Inicio Actualidad de poker Cary Katz se mantiene erguido tras el patinazo de la Super High...

Cary Katz se mantiene erguido tras el patinazo de la Super High Roller Bowl de Londres

110

El análisis de salón que cualquiera puede hacer acerca del fracaso del Super High Roller Bowl Londres puede ir hacia cualquier lado.

Las fechas; o eran muy buenas al no haber más High Rollers en el horizonte hasta las WSOPE o muy malas por el agotamiento de los inversionistas después del EPT.

El WCOOP, una razón para no jugar o para viajar a Londres, paraí­so de las «.com». Según como se mire.

La falta de recreacionales.

A esto no hay quién le busque las vueltas. Aquello era un campo de… pros.

Ya se vio lo que iba a pasar en la SHR Bowl después de los fields menguantes del British Poker Open. Según crecí­a el buy-in, bajaba la cifra de participación. En el último torneo, de 100K-£, ganó Ben Tollerene ante 12 participantes, el mismo número que se mostró decidido a pagar las 225K-£ de la SHR Bowl.

Es más, las alineaciones de estos dos últimos torneos eran casi idénticas. Se borraron Tollerene y Steve O’Dwyer; y les cogieron el relevo Bryn Kenney y Machael Addamo. Ali Imsirovic, que habí­a descansado en la previa, fue el que enjugó la falta de recompras y completó la docena de entradas que habí­a redondeado el segundo pago de Chidwick en el 100K-£.

Cary Katz tomó una importante ventaja inicial, proceso en el que involucró a Michael Addamo, muy a pesar del australiano. Bryn Kenney, que era chipleader en los primeros compases del torneo, no tardó en darse cuenta de que no iba a encadenar el tí­tulo del Triton MILLION con el de la SHR Bowl. Pronto encontró la compañí­a de Eibinger en el raí­l.

Hasta que Timothy Adams no rindió su última ficha no se produjo la mudanza a la mesa final.

El primero en levantarse de ella fue Darren Elias, catapultando a Vogelsang a candidato al liderato. El alemán agradeció la confianza y un pequeño bajón de Katz para hacerse con la capitaní­a de la FT. Los siete jugadores restantes fueron liberados de seguir jugando en el dí­a 1 y regresaron a su hotel.

La primera highlight de la reanudación fue una doble eliminación. Imsirovic abrió casa y rezó por clientes. Los dos shortstacks, David Peters y Sam Greenwood, levantaron las esquinas de cartas gemelas, c5s5 para el estadounidense y c8s8 para su vecno del norte. Ambos declararon all-in en su turno y lo pagaron con su stack.

Imsirovic adelantó a Vogelsang con una nueva eliminación, la de Badziakouski, y así­ se llegó a la fase más interesante del torneo, que fue el four-handed. Hubo tiempo para que brillaran todos, como, por ejemplo, esta secuencia de Chidwick.

Por nombre y por stack, el que parecí­a que sobraba era Katz. que cayó bastante por debajo del stack inicial del torneo. Sin embargo, Vogelsang le abrió la puerta a doblarse hasta tres veces, las tres a su costa.

Esta sucesión de ingresos la pagó cara Chidwick, pues cuando llegó su turno de perder un flip contra el empresario se dejó medio stack. El otro medio se lo levantó Imsirovic con ctdt contra sadq. Chidwick out, bubble in.

Vogelsang no tardó en meterse en problemas. Jugó h6d6 de manera que acabó all-in contra skh7, mano que se convirtió en imbatible con otros dos sietes en el flop. Su verdugo Imsirovic, empezó el HU con pocos puntos más que Katz.

Katz e Imsirovic intercambiaron fichas y liderato durante un buen rato en el heads-up, hasta que las comunitarias dictaron que se tení­a que acabar. Katz hizo limp-call con sqs3 sin sospechar que estaba ante htst. El flop era horrible para Imsirovic, que hizo una minicontinuación en cksas6. Katz optó por la prudencia y solo pagó. El ct del turn animó a Imsirovic a un segundo barrel bastante más contundente, pero Katz, con nuevos proyectos a sumar al de color, no se bajó del carro. Un s5 en river convirtió el all-in de Imsirovic en un suicidio.

  1. Cary Katz 2.100.000
  2. Ali Imsirovic 900.000
Artículo anteriorPokerstars decreta la muerte del PCA Bahamas
Artículo siguienteEnorme doble corona online de GaliciaCalida87 en PartyPoker .fres