Inicio Articulos Almuerzo con Amedio

Almuerzo con Amedio

28

-Hola Marco, ¿Cómo va?

– Buenas patch –

Marco, siempre tan amable, llega al lugar de la entrevista y con este cordial saludo le hago ver que esta ya va en camino. Veo al mono atrás de Marco peinado y muy arreglado, nervioso hasta el último pelo de la cola.

– ¿Está el mono preparado y peinado? –

– Está todo nervioso –

Miro a Amedio quien se sienta en la silla enfrente de mi (con el paso de la entrevista y la excitacion de sus relatos termina encima de la mesa) y Marco a mi lado

– Okay, empecemos entonces – digo mientras pongo la grabadora en rec.

– Dispara – dice Marco y Amedio abre un poco los ojos excitado.

¡Click! Rec.

Patch: Hablame un poco de tu vida antes de marco y tu llegada a sus manos.

Amedio: Pues verás… yo era un mono feliz. Ganaba una pasta jugando al poker, hasta que me encontré con Marco en un casino en Roma. Yo tení­a una mala noche, habí­a perdido pasta y él se ofreció para dejarme algo de dinero. Esa fue mi desgracia (Amedio mira la mesa con tristeza). Lo acepté pero no fue bien. Perdí­ y como no conseguí­a devolverle el dinero me pidió que me quedara con él para ayudarle al poker. Yo me encargo de ir por las mesas despistando a los jugadores y él juega, pero el cabrón es tan malo que no con esas…

P: ¿Te sientes entonces extorsionado por Marco?

A: ¡Claro! El no lo admite pero sabe que nuestra relación no es todo lo buena que parece.

P: Cuéntanos. ¿Son verdad los rumores que dicen que apenas te da de comer bananas de vez en cuando?

A: A ver… mal, mal no me trata. Pero las cosas nos van mal por su culpa y esos son conflictos continuos.

P: Antes de conocerlo. ¿En el poker te iba mejor que como te está yendo ahora?

A: Claro, ahora él no me deja jugar. Solo espí­o para él. Solo tienes que ver estas dos últimas semanas. No estaba yo y mira como le va.

P: ¿Dirí­as entonces que eres mejor jugador que Marco?

A: Sin dudar. El es muy impulsivo, es un caza-faroles y al final lo paga. No tiene dos dedos de frente (y pone dos de sus peludos dedos en su frente).

P: Dime. ¿Cómo te metiste en el juego del poker?

A: Yo antes solo jugaba presenciales, en Italia todos los monos jugamos, es como el fútbol para los españoles, y nos va muy bien. Les sacamos la pasta a los humanos que da gloria.

P: Y tus amigos en Italia… ¿Dónde quedaron? ¿Fue muy difí­cil alejarse de ellos para emprender nuevos rumbos con Marco?

A: Lo del viaje es muy complicado… Más que un viaje fue una huí­da. Tení­amos tantas deudas de juego que no podí­amos salir a la calle, y sabes que los amigos en estos casos… (Mira al cielo como buscando algo). Así­ que al final Marco y yo solo nos tenemos el uno al otro. Somos amigos a la fuerza.

P: Volviendo un poco al poker. ¿Qué es lo que crees es lo más importante de este juego para lograr dominarlo?

A: Pues la experiencia me dice que lo más importante es la calma, saber esperar, no hacer ni suponer faroles. En un torneo o partida juegas muchas manos. Si no tiras tus fichas, al final siempre ligas y tienes la oportunidad de multiplicar los números.

P: ¿Cuál ha sido el premio más grande que haz logrado? Tomando en cuenta tus años en Italia sin Marco y los siguientes en España.

A: Verás Patch… es que yo he ganado torneos muy importantes, pero no puedo decirlo porque siempre ha sido a la sombra de algún jugador… Es lo que tenemos que hacer los monos para poder colarnos en el WSOP® o el WPT. ¿O te parecerí­a normal ver a un mono jugar? Entonces alquilamos a humanos para que se sienten y hacen lo que nosotros les decimos.

P: ¿Los WSOP® y WPT vendrí­an a ser entonces una especie de «Planeta de los Simios» sin Tim Burton y con Phil Hellmuth?

A: ¡Justo! (risas). Mira… cuando Doyle Brunson ganó en el WPT «Legends of Poker» en el «Bicycle Casino» ¿Sabes quién le decí­a lo que tení­a que hacer? Pues eso… eso fue en el 2004 (en este instante un señor con chaqueta negra larga estilo «Matrix» me mira intensamente desde el bar con una cara que me deja claro lo que tengo que hacer).

– Mejor dejemoslo hasta aquí­, después podemos meternos en problemas legales – digo un poco nervioso con los ojos pegados en las gafas del señor de la barra

P: Háblanos un poco de la comunidad de PKPQ ¿Qué te ha parecido la página y el foro?

A: Mira Patch… tengo que decirte que nunca se me habí­a pasado por la cabeza el jugar al poker online… y si lo hago es gracias a PKPQ. Los torneos de los domingos son memorables. Ahora encuentro un problema, me lo paso tan bien y me rí­o tanto que cada vez me cuesta más concentrarme. Antes jugaba con más tensión, pero eso es lo bueno. Que nos juntamos una pandilla de gente muy maja y me lo paso bien, eso es indispensable. Me ponen muy nervioso las mesas con gente que se falta el respeto.

P: ¿Cómo definirí­as, en una palabra, el ambiente que se vive en PKPQ?

A: Es una auténtica «comunidad», no solo un foro de buscadores de freerolls

P: El mes de Marzo vimos que tuviste una gran participación en el freeroll de la comunidad la «Liga del Jugón» llevándote el Jugón del Mes. ¿Qué crees que te llevo a este premio?

A: Lo que decí­a antes… la concentración. Pillé con ganas todos o casi todos los torneos cosa que no me ha pasado este mes. La semana pasada el tema de la hora y esta un compromiso que me ha hecho llegar tarde. Si llego tarde prefiero no jugar. Llego nervioso y así­ no vale. Pero la receta es fácil. Entrar solo a las manos a las que puedes entrar… y un poco de psicologí­a para tirar algún farolillo (pocos o ninguno).

P: Para cerrar… entre nosotros. ¿Marco es quien toma las decisiones o estan solo el que le hace click al mouse?

A: Click

P: Bueno Amedio, un gusto. Espero verte por la Liga y que vayas ganando cada dí­a mas y aumentando ese (hasta el momento) primer lugar que llevas de ganancias.

A: Venga Patch, gracias a ti.

Artículo anteriorHistorias de viejos pescadores
Artículo siguienteLentejas Texas Holdem