Inicio Articulos La lectura y el instinto en la toma de decisiones

La lectura y el instinto en la toma de decisiones

59

En las pasadas Full Tilt Poker Series, hace ya casi tres meses Tomeu y yo, como miembros del equipo Bwin, jugamos el Dí­a 1b. Muchas veces creemos que algo que ha ocurrido decenas, cientos, o miles de veces del mismo modo, volverá a ocurrir de la misma manera la siguiente ocasión. Falso. Recuerdo leer algo sobre cómo estamos condicionados a creer que el Sol saldrá cada mañana, que la Tierra siempre dará vueltas sobre si misma y que siempre tendremos oxigeno para respirar. Sin embargo, nadie puede tener la absoluta certeza de que mañana siga siendo así­, y como ejemplo te daban el del pavo navideño. El pavo navideño pretende encontrar la verdad cientí­fica y estudia lo que ocurre a su alrededor durante varios meses. Al tercer mes está convencido de que ya entiende el mundo. El sol se levanta siempre a las siete y un señor muy agradable siempre viene a darle de comer a las 8. Al dí­a siguiente de haber tenido esa revelación, el señor agradable le corta el cuello porque ha llegado la Navidad.

Este ejemplo sirve para ilustrar lo que me ocurrió al llegar al Casino. La rutina de mostrar el documento de identidad y acceder al recinto se vio truncada por una mujer de mediana edad cuando miró la foto del documento.

– ¿Este eres tú?
– Mmm, ¿tan diferente estoy con barba? – Obviamente al principio me lo tomé a broma. En el carnet tengo una foto sin barba y supongo que un aspecto más joven.
– Pues parece tu hermano. – La mujer continua tecleando y vuelve al ataque — ¿Seguro que eres tú?
– Ya sé que al natural soy más guapo, pero vamos, claro que soy yo…– El tono en que me lo decí­a me empezaba a mosquear. Entre que llegaba tarde y la fisonomista de turno, me encendí­ cuando me volvió a decir que no era yo.
– ¿Esto que es, una broma? –Supongo que el tono hostil de mi voz le llevó a completar el tramite para no crear una escena, pero cuando ya me devolví­a el carnet volvió a decir:
– Pues parece tu hermano…

Con la duda de si tení­a un hermano gemelo, y con la certeza de que aquella mujer era digna de 1984, me metí­ raudo hacia el interior del casino para buscar mi mesa. Allí­ ya estaban sentados tres desconocidos a mi derecha y Adrií  «Default» Rodrí­guez, Manuel Cuberos y Puzo a mi izquierda. Vamos, que ya veí­a venir que no iba a ser tarea fácil. Sin embargo la mano que me apetecí­a comentar fue contra un desconocido.

El jugador en cuestión habí­a hecho varias jugadas poco ortodoxas, como transformar una pareja de nueves en un farol haciendo check-raise en un flop AQ5 quedándose comprometido con el bote cuando tení­a la iniciativa preflop o un par de extraños faroles en botes limpeados. Sin embargo cuando tení­a una mano medio fuerte jugaba muy pasivo y nunca apostaba por valor en el river. Con esta lectura se dio la mano en cuestión, en el nivel 200-400, yo con 21.000 de stack y él 25.000. Subo Ks10s en posición media a 1.000 y me paga ese jugador en el botón. El flop es sin flush draw. Apuesto 1.400 y me paga. Mientras salí­a el 9 en el turn yo intentaba asignarle un rango de manos. No lo imaginaba con una mano muy fuerte, ya que no habí­a mostrado tendencia al slowplay y jugaba sus manos fuertes rápido. Me imaginaba que con una mano como AK hubiera resubido preflop y con KQ probablemente hubiera subido en el flop también, así­ que acote su rango a manos que contení­an una J (AJ era la que me parecí­a más lógica), escalera a dos puntas con Q10 o una tripona con AQ o A10. Quizás es un rango muy acotado, pero creo que bastante preciso, generalmente, para este tipo de jugador. No era de los que se poní­an a flotar a ver que haces en el turn, si no llevaba hací­a su farol en el flop.

Con el del turn decidí­ hacer check porque me costaba creer que pudiera pagarme ninguna mano peor, y el 9 completaba una posible escalera. Además, si tení­a un rey en la mano, o tení­a dobles, o mejor kicker que el mí­o, así­ que decidí­ pasar para controlar el bote y para inducir al farol de las triponas. í‰l apostó 4.500 puntos y era el momento de decidir. Mi primer instinto era hacer check-raise y terminar la mano ahí­, pero me di cuenta que le iba a poner muy fácil escaparse con manos peores y era prácticamente imposible que me pagara con una mano que no fuera mejor que la mí­a. Así­ que tras pensar un rato pagué y pensé que si no salí­a un As o una J en el river volverí­a a hacer check-call para inducir al farol.

Pero cuán fue mi desdicha cuando aterrizó otra en el river y tras pasar, hizo el gesto de ir all-in. Me pareció tan seguro en ese momento que estaba convencido que esa J le habí­a ayudado. Y aquí­ estuvo mi error, dejé que mi miedo a esas dos cartas influenciara mi decisión. La lógica me decí­a que con escalera no hubiera hecho esas dos overbets en turn y river, pero una mano como AJ tení­a más sentido. Pero también tiene aún más sentido la mano si tiene una tripona y tiene que llevársela de farol. No obstante, pagar en el river con K10 en una mesa KJJ97 es una decisión muy marginal, de esas decisiones tan complicadas que no tienen una clara solución, y que dependen mucho de la lectura de nuestros rivales. Mi rival no dio muestras de nerviosismo los 3 minutos que estuve pensando y tiré mi rey al mazo.

No me arrepiento de haberme tirado, aunque luego me dijeran que tení­a A10. De lo que si me arrepiento es de haber creado una situación tan difí­cil en el river, en la que todas mis fichas estaban en juego con una mano marginal. Creo que la decisión del turn de hacer check no es la más indicada. Con otra apuesta fuerte probablemente hubiera terminado la mano, tanto si hace fold como si va all-in, ya que no hubiera pagado.

El torneo terminó cuando mi AK se cruzó contra 99, pero eso fue lo de menos. Lo peor fue darme cuenta de que no habí­a escuchado al instinto en aquella mano. Creo que siempre hay que hacer caso al instinto, muy pocas veces falla. Desperdicié una buena ocasión de doblarme y aumentar mi confianza al 100% por el miedo a caer eliminado y luego torturarme porque estaba claro que me iba ganando. Pero claro, supongo que el problema es cuando el torneo lo juega tu hermano en vez de ti, yo seguro que hubiera hecho call…

Artículo anteriorPoker After the Dark: grandes citas para 2010
Artículo siguienteResumen un año de poker: diciembre 2009