Inicio Actualidad de poker Chiriac y Navarro vieron el derrumbe de Teun Mulder en el EPT...

Chiriac y Navarro vieron el derrumbe de Teun Mulder en el EPT Praga desde el raíl

Además de asistir a los últimos niveles de los jugadores españoles en el evento principal del EPT Praga, los televidentes también fueron testigos del mayor derrumbe de la historia del EPT. Teun Mulder dilapidó la enorme renta de puntos con la que llegó al último nivel y acabó en séptima posición.

186
Teun Mulder

Habrá que esperar a 2023 para encontrar a un jugador español en la jornada final del evento principal del EPT Praga.

Los dos candidatos con raíces hispanas que peleaban por uno de los seis puestos en la última mesa del torneo quedaron eliminados en el día 5.

Mario Navarro (15º, 51.310€) bastante hizo con sacar 6.000€ extra con sus 8bb, aguantando lo suficiente para subir un escalón en la tabla de premios.

Le tenía echado el ojo al campeón del Main Event de las WSOP y también del EPT Praga Hossein Ensan para seguir sumando euros al cheque. Ensan empezó casi con su mismo stack y se había doblado ya, mientras que la mitad del de Mario se había evaporado esperando por la eliminación del francés Amiel.

Una doblada del español hubiera devuelto las cosas más o menos a la situación inicial. Ensan pusheó en botón porque Mario estaba en SB y allá se fue «t4t0PAGAU» con la perla de tréboles, JTs. Ensan le bajó AK y un rey en el flop evitó mayores sufrimientos.

El relevo en el puesto de shortstack lo cogió el madrileño de origen rumano George Chiriac, al que vimos defenderse galantemente en la mesa televisada. El éxito de la resistencia de Chiriac se medía en eliminaciones de otros jugadores, y antes que él vimos caer al propio Ensan, a Justin Steinbrenner y a Leonardo Romeo.

La remontada de George fue a morir en brazos de Dimitar Danchev en una cruel mano en la que el river le dio color a los dos jugadores con solo tres tréboles en la mesa. Chiriac fue all-in con Q6s. El del búlgaro era al as.

George se quedó son menos de una ciega, pero todavía fueron necesarios dos all-in para condenarle a la 11º posición (63.540€).

En este punto de la partida, el holandés Teaun Mulder seguía siendo chipleader destacadísimo. Era difícil no considerarle el máximo favorito al título, y más cuando forzó la reunificación en la FT con la eliminación de Manuel Labous en 10º posición.

Mulder tenía 14M de puntos (175bb) y el segundo, Symeon Alexandridis, 4,3M (54bb). Danchev hizo mutis antes de que Mulder se viera involucrado en ningún otro bote digno de mención y la mesa se quedó con ocho jugadores.

Por alguna razón, Mulder decidió centrarse en Alexandridis, quizá pensando que sería el más afectado por el ICM. El griego demostró su peligro escondiendo AQ con un simple call en BB y dejando que Mulder le tirara dos directos fáciles de pagar con la top pair en Q95J.

Valentino Konakchiev se fue de la partida y quedaba una eliminación para que Mulder embolsara una ventaja que todavía era más que notable.

Entonces, compartiendo las ciegas con Mulder, Alexandridis hizo una 3bet con AQs. Mulder le hizo una 4bet con 88 y el griego demostró que no tenía miedo a jugarse el torneo con una 5bet que le dejaba comprometido con el bote. Mulder foldeó.

El polaco Grzegorz Glowny se dobló contra Mulder con AA vs JJ. De repente, Mulder se vio no solo detrás de Alexandridis, sino también superado por unas pocas ciegas por un nuevo aspirante a la primera plaza del torneo, Andrea Cortellazzi.

El derrumbe del High Roller de los Países Bajos no fue tan dramático como otras defenestraciones famosas. Recordamos la de Anton Morgenstern en el ME de las WSOP 2013, un ejemplo clásico; o la mítica final de 2007 en la que Phillip Hilm entró chipleader y acabó noveno. Un colapso que nació de otra incomprensible implosión protagonizada por Scotty Nguyen, que le había regalado las fichas al danés el día anterior con 11 jugadores restantes en el torneo y aparentemente afectado por el alcohol.

Simplemente, el holandés no volvió a ganar un bote apreciable en el torneo. Su pila se derritió como un helado al sol. Llevó su tiempo, pero fue irreversible. La puntilla la puso el coreano Gab Yong Kim, con un riverazo en el más clásico de los flips en un torneo, AK contra las QQ de Mulder (7º, 138.570€).

Lo mejor de esta redistribución de la riqueza de cara a la FT es que queda una partida muy igualada y emocionante para el cierre del festival. Seguro que la disfrutaremos.

 

Artículo anteriorID_Please gana el Main Event semanal de Winamax
Artículo siguienteAdrián Mateos tiene una última cita con la pica en el día final del 10k€HR de Praga