Inicio Actualidad de poker Bryn Kenney (ME) y Cary Katz (100K$), grandes triunfadores en los Aussie...

Bryn Kenney (ME) y Cary Katz (100K$), grandes triunfadores en los Aussie Millions

27

Los Aussie Millions 2019 se resolvieron en un empate técnico tras más de 100 manos de juego a tres bandas entre dos estadounidenses, Bryn Kenney y Mike Del Vecchio, y el jugador local Andrew Hinrichson.

Kenney, como chipleader en el momento del pacto, recogió el cheque más abultado, el codiciado brazalete y el trofeo de campeón en el Casino Crown de Melbourne.

El pacto impidió que el primer puesto del evento principal fuera el mejor pagado del festival, honor que ostentó el 100.000$ Challenge, vencido por otro estadounidense, Cary Katz.

Con estas dos victorias y con el premio que cobró Del Vecchio tras el pacto, los yanquis cortaron de raí­z la racha de los europeos, que colocaron a Toby Lewis como campeón del 50.000$ Challenge y a Rainer Kempe como campeón del 25.000$ Challenge, y se llevan para los States los tres mayores premios del festival.

El final del Main Event fue muy emotivo. Después de superar un field de 822 jugadores, nuevo récord del festival, coincidieron en la mesa final tres jugadores australianos, un neoceandés y un coreano. Es fácil de entender que para cualquiera de estos jugadores de la zona de Asia y el Pací­fico los Millions son el torneo soñado. Pero en este caso, los dos jugadores estdounidenses a los que se veí­an enfrentados también valoraban el trofeo por encima de cualquier otra circunstancia.

Kenney se negó a discutir cualquier clase de arreglo «en el que no fuera reconocido como campeón».

Las agónicas horas de juego a tres se cobraron un alto precio en el ánimo de Del Vecchio, que aceptó un reparto en el que solo le correspondí­an 300$ menos que a Kenney, pero en el que renunciaba al trofeo. «Es un momento agridulce. Querí­a ese trofeo más que nada en el mundo. Durante las negociaciones, Kenney nos pidió el dinero y el trofeo, pero yo no iba a renunciar a ambos. Así­ que, al final, no le di un centavo, pero me siento mal porque de verdad que querí­a esta victoria«.

Del Vecchio además tení­a la espinita de haber empezado como chipleader con una considerable ventaja sobre Kenney, que era el shortstack al inicio de la FT. No obstante, un peleón Clinton Taylor y el shortstack coreano, que no estaba a dispuesto a ser el primer eliminado, le brindaron el liderato en bandeja al local Andrew Hinrichsen, un pro con una dilatada carrera que posee un brazalete de las WSOPE y estuvo cerca de ser November Nine en 2011.

Hinrichsen, el tercero en discordia en el pacto final, fue el responsable de las cuatro primeras eliminaciones de la final, pero tanto Del Vecchio como Kenney se habí­an encargado de tomar la mayor parte del stack de dos de sus ví­ctimas antes del golpe de gracia y no estaban tan, tan lejos del aussie como podrí­a indicar el desarrollo de las eliminaciones.

La victoria del de casa se frustró en una mano en la que Del Vecchio ligó poker en el turn. Hinrichsen se porí­a haber ahorrado la doblada y el liderato de no ser por un river que le completó escalera. En el descanso previo al pacto, su idea era la de remontar, pero sintió, como todos, los efectos del esfuerzo psicológico que requiere el juego shorthanded con tanto dinero en juego.

«No estoy muy seguro de haber asumido esto aún. Al volver del descanso esperaba seguir con la pelea. Pero cuando se produce un parón total en el juego, hay una parte de ti que se deja vencer por una sensación de cansancio. Pero estoy muy feliz de haber firmado un cobro muy cercano al que le correspondí­a al segundo, siendo el shortstack. No he jugador muchas veces por un salto de premios de medio kilo, y no creo que se repita pronto«.

  1. Bryn Kenney 1.272.598AUS$* (923.269$).
  2. Mike Del Vecchio 1.272.162AUS$* (922.953$).
  3. Andrew Hinrichsen 1.097.739AUS$* (796.410$).
  4. Clinton Taylor 483.000AUS$ (350.417$).
  5. Matthew Wakeman 380.300AUS$(275.908$).
  6. Gyeong Byeong Lee 309.000AUS$ (224.180$).
  7. Hamish Crawshaw 242.000AUS$ (175.571$).

El 100.000$ Challenge ofreció mucho menos drama. Su field fue mucho más reducido, 42 jugadores – que a pesar de estar lejos de las mejores marcas de mediados de la década, sigue siendo el tercer mejor field en los 14 años de historia del torneo-.

Cary Katz lo dejó todo bien encarrilado para entrar en premios después de tomar el liderato al final del dí­a 1 y no solo conservarlo, sino reafirmarlo, durante todo el dí­a 2.

El alemán Johannes Becker le discutió la primera plaza en las postrimerí­as de la burbuja, al inicio de la última unificación, y el trofeo podrí­a haber cambiado de aires cuando el nuevo chipleader le bajó casa en la ciega grande al empresario americano en un limp-shove iniciado por Katz en SB. Katz llevaba ckhk, y el cooler se tornó en heater con un rey en el flop.

Los puestos premiados eran seis. Katz se vio con tres alemanes enfrente después de que Becker eliminara a Alex Foxen en la burbuja, Rainer Kempe se deshiciera de Kristen Bicknell y el propio Katz le enseñara el camino al raí­l a Jack Salter.

No hubo soft play entre germanos, aunque Katz coqueteaba con el shortstack. Abraham Passet le ganó varios botes a Rainer Kempe, incluido el de su eliminación. Luego, a Katz sí­ que le respetaron los ases y logró volver a la cabeza de la tabla. Desde el primer puesto puso a Becker y a Passet en la tesitura de jugarse una de las dos plazas en el heads-up, que fue para Johannes Becker.

En el cara a cara, Katz ligó como los ángeles. Escaleras, trí­os, dobles, que además siempre encontraban en el alemán alguna otra mano menor para acabar pagando apuestas por valor que se acabaron por comer el stack de Becker.

  1. Cary Katz 1.481.760AUS$ (1.066.867$).
  2. Johannes Becker 946.680AUS$ (681.610$).
  3. Abraham Passet 617.400AUS$ (444.528$).
  4. Rainer Kempe 452.760AUS$ (325.987$).
  5. Jack Salter 329.280AUS$ (237.082$).
  6. Kristen Bicknell 288.120AUS$ (207.446$).
Artículo anteriordisquesi! consigue la primera victoria española en las Turbo Series de PokerStars .com
Artículo siguienteDanas Dambrauskas llegó de Lituania para ganar el Spanish Poker Festival de invierno