Inicio Actualidad de poker born2badbeat quiere ser el Moneymaker chino

born2badbeat quiere ser el Moneymaker chino

184

El pasado noviembre, un jugador registrado en China bajo el nick «born2badbeat» formó parte de un pacto a cuatro que repartió los últimos premios de una de las ediciones semanales del torneo insignia de PokerStars, el Sunday Million.

El montante final de las ganancias de «born2badbeat», una vez se confirmó su derrota en el heads-up, quedó establecido en 106.000$.

A simple vista y por muy apetecible que sea embolsarse semejante cantidad para cualquiera que lea estas lí­neas, el desempeño de «born2badbeat» en el torneo no deberí­a resultar especialmente noticioso, pero la gente de Pocketfives ha logrado armar una intrigante historia alrededor de este jugador, recientemente integrado en su comunidad.

En una interesante conversación con los redactores, Tang no solo arrojó luz sobre su súbita relación de amor correspondido con el poker, sino que con sus comentarios nos permite bosquejar la realidad del juego online en un paí­s tan lejano y un mercado tan masivo y apetecible como es el de la China continental.

Xiaoguo Tang se inscribió en la referida web el pasado 17 de noviembre, tan solo unos dí­as después de crear su cuenta de jugador en la sala de la pica roja. En su primera semana de actividad, Tang consiguió varias cajas menores y, de repente, llegó el bolón.

«No me puedo creer que sea verdad. Me recuerda al pinchazo de Chris Moneymaker en 2003. Me clasifiqué para el Sunday Million por 11$ y pensé que no tendrí­a ninguna oportunidad de hacer mesa final.»

El cuento de hadas de «born2badbeat» contiene todos los ingredientes del género, desde las dobladas tempranas con ases y reyes hasta el all-in perdido con AQ contra 98s que arrastra consigo casi todo su stack. Las escasas tres ciegas que le quedaron crecieron de manera exponencial tras sobrevivir a un triple all-in bajo el paraguas de una irreductible pareja de 88 y le pusieron en la senda de la mesa final.

«Les dije a algunos amigos que habí­a quedado segundo y quedaron muy sorprendidos. Muchos me han pedido que les enseñe porque también quieren ganar en PokerStars. Son muy buenas noticias para los jugadores chinos. Animará a otros a jugar, y espero que PokerStars pueda ofrecer un medio competitivo y justo para los jugadores chinos.»

La segunda parte de la conversación, el relato acerca de cómo llegó «born2badbeat» al poker online, es tan interesante o más, por lo que nos permite leer entre lí­neas del estado del juego en China, un vivero de cientos de millones de posibles clientes para una industria que tiene que pelear con uñas y dientes con los gobiernos occidentales por mercados mucho menores.

El juego en China está prohibido por ley. En virtud del artí­culo 303 de su Código Penal, aquel que reúna a gente para apostar con intención de conseguir beneficios de ello, abra una casa de juego o decida hacer del juego su profesión será sentenciado a ser detenido y encarcelado por un máximo de tres años, en adición a una multa económica.

Esta norma afecta a todos los ciudadanos chinos excepto a los residentes en Macao y, en cierta medida, a los de Hong-Kong, territorios que suponen una excepción en materia de juego.

Como se puede colegir del texto, bastante inconcreto, no está en el espí­ritu de la ley ni en el de los gobernantes perseguir las apuestas amistosas o el juego esporádico. Aunque el gobierno publica anualmente cientos de miles de supuestos arrestos en relación al juego para desalentar su práctica habitual, las condenas firmes no alcanzan más allá de las cuatro cifras.

La falta de interés en aplicar la prohibición también queda en evidencia por la existencia de loterí­as organizadas por el Estado y las periódicas peticiones de responsables provinciales para que se permita legalizar el juego en su territorio.

En 2010, se llegó a aprobar el establecimiento de un laboratorio de pruebas en la provincia de Hainan, un enclave turí­stico que atrajo la atención de los mayores inversores de nuestro sector. Finalmente, en 2014 el gobierno dio un paso atrás y negó en redondo la posibilidad de licenciar casinos en la zona, pero la idea de una apertura progresiva al juego –y a los ingresos que conlleva- parece estar presente en la cúpula gobernante del paí­s.

Respecto al juego online, la situación es muy similar a la de Rusia. Se supone que las webs de juego forman parte de una lista negra que en China queda vetada por un firewall estatal, pero este no es siempre efectivo y, en caso de serlo, se puede sortear sin esfuerzo y con aparente impunidad.

El problema es que la aplicación o no de estas leyes queda a discreción de unas autoridades no siempre coherentes en sus acciones y lastradas por una inevitable cuota de corrupción. «born2badbeat», que vive en Xuzhou y empezó a jugar al poker cuando un amigo le invitó a acompañarle a un torneo en un club, lo confirma con estas palabras.

Yo ni sabí­a jugar, todos entrábamos gratis en el torneo y el ganador se llevaba un Iphone. Me enamoré del poker y empecé a jugar en el club. La segunda vez que fui gané la partida y me llevé el iPhone.

Tengo un trabajo a tiempo parcial, pero a la empresa no le va bien, así­ que decidí­ jugar MTTs. Las partidas en vivo no son muy seguras en China, porque a veces la policí­a dice que es juego ilegal. Oí­ hablar en el club de que alguna gente de China jugaba en PokerStars, y me pasé al online.

Tang planea emplear el premio en conseguir un apartamento más grande para su familia y un coche «pequeño y seguro» para que su mujer pueda trasladar a su hijo recién nacido, precisamente los objetivos vitales que no le aseguraba su situación laboral. Un plan que seguro que suena a música celestial en los oí­dos de su cí­rculo de amistades.

No sabemos si el boca a boca será suficiente como para que se materialice el potencial del mercado chino, pero si nos atrevemos a extrapolar un bosquejo de lo que acabamos de leer acerca del cuento de Cenicienta de «born2badbeat», en China parece que hay una base de jugadores, suficiente incluso para mantener clubes de poker en vivo, y que están deseando probar suerte en el poker online.

Artículo anteriorJorge Domingo-Arnau ‘jorgedac1717’ está que se sale
Artículo siguienteEn busca del Grand Slam en PokerStars