Inicio Actualidad de poker El abuelo Doug Polk nos cuenta sus batallitas contra Jungleman, Isildur1 y...

El abuelo Doug Polk nos cuenta sus batallitas contra Jungleman, Isildur1 y wilhasha (I)

93

En la época dorada del poker, el No Limit Hold’em era el rey, y las mesas de Heads-up los campos de batalla donde los aspirantes se desangraban unos a otros en busca de la gloria.

El bumhunting acabó con toda aquella mí­stica, y los encarnizados duelos con cientos de miles de dólares en juego son cosa de un lejano pasado. Los gladiadores de aquellos dí­as se han desperdigado. Unos andan refugiados en el poker en vivo, como Daniel Cates o Tom Dwan, exiliados en Macau, y otros, como Doug Polk, han diversificado sus habilidades.

Polk, ahora, es una celebridad mediática, un youtuber, y hace cosas de youtuber. El otro dí­a estaba jugando NL50 para solaz de su amplia legión de seguidores, por mor de unos de esos challenges que los jugadores de high stakes metidos a streamers se autoimponen para generar contenido para sus canales. De cháchara con el chat, Polk empezó a recordar viejos tiempos, y se tiró un cuarto de hora ejerciendo de abuelo cebolleta, contando historias de cuando se pegaba en las mesas con los jugadores más legendarios del poker online.

El propio Polk se ha dado cuenta de que esos 15 minutos son una delicia para cualquier aficionado el poker online, y ha editado ese tramo de su stream para embellecerlo y atesorarlo en su canal de Youtube.

Primero, Polk hizo un repaso a los diferentes estilos de juego de los rivales que tení­a en aquella época, muy reconocibles, no como últimamente, que todo el mundo aspiraba a ser un bot del GTO. Luego recordó su sesión más mí­tica, contra el sueco «wilhasha».

La transcripción ha sido una tarea ardua y, en una sentada podrí­a hacerse muy densa. Hoy vamos a centrarnos en la primera parte, aunque aquí­ tienes el ví­deo completo, por si tu inglés te permite disfrutarlo.

Lo que más echo de menos de los heads-up es… ahora todo el mundo juega a lo mismo, a estar lo más cerca posible del equilibrio, pero en nuestra época la gente tení­a su puto estilo, su propio rollito.
Tení­a a «wilhasha», que intentaba que la mesa se pusiera muy deep para acumular presión y esperar a que te derrumbaras.
Luego estaba «Isildur1», que también buscaba stacks profundos, pero su idea era más torearte para sacar valor en la siguiente jugada, descubrir exactamente lo que llevabas. Y jugaba rápido como un rayo, muy agresivo, demasiado agresivo.
«Jungleman», que se te echaba encima en todas las calles. Jungle es el único tipo con el que me sucedí­a que yo podí­a estar faroleando y él me pagaba y aún así­ yo ganaba al showdown. Y al revés, él me faroleaba y yo le pagaba tan light que él acababa ganando la mano. Siempre fue el rival que peor se me dio. Perdí­ un montón de cajas contra él.
Tuvimos una sesión en la que perdí­ como 30 cajas contra él, a cuatro mesas. Me hizo uno de los faroles más bestias que vi en mi vida, de 400 o 500 ciegas, y yo le fui pagando con dobles. Me 3beteó ochos, y apostó el flop, luego en el turn sus ochos como que bloqueaban la escalera e hizo check-call para preparar un check-push de overbet en river, que yo pensé «Oooooh, no me j…s». Porque hay un montón de gente con la que puedes pensar, «ok, las lleva buenas» y te tiras tan tranquilamente, pero no habí­a manera de que yo hiciera bet-fold contra Jungle. Este tipo era un animal, y podí­a tranquilamente estar faroleando ahí­. Lo realmente complicado es que no lo hace siempre, pero sabe incorporarlo perfectamente.
Creo que se dio cuenta de que no era tan rentable farolearme a mí­ como a otra gente, porque en general yo creo que le ganaba más botes, aunque él se llevaba los más grandes.
A mí­ me pasaba lo mismo. En un bote, yo le 3beteé 56o y le fui metiendo con proyecto de escalera abierta, y él me pagó todas las calles con una dama alta del palo que tení­a proyecto de color en la mesa, así­ que me bloqueaba algunos faroles, y yo pensé «¿¿Cómo coño lo ha hecho??».
Aprendí­ muchí­simo ese dí­a. Mi estilo hasta entonces era pasarle por encima a todo el mundo. Me funcionó durante muchí­simo tiempo, pero al llegar a la élite de la élite era como si me dijeran: no, no te voy a dejar hacerme eso a mí­. Sobre todo Jungle.
Con «wilhasha» jugué un montón. Pero muchí­simo. Si te poní­as deep podí­a ser un pesadilla. Sobre todo cuando empezamos a jugar NL20000 -habí­amos jugado mucho NL10000 antes-.
Lo que Hasha intentaba era llevarte a jugar a niveles en los que no estuvieras cómodo, jugar muy deep y empezar a raisearte por todos lados. El sabí­a , SABíA, que lo que acababas metiendo en el bote significaba mucho para ti, porque te habí­a atraido a jugar en niveles demasiado altos para ti.
Hasha destrozó a muchí­simos regs de niveles medios y medio-altos que se pensaron que estaban listos para enfrentarse a él. Porque si te parabas a mirar su juego, tení­a varios leaks muy fundamentales y muy claros. Y claro, la gente se sentí­a muy segura jugando contra él en sus niveles y con 100 ciegas. Pero no, amigo. Hasha te llevaba a jugar más arriba, te poní­a apuestas aparte sobre el resultado y te hací­a jugar en mesas de 200 ciegas; no dejaba resetear las mesas y si el stack efectivo llegaba a 500 ciegas sabí­as que ibas a tener que jugar botes de 1.000 ciegas, porque yo soy el puto «wilhasha» y lo tomas o lo dejas.
Y la gente lo tomaba, y «wilhasha» les arruinaba la vida.
Destrozó a todos y cada uno de los estudiantes de mi establo. Los tení­a ganando en 10/20 y les decí­a : «Llegó el momento». Y ellos, «No, por favor». Y yo: «Sí­, ya es la hora de que subas y pierdas 30 cajas contra wilhasha». Y me los pulí­a a todos, era increí­ble.
Ninguno querí­a perder 200.000$ en una noche porque habí­an ganado como 400-500.000$ en toda su maldita carrera. Se quedaban cnmocionados, y el tipo les resubí­a todas las manos. Reventó a muchos tipos.
Artículo anteriorEl crecimiento del poker en Francia respalda la liquidez internacional
Artículo siguienteUn call de fábula le da a Warren Sheaves el brazalete del Global Casino Championship