Inicio Actualidad de poker Adelson mete miedo a los jugadores estadounidenses con una revisión de la...

Adelson mete miedo a los jugadores estadounidenses con una revisión de la Wire Act

130

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha dejado caer una carga de profundidad contra las bases jurí­dicas que animaron a estados como Nueva Jersey o Nevada a recuperar el juego online. El DOJ se ha desdicho, ocho años después, de los contenidos del escrito que dio alas a los nuevos mercados, y los jugadores temen que vuelvan tiempos más oscuros para el poker online.

En ví­speras de estrenar 2012, durante la administración Obama, el órgano representativo de la fiscalí­a estadounidense hizo pública un cambio en la interpretación oficial de un ley llamada Wire Act, ley que provocó en 2006 el cierre de las salas del juego online en conjunción con otra llamada UIGEA, y que sirvió más tarde, en 2011, para dotar de cobertura legal al Black Friday.

Bajo el paraguas de esta nueva interpretación de las leyes, diversos estados decidieron establecer el marco para la resurrección del juego online, incluido el poker. Salas como 888poker, Pokerstars o partypoker regresaron al paí­s, si bien limitadas geográficamente por las fronteras estatales.

Pero estas interpretacones no son definitivas. La separación de poderes en las democracias occidentales provoca que un poder, el legislativo, redacte las leyes; y otro distinto, el judicial, sea el encargado de aplicarlas. El texto de una ley, especialmente si su redacción es tan deficiente como la de la Wire Act, admite aplicaciones muy diferentes, a veces incluso contradictorias.

Sin poner en duda la independencia de los jueces, que serí­a otro tema, los gobiernos pueden influir en la interpretación de las leyes por medio del nombramientos de los responsables de la fiscalí­a, que son los encargados de decidir que casos se llevan o no ante el juez. El organismo que decide estas cosas en Estados Unidos es el DOJ.

La administración Obama ha sido sustituida por la administración Trump. El caso es que el mayor enemigo del juego online en Estados Unidos, Sheldon Adelson, ejerce una notable influencia en el seno del partido republicano, y por ende, sobre Donald Trump, que ha hecho los cambios que ha considerado oportunos al frente del DOJ.

Hace unos dí­as, el Departamento de Justicia, claramente influido por Adelson, volvió a revisar su interpretación de la Wire Act, y oficializó una involución hacia una visión más restrictiva, parecida a la que estaba vigente en 2006 y 2011 cuando el gobierno federal actuó contra las empresas de juego online. Lógicamente, no es una buena noticia para los jugadores.

El verdadero alcance de esta actuación, claramente orquestada por Adelson, se le escapa a la gran mayorí­a de los posibles afectados. Ha habido muestras de pánico, y se han leí­do profecí­as que auguran un peligro inminente para la supervivencia del poker online en el paí­s.

Pokernews ha recurrido a uno de los mayores expertos en la Wire Act para tranquilizar a sus lectores estadounidenses, y de paso acotar las posibles consecuencias de esta nueva interpretación del DOJ sobre la famosa ley.

Lo primero que hay que decir es que en tiempos de la UIGEA o del Black Friday, el alcance del juego online era a nivel federal. El nuevo mercado online surgido a partir de 2012 tiene origen en los estados. Como dice el experto, «la última vez que el gobierno federal decidió poner en tela de juicio el derecho de los estados a legislar sobre sus territorios acabó estallando la Guerra Civil«.

Para ilustrar con un ejemplo la situación del poker online bajo el nuevo prisma legal, lo compara con la marihuana. La ley federal prohibe su cultivo, su comercio, su tráfico y su consumo. Sin embargo, varios estados han liberalizado su uso medicinal e, incluso, en los territorios más progresistas, su uso recreacional. Y el FBI no se dedica a enviar equipos de intervención a reventar los dispensarios de hierba en California, por nombrar uno.

El otro mecanismo de seguridad que tiene el poker online es la independencia judicial. Que la fiscalí­a decida darle una interpretación a una ley y con ello animar a sus fiscales a presentar unos cargos concretos ante los jueces, no implica que los jueces también adapten el nuevo criterio y tengan que fallar a su favor. «Como alguien que ha trabajado con la Wire Act durante muchos años y adquirido la dudosa distinción de ser un experto en esta retorcida ley, tengo relativa confianza en que si alguina vez esta nueva lectura del gobierno es utilizada como base para un cargo criminal se encontrará con una feroz resistencia en los juzgados«.

¿Es una buena noticia? Indudablemente, no. Los enemigos del juego online siguen con sus maquinaciones, y la esperanza para conseguir un marco federal que aloje el juego online es menor que nunca ¿Es una mala noticia? Tampoco tanto. En el ámbito estatal, la apuesta por los mercados del juego online es firme y tanto las administraciones estatales como los jueces pretenden defender el status quo que hja permitido la vuelta del poker online a Estados Unidos.

Que no cunda el pánico. Hay enemigos, pero no son todopoderosos y el poker online estadounidense parece que puede resistir ante sus ataques.

Artículo anteriorNegreanu regala salsa con su definición del peor jugador de poker
Artículo siguienteJason Koon será embajador oficial de las Triton Series