilo, que se tornó en un debate sobre la decisión de publicar el libro de un supuesto estafador y mentiroso, como algunos usuarios del hilo calificaron a su protagonista..

Ante el revuelo causado,Elezra decidió publicar un comunicado oficial en un hilo aparte. Su peculiar versión de las relaciones entre los jugadores de las high stakes no hablan muy bien de esa comunidad en concreto, o al menos de cómo la entiende o la quiere entender el israelí­.

«¿Por qué pedí­ dinero prestado? La crisis financiera afectó seriamente a mis negocios. Lo sensato hubiera sido bajar de niveles, pero yo querí­a seguir jugando en las high stakes, así­ que pedí­ dinero para poder seguir jugando las mismas partidas.

Cuando un jugador de poker decide dejarle dinero a otro jugador de poker, lo hace con un riesgo inhereente de que puede que no se lo devuelvan. Cuano pedí­ dinero prestado, nunca prometí­ que lo devolverí­a al dí­a siguiente. En los dí­as de Full Tilt, el dinero corrí­a cpomo el agua, y nunca fue problema devolver los préstamos a la gente.

A mí­ me deben casi 2.000.000$, pero nunca he hecho públicos los nombres. Los jugadres, incluyendo a muchos de las high stakes, se prestan dinero constantemente. Lo han hecho siempre y lo seguirán haciendo. Los acuerdos y los arreglos que hacen para la devolución siempre han sido privados y sigo creyendo que deberí­an permanecer siempre en privado. No es nada que le interese a nadie más«.

En el texto también reconoce que aún debe dinero a Shaun Deeb, otro de los episodios que se le echó en cara en el hilo original y que colea desde hace muchos años, pero que han establecido las normas para la devolución y mantienen una relación cercana y amistosa. Que es como se tienen que hacer las cosas, parece.

Este es el código interno de esta gente que pululaba por las high stakes de las Vegas a la sombra de Full Tilt Poker. Se le intenta afear el gesto a un jugador que airea una deuda de casi nueve años de antigí¼edad, y que lo hace siete años después de recibir la última respuesta sobre el tema.

No parece que esta versión chusca de la omertá sea razón suficiente para intentar darle la vuelta a la tortilla e intentar avergonzar a Cole por enfadarse al leer: «Yo siempre pago mis deudas». Difí­cil no darle la razón a Cole.

Artículo anteriorLa remada de la temporada en Live at the Bike: de 50$ a 10.000$
Artículo siguienteUna Vespa para el ganador del Sunday Surprise