Inicio Actualidad de poker Chance Kornuth no necesita pruebas de trampas para meter a Kabrhel en...

Chance Kornuth no necesita pruebas de trampas para meter a Kabrhel en la lista negra

¿Es igual de grave hacer trampas que sembrar la duda de haber amañado la partida pera poner históricos a tus rivales? Para Chance Kornuth es obvio que sí.

475
Martin Kabrhel

Los rivales más directos de Martin Kabrhel, los que han tenido que soportar su presencia en las mesas y han decidido no tolerar sus modales, siguen sin comprar las fórmulas que han buscado las WSOP y el jugador checo para intentar desactivar la polémica surgida por el repertorio de malos modos y posibles trampas que desplegó Kabrhel en el Super High Roller 250k $.

Nunca cupo duda de que la teoría que expusimos ayer, por la que el extremo descaro que demostró el checo en varios presuntos intentos de marcar las cartas con sus uñas parecía más un troleo que una trampa, iba a coincidir con la de más gente que opina sobre el tema en redes sociales. Precisamente por eso, Chance Kornuth ha emitido un largo comunicado en Twitter en el que expone que la continua búsqueda de ventajas que lleva a cabo Kabrhel, sin ningún tipo de reparo moral ni ético, es suficiente para expulsarlo de la comunidad.

«Martin Kabrhel debería ser baneado, al 100%.

Pero no por la razón que piensa la mayoría de la gente…

Muchas personas me han preguntado sobre la problemática con Martin Kabrhel en los últimos días, y lo he analizado en profundidad.

Primero, la dirección de las WSOP ha hecho un gran trabajo. Examinaron las barajas y no encontraron posibles trampas, así que veo dos posibles escenarios…

O bien Martin está haciendo trampas de una manera que la seguridad aún no puede detectar, o bien está intentando de manera intencionada que parezca que intenta hacer trampas para obtener una ventaja.

Independientemente de cuál sea, creo que se le debería prohibir jugar en las WSOP y otros torneos High Roller.

Como @Andrew_Robl y otros han afirmado, se le ha acusado de hacer trampas en el pasado, lo cual podría ser motivo suficiente para echarle ya.

Está utilizando esta imagen del pasado para hacer que los jugadores de un torneo de 250.000 $ tengan miedo de hacer faroles porque «podría» estar haciendo trampas. Él mismo se preocupó de manera altisonante y sospechosa de sugerir que había una sustancia pegajosa en el doros de las cartas de la mesa final del 250.000 $.

Cada vez que se le presenta una decisión, Se levanta y monta un espectáculo mirando las cartas de los jugadores. Él sabe que se le ha acusado de marcar cartas en el pasado y quiere que los jugadores lo tengan en mente, un angle shoot tremendo.

Pero asumamos, para seguir este hilo, que Martin no está haciendo trampas…

Tener una estrategia de hacer que los jugadores piensen que estás haciendo trampas es perjudicial para el juego a muchos niveles.

Obtiene una ventaja injusta y lleva la batalla psicológica demasiado lejos.

La dirección hace todo lo posible para proteger a los jugadores de los tramposos y para mí lo que Martin está haciendo es la más retorcida de todas.

Querer dar la sensación de que estás haciendo trampas en cualquier evento, CON TODA LA INTENCIÔN, no debería ser tolerado, especialmente en los de límites más altos.

Además, su comportamiento en la mesa crean un entorno de juego horrible y muy probablemente desaniman a jugadores, tanto recreacionales como profesionales, de participar en cualquier evento en el que esté él.

Estuvo metiéndose con Alex Kulev de forma abierta y consistente, criticando su juego durante nuestra mesa final del 250.000 $.

Incluso si no está haciendo trampas, aún debería estar sujeto a sanciones constantes y severas, y una posible prohibición, ya que está claramente violando las reglas de la TDA: «demora persistente del juego, conducta abusiva y conversación excesiva» EN CASI CADA MANO.

Mori Eskandani, miembro del Salón de la Fama del Póker y presidente de PokerGo, tenía esto que decir sobre el tema: «No sé si Martin estaba haciendo trampas o no, pero una cosa es segura, creó un ambiente extremadamente distractivo e e injusto para los demás jugadores. No estoy seguro de dónde debería trazar la línea la industria del póker».

Una cosa es segura: el abuso constante, las pérdidas recurrentes de tiempo y, en definitiva, las constantes prácticas al filo del reglamento son horrendas para el póker, y es necesario detenerlas.

Como comunidad, tenemos la obligación de proteger y erradicar estos comportamientos de nuestro juego«.

El comentario de Kornuth parece querer dar respuesta al cortafuegos que intentó cruzar las WSOP en el camino de la polémica con la confirmación a la prensa de que había abierta una investigación interna sobre las posibles trampas cometidas por Kabrhel en el 250k $.

Un cierre en falso de la discusión con el anuncio de que la organización no ha encontrado pruebas de trampas nos volvería a colocar en la misma posición en que todos nos vimos con William Kassouf.

Kassouf utilizó el tiempo disponible para actuar y su insufrible verborrea para envenenar el ambiente en todas las mesas por las que pasó en el Main Event de 2016, con el único propósito de molestar a sus oponentes hasta desquiciarlos y conseguir que no pudieran exhibir su mejor juego contra él.

No había tiempo material para consensuar una decisión sobre dónde poner el límite a las sucias tácticas del jugador británico, cada intento de la dirección de encaminar la situación era contestado por la rebeldía de Kassouf y el bochornoso espectáculo se prolongó hasta su eliminación.

Es una situación casi calcada, pero en este caso todavía quedan por delante 50 torneos, eventos muy significativos, incluso un Main Event, en los que Martin Kabrhel podría seguir tensando la cuerda sin una respuesta eficaz de la organización.

También es un intento para rebatir el argumento de los jugadores que se ponen de perfil, como hizo Joao Vieira a preguntas de los compañeros de Winamax:

«Es un pesado, es un grano en el culo tenerle en la mesa, y sí, es muy molesto, pero creo que eso es todo. Toda esa salsa en redes sociales se ha desatado, en mi opinión, porque Martin no cae bien a los americanos. Eso es todo. Acusarle de tramposo me parece fuera de contexto«.

Se trata de poner en duda que se deba poner la frontera a qué comportamientos son tolerables en las mesas en el acto físico de marcar las cartas. El reglamento de la TDA hace referencia también a comportamientos abusivos e intentos de retorcer el reglamento. Queda a interpretación de la dirección hasta dónde permitir este tipo de comportamientos tan extremos, y Kornuth aboga por la máxima severidad.

¿Hacemos una porra con la cantidad de órbitas de penalización que le van a caer a Kabrhel de aquí a que termine el festival?