Inicio Articulos Cenita y torneo gordo con Maceiras Sr.

Cenita y torneo gordo con Maceiras Sr.

58

El domingo tuve el honor y el placer de estar en casa de Juan Maceiras (Vietcong01) con la intención de jugar el Sunday Million con él. Era una actividad que hací­a tiempo que tení­amos acordada, pero para la que aún no habí­amos encontrado fecha. Estadí­sticamente, me habí­a buscado el mejor socio que hay para jugar ese torneo.

Fí­jate como estoy, sin embargo, que no reparé en echar ni una sola foto. Aunque no me llevé la cámara, tení­a la BB, que para salir de un apuro, bien tira unas instantáneas decentes. Ni eso me acordé de sacar. Está claro, sigo bastante en la luna de Valencia…

Maceiras es un excelente anfitrión, aunque gran parte de la labor silenciosa de que te sientas bien acogido corresponde a Karina, su mujer. No quise ser menos y me traje unas raciones de mi famosa esqueixada. Rudy, que también se vino, se encargó de los postres. Menos mal que habí­a comido poco, al mediodí­a, por que la dieta se fué al garete por un dí­a. Un dí­a es un dí­a…


(foto de archivo)

La idea inicial era que lo jugara él y aprender viendo. Pero él considera que la mejor didáctica es la propia práctica y me puso a los mandos del avatar. Así­ pues, fuí­ Vietcong01 durante unas horas. Al baño fuí­ solito, eso si. Pero del resto del torneo poco me moví­ sin consultar.

La pena fué que no era un Sunday Million propiamente dicho, si no un evento del SCOOP. Jugamos el 02 medium, de 215$, con un millón garantizado La diferencia esencial con el Sunday es que éste es un torneo con niveles de 10 minutos y el SCOOP 02 tiene niveles de 20 minutos y dura 2 dí­as.

Maceiras prefiere el Sunday por que es más dinámico. Personalmente, el SCOOP me parece un torneazo. Tienes fichas para moverte y tiempo para calar a la peña y cambiar de ritmo a menudo, una de mis armas favoritas.

Con el SCOOP le vi, a ratos, algo aburrido. Incluso abrimos otro torneo para mantener la intensidad. Me queda, pues, verle en el Sunday, su torneo.

Divertido fué ver como hay jugadores que le buscan a la mí­nima que se mueva así­ como otros que abandonan su mano más fácilmente contra él. Distinguirlos y etiquetarlos fué una entretenida labor con el Joldem Manager de toda la vida, el de Miquelrius… Maceiras Sr. no usa software de apoyo ninguno.

De como juega, poco puedo contar sin que se considere facilitar información privilegiada. Tengo intención de que me deje volver a su casa, así­ que poco puedo desvelar.

Dos conceptos, por que no. Uno, bastante aceptado, la necesidad de construir un buen stack en los primeros niveles. Matemáticamente es demostrable que el valor de las fichas cambia dependiendo del momento del torneo en el que te encuentres. A Vietcong01 realmente se la sopla saltar por los aires en el nivel 2. Eso implica tener que arriesgar en algún momento y que la varianza no te fustigue. Pues bueno… Quen non risca, non pisca, se dice aqui en Galicia.

Otro concepto, demoledor (lo pude ver) es buscar movimientos poco ortodoxos. En un panorama pokeril donde la mayorí­a de jugadores provienen de una u otra escuela, la mayorí­a juegan igual. Jugando como ellos, es prácticamente imposible ganar un torneo con más de 5000 jugadores. Cuando juegas diferente, sobre todo con los patrones de apuestas, desconciertas a tus oponentes. Eso hace que muchas veces abandonen su jugada antes del river y una mano que partí­a por debajo termine llevándose un bote jugoso que pasa a formar parte de un creciente stack.

Y… hasta aqui puedo leer… Vietcong01 tiene más de 120 mesas finales online, amén de haber ganado una veintena de grandes, incluidos dos Sundays y un Warm-Up. Eso, sólo con suerte, no se consigue.

El torneo nos duró 4 horas y media. Conseguimos un stack de 48k puntos cuando la media estaba en 30k. Pero las cartas son así­ de caprichosas y nos fuimos por los aires en 4 manos de las cinco últimas que vimos jugar en esa mesa. Si cuento las manos es por el interés pokeril, que hay mucha gente que se queja de que escribo poco de poker. Aunque de estas manos poco o nada vais a aprender, más que este juego es así­, a veces…

Tres veces entruchados de forma consecutiva, en tres manos. La primera, en la que no soltamos demasiadas fichas, pues se pintó un color en el turn que hizo mancharse los pantalones al pescador y prácticamente nos obligaba a pagar con JJ en un board de cartas más bajas. Puso 2400 en un pot de 11500. Pagas sabiendo que pierdes, pero tienes que pagar. Sobre todo viendo la fauna que pulula por las mesas.

La segunda, contra un short-stack que pagó nuestro raise a 3550, dejándose 3500 detrás. Subimos con AQ, en el flop cayó una Q, continue de cajón, call del villano que muestra 88 y hay otro 8 en la mesa. Bueno, tampoco es ningún drama.

La tercera fué la dolorosa. 3 bet preflop con cartas altas a un tipo que se habí­a movido algo las últimas vueltas y nos hace call. En el flop cae nuestro kicker. Continue fuerte y nos paga. Ahí­ me olió mal, mal. En el turn cae nuestra carta alta. Volvemos a arrear fuerte y nos resube all í­n. Hay que poner 12k más en un bote de 50k y tenemos dobles máximas… Llorando, pago para ver su trí­o de nueves…

Con 8 mil fichas restantes, faltaba un motivo insignificante para meterlas todas en medio, con la media como estaba. Recordé mi época de garrapato al poker y algunas remontadas épicas que tengo hechas, pero no era ese el sitio ni el momento. No vamos a andar con miserias… Pues hala, dos manos después aparece 33 de mano y van todas las fichas dentro. Nos pagan con 88 y nada mejora, así­ que saltamos por los aires…

Me quedo con una excelente velada, una gratí­sima compañí­a y un par de sexy-moves aprendidos, bastante interesantes. Por cierto, durante la cena ya vaticinó que su hijo Juan la liarí­a en el EPT. Al menos, hará mesa final…

Ahora queda la reválida del Sunday Million. Ya tengo ganas de que termine eso del SCOOP de los cojones…

Artículo anteriorCrónica PPT Madrid
Artículo siguienteJuan Antonio Simó Líder del día 1A