Inicio Jugadores de poker Las claves que pudieron acabar con Moneymaker y el poker online

Las claves que pudieron acabar con Moneymaker y el poker online

74

Los literatos, especialmente los autores de ciencia ficción, saben que en la ucroní­a tienen una fuente inagotable de ideas. Imaginar cómo se desarrollarí­an los acontecimientos en el hipotético caso de que un momento histórico no hubiera existido o se hubiera resuelto de una manera completamente distinta ha sido y es un origen inmejorable para cualquier relato.

¬ŅQu√© hubiera sido de Espa√Īa si Franco no logra llegar de Canarias a Marruecos en el ¬ęDragon Rapide¬Ľ?¬ŅY si Bl√≠¬ľcher no llega a tiempo para reforzar el flanco de Wellington en Waterloo?¬ŅY si Patton no se frena en Alemania e invade Rusia, como pretend√≠¬≠a que hiciera el ejercito de Estados Unidos en 1945?

En el poker, la ucroní­a más inquietante es pensar qué hubiera sido del poker si Chris Moneymaker no llega a ganar el evento principal de las World Series of Poker de 2003.

Por si hay alg√ļn despistado que no conozca la historia real, la que ha quedado escrita en los libros, vamos a recordarla brevemente. En 2003, un desconocido jugador con un apellido que el que m√°s y el que menos lleg√≥ a sospechar que era un seud√≥nimo -el fabricante de dinero, en espa√Īol-, consigui√≥ ganar 2.500.000$ en las WSOP despu√©s de clasificarse online por 86$. Su ejemplo inspir√≥ a miles de jugadores a lo largo de los a√Īos, e hizo que el poker online creciera desmesuradamente durante la √©poca conocida como el ¬ęboom¬Ľ del poker. El famoso efecto Moneymaker.

Si sueltas las riendas de tu imaginaci√≥n y te permites fantasear sobre lo que hubiera ocurrido si los hados hubieran decidido cambiar de ganador, las ramificaciones pueden ser innumerables. A lo mejor, el poker nunca hubiera llegado a ser lo popular que es hoy. Probablemente, PokerStars no habr√≠¬≠a llegado a ser el mayor operador del sector. Yo no estar√≠¬≠a escribiendo estas palabras y t√ļestar√≠¬≠as leyendo un blog sobre videojuegos, o finanzas, qui√©n sabe.

Pues te voy a contar un par de cositas. Estuvo en un tris de ocurrir. Que Moneymaker no fuera campe√≥n. Y no hubo un momento clave en el que todo pudo dar un giro de 180¬ļ; hubo varios.

Voy a utilizar como fuente principal a Dan Goldman, que form√≥ parte del equipo de marketing de PokerStars entre 2002 y 2007. De hecho, lleg√≥ a dirigirlo. Goldman relat√≥ sus experiencias como directivo de PokerStars en su blog personal, especialmente acerca de aquella semana de 2003, lo que nos permite tener una visi√≥n √ļnica, √≠¬≠ntima y cercana de todo lo que rode√≥ a aquel torneo.

El satélite que casi no se juega

En 2003, PokerStars estaba muy lejos de ser la sala de poker online m√°s potente del planeta. Los sat√©lites online eran a√ļn una novedad. En 2.002, el primer a√Īo en que PokerStars envi√≥ clasificados online al Main Event, solo dos personas consiguieron su entrada a trav√©s de sus clasificatorios .

Pero algo estaba cambiando ya en 2003. La previsi√≥n para aquel a√Īo era mucho mayor, al menos al nivel de las cifras que mov√≠¬≠an entonces. Alrededor de 30 o 40 personas. Curiosamente, este m√≠¬≠nimo √©xito estuvo a punto de herir de muerte al poker online.
Tener que pagar las entradas a las WSOP de toda esa gente para poder garantizar los satélites, a 10.000$ por clasificado online, le suponí­a a PokerStars invertir una buena parte de su liquidez. En las altas esferas se produjo una disensión interna entre quienes propugnaban organizar los satélites y los que pensaban que era una temeridad.

Ya no es que Moneymaker pudiera o no ganar. Estaba en duda proveer la v√≠¬≠a de acceso que Chris utiliz√≥ para asegurar su presencia en el torneor. Hubo gente que puso su carrera profesional en juego para sacar adelante la agenda de sat√©lites de aquel a√Īo. Unos h√©roes.

El turn m√°s importante de la historia del poker

En aquellos tiempos, el Main Event duraba cinco dí­as. Se jugaba en dí­as laborables, de lunes a viernes, justo antes del puente del Memorial Day. Moneymaker llegó al miércoles sin demasiada suerte en el sorteo de mesas. Le habí­an asignado de principio a Howard Lederer, Paul Darden -uno de los pocos jugadores de poker de color con cierto renombre- y el vaquero Kenna James, todo un personaje dentro y fuera de las mesas.

Chris se defendi√≥ m√°s que aceptablemente. Incluso elimin√≥ a Johnny Chan, que le vio con su gorra y su chaqueta de clasificado online e intent√≥ cebarse con √©l. Pero a punto estuvo de atragant√°rsele Humberto Brenes, ¬ęThe Shark¬Ľ.

Se hace raro ver al tico sin una sonrisa en la boca y sin putas ganas de hacer bromitas a la c√°mara con su tibur√≥n de pl√°stico, pero las grandes sagas hist√≥ricas, adem√°s de sus h√©roes, tambi√©n tienen sus m√°rtires. Si la carta de ese turn llega a tener un tr√©bol menos…

El Moneymaker sueco

La gente de PokerStars seguí­a muy de cerca a los cada vez más escasos clasificados online que les quedaban en el torneo llegado el jueves. Habí­a un chico británico: por supuesto Moneymaker seguí­a por allí­; pero la mesa a la que se les escapaban los ojos era la de un rotundo hombretón sueco, Olof Thorson, que llevaba una docena de niveles como chipleader destacado del torneo .

Dan Goldman, que se hab√≠¬≠a agenciado un pase de prensa por su cuenta, sigui√≥ con tanta atenci√≥n la partida que se tir√≥ todo el d√≠¬≠a sin comer. A √ļltima hora de la tarde, el brit√°nico ya hab√≠¬≠a sido eliminado y quedaban dos mesas, 16 jugadores. Thorson segu√≠¬≠a de chipleader, con 1.300.000 puntos. La media era de 500.000 puntos y, en ciegas, el sueco ten√≠¬≠a 130.

Para la estructura de las WSOP, con sus niveles de dos horas, esa es la situaci√≥n m√°s estable que podr√≠¬≠a uno desear, as√≠¬≠ que Goldman se tom√≥ quince minutitos para ir a comer algo. Cuando volvi√≥ al Binion’s, un periodista le pregunt√≥, ¬ę¬Ņqu√© le ha pasado a tu chico?¬Ľ. -¬ŅHa cambiado algo? Sal√≠¬≠ un minuto a comer algo¬Ľ. -¬ęPues s√≠¬≠, est√° fuera¬Ľ.

La historia del Main Event está llena de idas de olla. No sé si recuerdas al alemán Morgenstern, que tení­a una porrada de puntos cuando solo quedaban tres mesas, en 2013, y se puso a 4betear y 5betear basura sin ton ni son. O cuando Scotty Nguyen se dejó llevar por el ego en 2007 y perdió una oportunidad de oro de repetir brazalete en el Main Event jugando rangos que harí­an temblar al mismí­simo Gus Hansen.

Pero como este tildazo no hay ni habr√° otro igual. Porque si Thorson no llega a cagarla as√≠¬≠, es probable que el mercado americano se hubiera quedado sin su h√©roe. ¬ŅEl ¬ęefecto Thorson¬Ľ? Nada que ver.

La timidez del abanderado del poker online

Bueno, la Historia sigui√≥ su curso y Moneymaker ya es campe√≥n. Ahora viene lo del crecimiento exponencial del n√ļmero de sat√©lites online y de las cifras de participaci√≥n en el Main Event, los premios de 10.000.000$ y todo eso, ¬Ņno?

Pues no, amigo. En los salones del Binion’s, apenas fueron unos centenares de personas los que vieron ganar a Moneymaker. La noticia iba a tener cierta repercusi√≥n en los medios, eso estaba asegurado. La ESPN le dedicaba unas horitas al Main Event todos los a√Īos -por eso podemos ver las grabaciones de aquel m√≠¬≠tico torneo-, y la prensa seguro que iba a encontrar alg√ļn hueco en p√°ginas interiores para hablar del tipo que gan√≥ 2.500.000$ jugando a las cartas, pero gran parte del peso de la promoci√≥n deb√≠¬≠a recaer sobre los hombros del propio Moneymaker.

Era Chris el que deb√≠¬≠a contar su historia; poner cara al sue√Īo americano. Aparecer ante el resto de jugadores online como el pelado que se merend√≥ a los popes del poker sin m√°s inversi√≥n que un billete con la cara de Benjamin Franklin.

Goldman habl√≥ un poco con Chris un par de horas despu√©s del torneo, pero no consigui√≥ que le cogiera el tel√©fono el s√°bado. Ya te coment√© que el Main Event acababa justo antes del puente del Memorial Day. El √ļltimo lunes de mayo es festivo en Estados Unidos, y el representante de PokerStars decidi√≥ ahorrarse los atascos y volver a casa el mismo domingo. Intent√≥ hablar con Moneymaker por la ma√Īana, y no obtuvo respuesta. Tampoco cuando lleg√≥ a su domicilio despu√©s del viaje.

De repente, por la tarde, le son√≥ el tel√©fono. Era Chris. -¬ęVeo que has estado intentando contactar conmigo. Estoy de vuelta en Nashville¬Ľ. -¬ęOk, imagino que todo estaba siendo una locura all√≠¬≠. Mejor estar en casa¬Ľ. -¬ęNo, no estoy en casa, estoy en el trabajo¬Ľ.

En domingo. Ví­spera de festivo. Con 2.500.000$ frescos en la cuenta.

-¬ęOh, impresionante. Mira, vas a recibir un mont√≥n de llamadas de la prensa. Tendr√≠¬≠amos que ver como ordenamos tu agenda y preparar un par de respuestas para las preguntas m√°s comunes que te van a hacer¬Ľ.

-¬ęEs que no estoy muy seguro de querer hacerlo. Creo que no quiero ser famoso¬Ľ .

Ese fue el √ļltimo nudo que hubo que desenredar para que el poker online fuera tal y como lo conocemos. El momento en que estuvo m√°s cerca de cambiar todo. Goldman le dijo a Moneymaker que PokerStars quer√≠¬≠a hacer de √©l su portavoz, el rostro de la sala, y que el Main Event era tan solo el inicio de su carrera en el poker. Quer√≠¬≠an que viajara con la pica roja en el pecho, que jugara torneos, y que contara a todo el mundo su fant√°stica experiencia, su cuento de hadas.

Chris pidi√≥ tiempo para decidirse, quer√≠¬≠a hablarlo con los suyos. Fueron cinco d√≠¬≠as en los que el destino del poker online pendi√≥ de un hilo. Finalmente accedi√≥, con dos condiciones: su familia deb√≠¬≠a quedar al margen de todo aquello y quer√≠¬≠a mantener su trabajo de contable para una peque√Īa cadena de restaurantes.

Tanto Chris como la gente de PokerStars creyeron que podr√≠¬≠an conseguir cierta repercusi√≥n, pero que Chris no tendr√≠¬≠a que sacrificar su intimidad. Pero se les fue completamente de las manos. La gente se volvi√≥ loca con √©l. ¬ęEl Fabricante de Dinero que fabrica dinero de verdad¬Ľ. Demasiado bueno para ser cierto. Como dice Goldman, era el hombre perfecto, en el momento perfecto y con el nombre perfecto.

Moneymaker nos trajo aquí­. Así­ de simple.

Artículo anteriorBusquet sigue invicto en los Heads-Up de la GPL
Artículo siguienteGerardo Seguí domina el Día 1B de las JPS de mayo