Inicio Articulos Regreso al Cirsa Poker Tour Isla Margarita. Día 2

Regreso al Cirsa Poker Tour Isla Margarita. Día 2

28

Amanezco a las 14:35 hora española. Son las 7 de la mañana aquí­. Noto que ya no me volveré a dormir y me levanto. Una vista al balcón, para cerciorame de que no estoy en la Rí­a de Betanzos…

No, no estoy… Medio dormido aún, deshago la maleta. Empieza la lista de olvidados: Las newfeel, calzado imprescindible donde los haya, en unas vacaciones. Una cámara de fotos pequeña. El tocho que traigo (el que tengo) no es demasiado portable. No he traí­do libros y tení­a preparados 3. Falta el fortasec y el voltaren. Estaba todo en una pila sobre la impresora. Todo lo que pongo sobre la multifunción para el dí­a siguiente queda allí­, al dí­a siguiente. Notita mental: Sobre la multi, mal sitio para dejar cosas preparadas para llevar. No soy muy bueno durante la hora siguiente a salir de la cama…

Una vez colocado todo en su sitio, bajo para darme un paseí­to por la playa. La del hotel no tendrá en mucho tiempo una bandera azul. Tomo rumbo al sur, sorteando pequeños diques. Primer conato de problema, salvado vete túa saber por qué. Resulta que voy escuchando música, la mirada perdida en el vací­o y el pensamiento en mí­ nube. Cuando una canción es buena, saco la libretita y la anoto para apartarla al llegar a casa. Me cierran el paso dos soldados de la Guardia Nacional. Me saco los auriculares para escuchar cómo me repiten la pregunta: ¿Qué está apuntando?… Me giro y veo que estoy metido en un embarcadero donde hay amarradas cuatro patrulleras. Claro, pienso. Estos tipos ven a uno que parece hacerse el tonto, tomando fotos y apuntando cosas en una libreta. Eso, en un paí­s en pre-alerta de guerra, no es una actitud recomendable. Les explico, viéndome en un calabozo, que estoy de vacaciones, que escribo en una revista de música en España y que estoy escuchando música y que anoto lo que me parece bueno. ¿y la cámara?, me responde. Bueno…. Usted vió alguna vez un turista sin cámara… El argumento parece bueno y me dejan seguir con el paseí­llo… Uf…

De vuelta al hotel, desayuno completo. Tengo que aprender a hacer buñuelos de yuca. El plato fuerte, la lectura del VEA.

Internet sigue sin funcionar. Me voy al centro comercial, a ver si hay suerte. No hay donde pinchar un portátil, ni tampoco un cyber donde conectarse. De vuelta al hotel, paso por delante del cartel que anuncia el torneo.

En la habitación, me tumbo en la cama y me quedo frito. Un nuevo concepto: siesta matinal (de 11:30 a 14:00). Al despertarme, no hay corriente eléctrica. Me cuentan después que el hotel está sin suministro de 12 a 15:30. Ah… Debe ser para que salgas de la habitación y gastes el dinero que llevas, porque si no, no se entiende cortarle la luz a un hotel de categorí­a en plena temporada alta de turismo. Ya no emito más juicios de valor.

Al bajar, consigo conectar el portátil, por fin, vaciar algo la bandeja de entrada del mail y mandar la crónica del dí­a 1. El grupo está preparándose para una tarde de piscina.

Tomo una instantánea con el Mandí­bulas, el puto amo de la isla, con quien compartimos grandes ratos en el viaje de febrero y con quien, muy probablemente, compartiremos otros grandes momentos en éste.

De camino a la piscina aprovecho para tomar una de las que serán las mejores fotos del viaje. Como el culo de Playa Parguito de la última vez, para entendernos.

El ritual de yo te doy cremita, túme das cremita….

Un margarita en Margarita y una tumbona… ¿se puede pedir más? Se puede, pero queda feo…

Se puede… Un margarita en Margarita, tomado en la piscina… ¿Se puede pedir más? Lo dejaremos aquí­…

Un ratito de sol, agua dulce y aire del Caribe abre el apetito…

He venido a preparar bien el torneo de mañana. Así­ que relax completo. Hay que cargar fuerzas para mañana.

Santi Torres es la última portada de Planet Poker. Ya sabemos que los tiburones, en un ambiente propicio, se crecen. Santi es un buen ejemplo…

Ducha y al Casino. Roberto va a salir de este viaje como mí­ster bad beat. No contaré badbeats en detalle, a no ser que sea imprescindible. En la foto, dos minutos antes de recibir uno en un torneo menor, previo al main…

La poker room ya empieza a estar animada, preludio de los tres dí­as de poker grande que se avecinan…

En el torneo participan algunas mujeres. No muchas más que en un torneo de España, pero habí­a 4 de 45 jugadores en ese dí­a 2.

Cuando me voy a dormir y a pasar esta crónica, Marco seguí­a vivo y en la media. Mañana sabré como le fue. Me pesa el viaje y quiero estar bien descansado para mañana, así­ que me retiro a una hora prudente. Aquí­ son las doce de la noche…

Artículo anteriorRegreso al Cirsa Poker Tour Isla Margarita. Día 1
Artículo siguienteLas Full Tilt Poker Series de Madrid tendrán dos supersatélites en vivo