Inicio Jugadores de poker Los 10 de Antonio Carrasco

Los 10 de Antonio Carrasco

536

Después de ver los 10 de Raúl Vicente, me he animado a presentaros mi propia lista. Estas son mis 10 personas favoritas del mundo del poker: Stu Ungar, Doyle Brunson, Amarillo Slim, Chris Moneymaker, Phil Hellmuth, Viktor Blom, Barry Greenstein, Guy Laliberté, Gus Hansen y Michel Barnier.

Stu Ungar

Stu Ungar

Pasan los años y Stu sigue siendo considerado el mejor jugador de la historia del poker, con permiso de Phil Hellmuth. Con apenas 10 años, este jugador precoz ganó su primer torneo de gin rummy; y a los 14 desplumaba a los mejores jugadores de New York. Al no encontrar rivales en la Gran Manzana se fue a Las Vegas, donde se dedicó a jugar al Black Jack. En 1980, con 24, aprendió a jugar al Texas Hold’em y casi sin experiencia ganó su primer Main Event de las WSOP®. El año siguiente repitió dicha gesta. Y en 1997 ganó el citado evento por 3.ª vez. Su vida fue tan corta como rápida. Su afición por las apuestas, las fiestas y las mujeres le destrozaron le llevó a la ruina. Y su adición a la cocaí­na y a otras drogas fue lo que le llevó a la muerte en 1998, a la edad de 45 años.

Doyle Brunson

Doyle Brunson

«Texas Dolly» es una leyenda viva del poker, por más que la «hayan matado» varias veces en Twitter. Afectado por el cáncer, es todo un ejempo de superación personal, ya que a lo largo de su vida ha sobrevivido a múltiples brotes y operaciones, pese a que los médicos apenas les daban esperanzas. Doyle tiene currí­culum de sobra para figurar en esta lista, como jugador de poker y como «gambler». No obstante, me he decidido a incluirle porque fue el primer profesional que se decidió a descubrir los secretos de los jugadores top class de su gremio, en el Super System, la primera obra maestra de la literatura del poker.

Amarillo Slim

Amarillo Slim

Conozco muchas historias de Amarillo Slim. Las primeras me las contó mi amigo Pacocho hace ya unos cuantos años. Aún recuerdo lo que nos reí­mos juntos, comentando cuando destrozó a un chino al ping-pong con sartenes o botellas de Coca-Cola en lugar de palas, o cuando le ganó a un pura sangre corriendo marcha atrás… Amarillo representa la figura del gambler por excelencia. Su libro, In a world full of fat people, es desternillante. Sus andanzas con Doyle Brunson y Sailor Roberts recorriendo los EE. UU. y haciendo apuestas extravagantes son impagables. En el mundo del poker, Slim ganó el Main Event de las WSOP® en 1972. Además, fue uno de los grandes impulsores del poker en su paí­s, gracias a sus apariciones en televisión e incluso en el cine. Amarillo murió en 2012.

Chris Moneymaker

Chris Moneymaker

Si existen los milagros matemáticos en el poker, uno de ellos -y quizá el más fructí­fero- lo protagonizó este estadounidense, nacido en 1975 en Atlanta. Moneymaker trabajaba como contable en 2003 cuando consiguió en PokerStars, gracias a una inversión de 39$, una entrada para el Main Event de las WSOP®. Chris consiguió ganar el torneo, contra todo pronóstico y ganando múltiples manos a base de bad beats, y se llevó un premio de 2,5 millones de dólares. La noticia de que un joven amateur, sin apenas invertir dinero, habí­a conseguido ganar tanto circuló como la pólvora por los Estados Unidos y contribuyó a la popularización masiva del poker. Tras este gran triunfo, Moneymaker trabajó como imagen de la sala de la pica roja y siguió jugando torneos, aunque sin grandes resultados.

Phil Hellmuth

Phil Hellmuth

«The Poker Brat» es para muchos el mejor jugador de torneos de poker en vivo del mundo. El estadounidense tiene 13 brazaletes de oro de las WSOP®. En 1989 inició un palmarés inigualable en las Series Mundiales logrando la victoria en el Main Event con tan solo 24 años, lo que entonces constituí­a un récord espectacular. Entre dicho año y el pasado, Hellmuth ganó otros 10 brazaletes. Finalmente, en Cannes consiguió el «12+1» en las WSOP® Europe, convirtiéndose también en el único jugador que ha conseguido ganar los eventos principales en ambas competiciones. Hellmuth es un tipo que me cae bien. Es capaz de hacer frikadas brutales, como aparecer en las WSOP® vestido de emperador romano o ponerle a su hijo el nombre «Felipe III».

Viktor Blom Isildur1

Viktor Blom «Isildur1»

«Isildur1» es la esencia del poker online. Apareció por sorpresa en los high stakes de Internet y desde el anonimato arrasó con todos los entonces dominadores de dichos niveles. Ni siquiera sus padres conocí­an a qué se dedicaba su hijo. Su identidad se desveló durante la PokerStars Caribbean Adventure de 2011. Desde entonces, Blom ha sido jugador patrocinado de la sala de la pica roja y miembro del equipo de «Professionals» de Full Tilt Poker. «Isildur1» es uno de los jugadores más seguidos por los aficionados por su estilo hiperagresivo y sus continuas subidas y bajadas de banca. Este año 2013 está siendo especialmente extraño para el genio sueco, ya que del 1 al 12 de enero ganó en las mesas unos 5 millones de dólares y desde el fatí­dico dí­a 13 de enero hasta finales de febrero lleva palmados 4... Así­ es este escandinavo de aspecto angelical y juego demoní­aco.

Barry Greenstein

Barry Greenstein

Barry Greenstein es uno de los pros más respetados del mundo del poker, tanto por su juego (tiene 3 brazaletes de las WSOP® y dos tí­tulos del WPT), como por su vertiente más humana. Es conocido como el «Robin Hood del Poker» porque desde 2006 ha donado todas sus ganancias del juego a la fundación Children Inc. Además, es el autor del libro Ace on the River y ha participado en varios programas de televisión, como Poker After Dark o High Stakes Poker.

Guy Laliberté

Guy Laliberté

Guy Laliberté es el propietario del Circo del Sol y un apasionado del poker. Suele jugar en las mesas de high stakes con el nick «Zypherin», donde destaca por ser uno de los mayores «donantes» de la historia del poker. Sin ir más lejos, en 2012 palmó la friolera de 3,5 millones de dólares. No obstante, Laliberté no figura en esta lista por sus «méritos» en los tapetes, sino por su labor solidaria. El empresario canadiense fue el promotor del torneo del millón de dólares, el Big One, en las últimas WSOP®. Los 48 participantes aceptaron donar 111.111$ del buy-in a la ONG One Drop, que se ocupa de llevar agua potable a lugares de la Tierra en los que no la hay. Gracias a la iniciativa de Laliberté, la citada organización recibió 5.333.328$. Además, en dicho torneo, el filántropo David Einhorn donó su premio, 4.352.000$, a otra ONG llamada City Year, cuyo objetivo es evitar el abandono escolar. Por tanto, el Big One, aparte de propiciar que su ganador Antonio Esfandiari se convirtiese en el lí­der de la clasificación histórica de ganancias en torneos de poker en vivo, batió todos los récords en cuanto a solidaridad, con 10 minutos donados. Chapeau por su idea, Mr. Laliberté.

Gus Hansen

Gus Hansen

El «Gran Danés» aparece en mi selección porque, ante todo, es un tipo honesto. Lo pudimos comprobar todos tras el Black Friday y el cierre de Full Tilt Poker. Tal como reconoció Howard Lederer, Hansen defendió en todo momento los intereses de los jugadores que, como yo, tení­amos dinero bloqueado en la sala, plantando cara abiertamente a quienes intentaban salvaguardar sus intereses empresariales (como los directivos de FTP) o personales (como Phil Ivey). El danés siempre estuvo de nuestra parte, lo que dice mucho de su persona. Aun así­, el bueno de Gustav podrí­a formar parte de esta lista solo por sus méritos pokerí­sticos, ya que suma más de 11 millones de dólares en premios en torneos. Junto a nuestro Juan Carlos Mortensen, es el único jugador que tiene 3 tí­tulos del WPT. Además, ha ganado un brazalete de oro de las WSOP® y es uno de los jugadores más respetados de las mesas de cash de high stakes en vivo y online.

Michel Barnier [Imagen, cortesí­a de la web de la European Commission]

Michel Barnier

¿No te suena Michel Barnier? Pues es un polí­tico, de la Comisión Europea. ¿Y qué pinta en la lista? Está aquí­ porque puede ser la salvación del poker en Europa a medio plazo… En sus manos está que podamos jugar en el «mercado .com» y nuestros exiliados puedan volver a España. Este señor es el comisario de Servicios y Mercado Interior de la UE y, como tal, es el máximo responsable del plan de acciones que llevará a la futura regulación europea del juego. Aunque aún debe concretar más sus objetivos, todo apunta a que es partidario de un marco regulador laxo, cercano al vigente en el Reino Unido o en Dinamarca, y de sancionar a los gobiernos cuyas regulaciones sean contrarias a las directivas europeas. Ojalá le dejen hacer, por el bien de todos.

Artículo anteriorRafa pone en práctica los consejos de ‘el_rage’
Artículo siguienteDoblete en premios en el WPT LA Poker Classic